Radiofrecuencia

Especialidad de Angiología y Cirugía vascular

¿Qué es el tratamiento con radiofrecuencia?

La radiofrecuencia es un procedimiento mínimamente invasivo que puede usarse para tratar venas varicosas. Se realiza con anestesia local y utiliza la aplicación de calor para dañar el tejido, lo que significa que se forma tejido cicatricial. Esto cierra la vena varicosa y la corta, y por tanto la destruye. Este tipo de tratamiento se puede utilizar en venas varicosas grandes.
 

¿Por qué someterse al tratamiento con radiofrecuencia?

Las venas varicosas pueden considerarse antiestéticas y muchos desean eliminarlas. Estas también pueden ser dolorosas y causar molestias. Existen varios tipos de procedimientos disponibles para el tratamiento de las venas varicosas y se prescribirán dependiendo del paciente y el tamaño de la vena. Como la radiofrecuencia es capaz de destruir venas más grandes, puede recomendarse a pacientes que tengan venas de tamaño considerable.

 

Una ventaja de la radiofrecuencia es que es menos dolorosa que la cirugía tradicional 
 


 

¿En qué consiste?

El procedimiento se realiza mientras el paciente está despierto, ya que se administra un anestésico local para adormecer la zona donde se aplicará el tratamiento. La radiofrecuencia (una corriente eléctrica) se pasa a través de un catéter inyectado en una vena, que calienta la pared de la vena y la daña. Esto hace que la vena se cierre.

La radiofrecuencia es generalmente un procedimiento exitoso y la vena se cierra en la mayoría de los pacientes. Una ventaja de la radiofrecuencia es que es menos dolorosa que la cirugía tradicional de vena varicosa, la cual elimina la propia vena.

Algunos efectos secundarios pueden incluir quemaduras en la piel, dolor después de la recuperación o coagulación en la vena. Sin embargo, estos riesgos son mínimos y generalmente mejoran con el tiempo.
 

¿Cómo prepararse para el tratamiento con radiofrecuencia?

Antes del tratamiento, se hará una historia clínica para ver si el paciente es adecuado y dónde se le realizará el procedimiento. También se les comentará la medicación a seguir y se les dirá a aquellos que tomen aspirina o anticoagulantes (como el ibuprofeno) como medicación a largo plazo que no la tomen varios días antes del procedimiento. Cuidado postoperatorio Después del procedimiento, el cirujano coloca un vendaje en el área que se ha tratado. Este vendaje se debe mantener por lo menos 24 horas. Después de estas 24 horas, el paciente debe usar medias de compresión durante al menos dos semanas. Se puede experimentar algo de dolor leve, que se puede aliviar con analgésicos.

Se realizará una ecografía de seguimiento alrededor de una semana después del procedimiento, para verificar que la vena esté cerrada y para ver si se ha desarrollado una trombosis venosa profunda. Esto ocurre raramente, pero es una posibilidad y es importante que el cirujano lo compruebe.

Se aconseja a los pacientes que no participen en actividades extenuantes durante unas semanas después, pero se recomienda una actividad ligera y el paciente podrá volver al trabajo poco después del procedimiento.

Vídeos relacionados con Radiofrecuencia


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.