TAC (Tomografía Axial Computerizada)

¿Qué es el TAC (Tomografía Axial Computerizada)?

Es una prueba diagnóstica utilizada para crear imágenes detalladas de los órganos internos, huesos, tejidos blandos y vasos sanguíneos.

¿En qué consiste?

Es un examen médico que reproduce múltiples imágenes del interior del cuerpo. A través de un monitor conectado a una máquina de rayos X se previsualizan las imágenes detalladas del cuerpo.

Es un procedimiento indoloro y una técnica no invasiva y precisa.

Además, permite observar con mayor detalle los órganos internos, vasos sanguíneos, huesos y tejidos blandos que los exámenes convencionales de rayos X. 

¿Por qué se realiza?

Este tipo de pruebas se utilizan para observar con mayor detalle los órganos y tejidos de manera que puedan detectarse posibles anomalías o enfermedades con mayor precisión y facilidad.

Algunas de las afecciones que pueden detectarse son:

  • Cáncer.
  • Enfermedades infecciosas y cardiovasculares.
  • Traumatismos.
  • Trastornos musculoesqueléticos.

Preparación

Se recomienda no ingerir ni beber nada horas antes de la prueba y es necesario hablar con el doctor en caso de que exista la posibilidad de estar embarazada o tenga alergia a algún material de contraste.

A la hora de iniciar la prueba, estará prohibido llevar objetos de metal como joyas, dentaduras postizas, gafas o broches para el cabello.

¿Cómo funciona?

Durante el examen, los rayos X rotan alrededor del cuerpo mientras se procesan los datos para crear imágenes transversales y bidimensionales del cuerpo.

Una de las principales ventajas, además de la precisión y el detalle de las imágenes, es la rapidez en la que se procesan los datos y se construyen las imágenes.

La velocidad es importante, sobre todo, cuando se realiza un TAC a un niño o personas gravemente enfermas, ya que no será necesario que permanezcan inmóviles durante un largo tiempo.

Pasos para someterse a un TAC

  1. Usted se tumbara en la mesa de examen de TAC, generalmente boca arriba.
  2. En principio no será necesario sedación, ya que la velocidad de detección de imágenes es rápida.
  3. Si se utiliza material de contraste será ingerido o inyectado por vía intravenosa.
  4. La mesa se moverá para poder captar las imágenes pertinentes mientras la máquina realiza la exploración.
  5. El examen habrá terminado una vez se detecten las imágenes y estas sean de calidad para una interpretación precisa.

El TAC no suele durar más de 30 minutos.

Beneficios

  • Es una prueba sencilla, rápida e indolora.
  • El TAC permite registrar imágenes detalladas del interior del cuerpo.
  • Es menos sensible al movimiento que la resonancia magnética.
  • Tras la prueba no quedan rastros de radiación en el cuerpo.
  • Cualquiera puede someterse a un TAC independientemente de que tenga implantado un dispositivo médico. Esto no lo permite la resonancia magnética.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..