¿Qué es la parálisis cerebral infantil (PCI)?

Escrito por: Dr. Andrés Cánovas Martínez
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La parálisis cerebral infantil, conocida como PCI, es la causa más frecuente de discapacidad a nivel motor y cognitivo tanto grueso como fino de los niños. Antes era de un 2 al 3 % de cada 1.000 nacidos vivos, pero los avances en medicina, la supervivencia cada vez mayor de los grandes prematuros, en suma, por los avances en cuidados neonatales y en la posibilidad de embarazos cada vez más tardíos ha dado lugar a un aumento de su prevalencia, todavía no cuantificada.

 

¿Cuáles son las causas de la PCI?

Generalmente, se produce por causas durante el embarazo, o sea prenatales, en un 35% de los casos (diabetes, hipoxia, infecciones maternas, problemas placentarios, etc.), en el momento del parto (son los más frecuentes con un 55% de los casos) por problemas de que se complican como vueltas de cordón, prematuridad, partos con complicaciones, etc. o en fase posnatal (solo un 10%) por traumas, infecciones con encefalitis, convulsiones, etc.

 

La parálisis cerebral infantil se acompaña
con afectaciones cognitivas como TDAH 

 

Este problema de tipo motor es frecuentemente acompañado de alteraciones de otro tipo ya que al estar la lesión a nivel cerebral se ve afectada también la sensibilidad, dando alteraciones sensoriales, de percepción, cognitivas, problemas de comunicación, siendo en ocasiones la causa de crisis epilépticas y epilepsia secundaria a la lesión y dando lugar por los problemas de tono aumentado, disminuido o disfonías a dificultades y problemas musculo esqueléticos.

 

¿Qué consecuencias conlleva la parálisis cerebral en edad infantil para la vida del niño?

La gravedad de la PCI depende de la intensidad de la lesión cerebral, ya que, desde simplemente una movilidad afectada ligeramente de un miembro, dificultad en el habla ligera, etc. Se puede llegar hasta una afectación generalizada con una paraplejia completa.

 

Este problema se acompaña como es lógico de síntomas y signos secundarios a las lesiones cerebrales y se puede dar lugar a la aparición de problemas de reflejos, disfunciones posturales, mantenimiento de reflejos arcaicos, afectación muscular de tipo mínimo como hemos dicho como paresias ligeras (movilidad reducida de un miembro o de un grupo de músculos) hasta afectación de todos los miembros con una afectación paralitica de tronco, miembros, cuello, cara con desconexión total. Puede dar lugar con más frecuencia a la hipertonía de los músculos afectados (espasticidad), en ocasiones hipotonía, y además problemas de movilidad por hipo e hipertonía alternante, distonía, con dificultades de movimiento.

 

La parálisis cerebral infantil se acompaña con una frecuencia alta de Epilepsia en un 45% de los casos, cuanto más graves más fácil. Generalmente existe además alteración del lenguaje y el habla en un 35-38% de los casos, sobre todo en lesiones que son bilaterales por la afectación del hemisferio izquierdo, afectaciones cognitivas desde un simple TDAH hasta una afectación del CI con disminución severa de este, sobre todo en las que se acompañan de epilepsia y en tetraplejias. Los defectos oftalmológicos en un 28% y los auditivos en un 12%. Lo peor es que estos problemas no están solo, sino que en muchas ocasiones se suman en la complicación.

 

¿Cómo se puede tratar?

Los pacientes con esta patología son únicos, ya que cada uno tiene su PCI. No existe una PCI igual a otra. Hay pacientes que solo precisan una pequeña ayuda en su movilidad, intervenciones muy simples hasta pacientes que precisan para moverse de una silla eléctrica y sólo pueden hablar a través de un ordenador. Pero existen todavía pacientes con peor pronóstico ya que evolucionan con lesiones graves y se mantiene siempre dependientes de otra persona para poder sobrevivir, son los parapléjicos con epilepsia grave y falta de conexión con el exterior.

 

La PCI era un problema muy grave y lo sigue siendo, pero las nuevas técnicas de rehabilitación, educación especial, fisioterapia, técnicas de cirugía reparativa a nivel neuromuscular, etc. ha significado que estos pacientes tengan cada vez un mejor pronóstico.

Por Dr. Andrés Cánovas Martínez
Neurología infantil

El Dr. Andrés Cánovas Martínez es un referente en Neurología Pediátrica. Es experto en parálisis cerebral infantil, autismo, epilepsia, TDAH, Enfermedad de Huntington y patologías relacionadas con el nacimiento de un bebé prematuro. Además, es especialista en Neuropediatría y Pediatría.

Cuenta con una amplia experiencia profesional y desde el año 1985 es encargado del área de Neuropediatría en el Hospital Universitario "Dr. Peset". El Dr. Cánovas es Secretario General de la Sociedad Valenciana de NeuropediatríaPresidente del Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana. Es Consultor de Neuropediatría del la Clínica Quirón de la Comunidad Valenciana y ha sido tutor de Residentes de Pediatría en el Hospital Peset.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..