Parálisis cerebral infantil

Especialidad de Medicina Física y Rehabilitación

¿Qué es la parálisis cerebral infantil?

La parálisis cerebral infantil (PCI) es un conjunto de alteraciones no progresivas de la postura y el movimiento que limitan la actividad. Esto es debido a una lesión cerebral ocasionada durante el desarrollo cerebral del feto o el niño pequeño, pudiéndose dar durante la gestación, el parto o en los primeros años de vida del niño.

En la actualidad, la PCI es la causa más habitual de discapacidad motórica en niños. Es común que los trastornos motores vengan acompañados de alteraciones perceptivas, sensoriales, cognitivas, de comunicación, epilepsia o musculoesqueléticos secundarios.

Podemos clasificar la PCI en función al momento en el que ocurre el daño cerebral:

  • Congénita: en etapa prenatal
  • Natal o neonatal: cuando la lesión se produce en el nacimiento o instantes después
  • Adquirida o postneonatal: la lesión ocurre tras el primer mes de edad

Existen diversos tipos de parálisis cerebral infantil, según el tipo de trastorno motor que presente el niño:

  • Parálisis Cerebral Espástica: es la más frecuente. Podemos identificar diversos tipos como tetraplejia, diplejía, hemiplejia espástica, monoparesia.
  • Parálisis Cerebral Atetósica o Discinética: se trata de una fluctuación y cambio repentino del tono muscular. Presencia de movimientos involuntarios y reflejos.
  • Parálisis Cerebral Atáxica: las personas que la padecen tienen dificultades para controlar el equilibro.
  • Parálisis Cerebral Hipotónica: poco habitual. Se caracteriza por una hipotonía muscular con hiperreflexia osteotendinosa.
  • Parálisis Cerebral Mixta: el cerebro presenta lesiones en más de una estructura y, por lo tanto, existen diferentes combinaciones de las características sintomáticas.

Pronóstico de la enfermedad

El pronóstico de la parálisis cerebral infantil dependerá de diversos factores, teniendo en cuenta la severidad y posibles complicaciones. Los médicos aseguran que el pronóstico puede ser más concreto a partir de los dos años de edad, momento en el que el sistema nervioso está más desarrollado y, por lo tanto, será más claro observar el comportamiento del niño y su desarrollo físico y movilidad.

En casos con una sintomatología más grave, la expectativa de vida del niño puede verse disminuida, especialmente si afecta funciones básicas como podrían ser la deglución y la respiración.

Si el niño tiene cierta independencia (es capaz de caminar o realizar otras funciones de manera autónoma), su expectativa de vida será mayor, siendo capaz de desarrollar una vida adulta normal según los cuidados, tratamiento y terapias que haya realizado.

Se calcula que un niño con síntomas severos de PCI puede alcanzar los 30 años de edad y en el caso de una parálisis cerebral moderada puede tener una expectativa de vida entre 60 y 80 años de edad.

El pronóstico de la PCI es más concreto a partir de los 2 años de edad
 

Síntomas de parálisis cerebral infantil

Los síntomas de la patología variarán según el grado de afectación que presente el niño, por lo que puede haber una sintomatología más grave o más leve, según el caso.

Algunos de los síntomas que presentan los niños con PCI pueden ser los siguientes:

  • Variaciones en el tono muscular, demasiado rígido o flácido
  • Músculos rígidos y reflejos exagerados (espasticidad)
  • Ataxia: falta de coordinación muscular en movimientos musculares
  • Dificultad para realizar movimientos preciosos (escribir, abotonarse una camisa, etc.)
  • Dificultad para tragar, hablar o babeo excesivo
  • Movimientos involuntarios o temblores
  • Atetosis: movimientos lentos y ondulatorios
  • Es común que caminen utilizando un único pie o arrastrando alguna extremidad inferior

Según la afectación puede causar otras dificultades como falta de atención, percepción, memoria, razonamiento o lenguaje. Los niños con esta clase de trastornos tienen un mayor riesgo de presentar dificultades en el ámbito social y de padecer problemas relacionados con la salud mental.

Pruebas médicas para la parálisis cerebral infantil

El diagnostico precoz es fundamental pero puede resultar muy complicado. En general, incluso en casos con lesiones durante la vida fetal, no se logra diagnosticar hasta meses, o incluso un año, tras el nacimiento.

Además, la información que puedan proporcionar los padres sobre antecedentes prenatales, natales y postnatales puede ser de gran importancia para el médico.

Para el diagnóstico se deberá realizar un examen físico detallado, con especial atención al desarrollo psicomotor del menor (que se adecue a lo normal para su edad). Además, también se le hará un examen neurológico general. El médico también podrá realizar exámenes de laboratorio, estudios de neuroimagen (como radiografías, tomografía axial computarizada, etc.), electrofisiológicos, análisis metabólicos y genéticos si fuera necesario.

¿Cuáles son las causas de la parálisis cerebral infantil?

La PCI es debida a una alteración o anormalidad en el desarrollo del cerebro, normalmente antes del nacimiento. Algunas de las causas pueden ser:

  • Mutaciones genéticas que ocasionan un desarrollo anormal del cerebro.
  • Ataque cerebral prenatal: una interrupción del suministro de sangre al cerebro durante el desarrollo.
  • Infecciones maternas que puedan afectar al desarrollo fetal.
  • Infecciones neonatales que provocan inflamación en el cerebro o a su alrededor.
  • Traumatismo encéfalo craneano en el bebé.
  • Falta de llegada de oxígeno al cerebro, normalmente relacionada con problemas en el parto.

¿Se puede prevenir?

Hay diversos factores de riesgo que se pueden evitar, basados en el cuidado de la madre y el bebé. Hay causas prenatales, natales y postnatales que se deben valorar ya que pueden influir en el desarrollo de la PCI.

Algunas de las recomendaciones a seguir son las siguientes:

  • La madre debe tener un seguimiento médico adecuado, desde la detección del embarazo al parto. También un seguimiento y control de la tensión arterial.
  • Una correcta nutrición de la gestante, con suplementos dietéticos, que deberían incluir ácido fólico, hierro, entre otros.
  • No consumir alcohol, tabaco o drogas durante el periodo de embarazo.
  • Prevenir enfermedades infecciosas intrauterinas, rubeola, toxoplasmosis, etc.
  • Se deben prevenir traumatismos de la madre y, tras el parto, del bebé.
  • Diagnóstico y tratamiento precoz de la hiperbilirrubinemia. Esta se produce cuando hay un aumento de los niveles de bilirrubina en sangre en el niño recién nacido.
  • Evitar el desarrollo de enfermedades infecciosas neurológicas en el bebé.

Tratamiento para la parálisis cerebral infantil

No existe un tratamiento curativo para la PCI, pero existen diversos tratamientos para que el niño pueda mantener su calidad de vida.

El trastorno se trata por un equipo multidisciplinar de especialistas que pueden trabajar en mejorar los movimientos, estimular el desarrollo intelectual o lograr desarrollar un nivel de comunicación correcto para beneficio de las relaciones sociales.

Algunos de los tratamientos pueden incluir:

  • Terapia ocupacional y física
  • Sesiones de fisioterapia
  • Terapia de lenguaje
  • Medicamentos para controlar los síntomas epilépticos, espasmos musculares o dolor
  • Cirugía para corregir alteraciones anatómicos
  • Empleo de adaptaciones ortopédicas

¿Qué especialista lo trata?

La parálisis cerebral infantil se debe tratar por un equipo multidisciplinar en los que encontraremos especialistas en Pediatría, Neurología, Neurocirugía, Traumatología, Fisioterapia, Logopedia y Psicología.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.