Dolor crónico

Especialidad de Unidad del Dolor

¿Qué es el dolor crónico?

El dolor una percepción localizada y subjetiva que puede variar en intensidad y que se siente en una parte del cuerpo. Es el resultado de una estimulación de las terminaciones nerviosas sensitivas.

El dolor es una sensación desagradable que puede manifestarse de distintas formas que, en función de su intensidad puede impedir la realización de actividades cotidianas en quien lo padece.

Según la zona a la que afecta, se distingue entre dolor somático, que se activa con los receptores de la piel, dolor visceral, en torno a los órganos y el dolor neuropático, que está causado por una lesión en el sistema nervioso.

Existen dos tipos de dolor en función de su duración: el dolor agudo y el dolor crónico. El dolor agudo permite a quien lo padece que algo en su cuerpo está dañado o no marcha bien y éste desaparece cuando se soluciona la causa.

Por otro lado, el dolor crónico dura mucho más, pudiendo extenderse en el tiempo durante meses e incluso años, dificultando la actividad diaria del que lo padece. Este dolor puede interferir directamente en la vida del paciente, bajando la autoestima y depresión en quien lo padece. Se habla de dolor crónico cuando su duración se extiende por más de tres meses desde que remite la lesión que lo generó, se repite y está asociado a enfermedades crónicas tales como la diabetes, la artritis, la fibromialgia o el cáncer.

Pronóstico del dolor crónico

Una vez que el paciente es diagnosticado con dolor crónico, puede asumir que tendrá que aprender a vivir con él, al menos durante un tiempo. Dormir de noche de forma regular y evitar las siestas puede ser importante y beneficiar al paciente.

Dejar hábitos perjudiciales como el tabaco también ayuda, ya que la nicotina puede restar eficacia a algunos medicamentos.

Síntomas del dolor crónico

El dolor crónico puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y suele causar una serie de sensaciones similares en aquellos que lo padecen. El dolor crónico puede causar de forma progresiva una pérdida del apetito, que suele ir acompañado de una pérdida del gusto en la comida. Poco a poco, el dolor interfiere en la vida del paciente, impidiendo que ésta se desarrolle con normalidad. El paciente suele perder peso, acompañado de otros signos como una falta de deseo sexual y una constante fatiga.

El dolor puede interferir en la vida de la persona, causando problemas de autoestima y depresión al verse incapaz de hacer frente a su situación.

El dolor de cabeza o la migraña son una de las causas principales de dolor crónico
 

¿Cuáles son las causas del dolor crónico?

La causa del dolor crónico puede estar causado por un traumatismo o una herida, una infección o por una enfermedad anterior. Algunas afecciones que pueden desencadenar dolor crónico son:

  • Infecciones
  • Problemas de espalda
  • Cáncer
  • Migraña o dolor de cabeza
  • Artritis
  • Fibromialgia
  • Daño en los nervios
  • Una cirugía anterior que no se ha curado

¿Se puede prevenir el dolor crónico?

Por regla general, no existe una forma específica de hacer frente o de evitar como tal el dolor crónico. La mejor manera de evitarlo es tratar de evitar o controlar otras enfermedades que pueden generar dolor crónico.

Otras opciones, por ejemplo son protegerse las zonas débiles como la cabeza a la hora de hacer deporte o por ejemplo viajar en moto, así como evitar realizar sobreesfuerzos cargando objetos pesados o evitar las malas posturas.

Tratamientos para el dolor crónico

El tratamiento para el dolor crónico se centra principalmente en reducir su intensidad y su frecuencia, facilitando la vida al paciente.

Existen diversas formas de hacer frente al dolor crónico, y alguno de los más comunes o frecuentes son el tratamiento con fármacos y medicamentos, la terapia y la medicina complementaria.

  • Tratamiento farmacológico: normalmente se utilizan analgésicos, antidepresivos y anticonvulsivos. Algunos medicamentos de venta con receta son opiáceos, y cuando estos no se ingieren de forma correcta pueden causar adicciones.
  • Terapia: existen diversas terapias con las que hacer frente al dolor, como por ejemplo la fisioterapia, los ejercicios de bajo impacto como caminar o ir en bicicleta, la terapia ocupacional y la terapia del comportamiento para relajarse.
  • Medicina complementaria: existen métodos de medicina alternativa como la acupuntura o los masajes que pueden ayudar a mejorar el dolor crónico

¿Qué especialista trata el dolor crónico?

El especialista encargado de tratar los problemas de dolor crónico es el especialista en Unidad del Dolor. No obstante, especialistas en Ozonoterapia también pueden tener un papel importante en el tratamiento del dolor crónico. Terapias alternativas como la Osteopatía o la Acupuntura también pueden desarrollar un papel importante en ello.

Vídeos relacionados con Dolor crónico


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.