Falta de deseo sexual

Especialidad de Andrología

¿Qué es la falta de deseo sexual?

La falta de deseo sexual es el bajo nivel de interés en tener relaciones sexuales donde la persona afectada no responde a la voluntad o deseo de actividad sexual de su pareja. Según los expertos la falta de deseo sexual suele ir acompañada de problemas físicos o psíquicos, siendo común una disfunción sexual. Es algo que puede afectar a ambos sexos, pero es más común en mujeres, que llegan a sentir un gran sentimiento de culpa. Mientras que en las mujeres afecta entre el 22% y el 51% en hombres afecta entre el 10% y el 15%. Existen diversos tipos de falta de deseo sexual:

  • Falta de deseo sexual primaria. Afecta, sobre todo, a mujeres que nunca han tenido un deseo sexual suficiente. Se traduce como la nula capacidad para tener fantasías sexuales o escasas conductas con finalidad sexual. Se manifiesta durante la adolescencia pero se hace peor en la persona adulta.
  • Falta de deseo sexual secundaria. Se da en personas que han disfrutado de un deseo sexual normal pero que, con el tiempo, pierden el interés por ello.
  • Falta de deseo sexual generalizada. La persona afectada no tiene deseo ni por su pareja ni por nadie.
  • Falta de deseo sexual situacional. El afectado no tiene deseo sexual por su pareja pero sí por otras personas.
En la falta de deseo sexual influyen causas orgnánicas y psicológicas - Top Doctors
En la falta de deseo sexual influyen causas orgnánicas y psicológicas

Pronóstico de la enfermedad

La falta de deseo sexual puede ser grave en el sentido de que puede mermar seriamente la relación de pareja. Normalmente, ambas partes en ella sienten el deber de querer “cumplir” con su pareja en el ámbito sexual. Cuando en alguna de las partes esto no se da la relación va deteriorándose, ya que la comunicación entre ellos también disminuye.

Síntomas de falta de deseo sexual

Las personas con falta de deseo sexual suelen poner excusas para evitar las relaciones sexuales con la pareja. Así, casi nunca se van a dormir a la vez que su pareja y siempre tienen excusas o cosas que hacer, tales como ver un programa de televisión muy interesante, finalizar algún trabajo urgente, recoger la cocina, etc. A veces es esta “huida” la que genera un gran sentimiento de culpa, al sentir que no da respuesta a un compromiso, lo que genera más nervios según se dilata el encuentro sexual.

El paciente que sufre falta de deseo sexual tiende a sabotear inconscientemente la relación, poniendo inconvenientes. En esto no ayuda la sociedad actual, donde tenemos una sobrecarga de estímulos, trabajo y tareas en un tiempo limitado: familia, amigos, trabajo, relaciones sociales, viajes, ocio, tareas del hogar, etc. Todo esto hace que la persona deje el sexo en el último lugar de prioridades.

Pruebas médicas para la falta de deseo sexual

Los problemas de falta de deseo sexual requieren de atención sexológica, lo que incluirá el estudio de factores de predisposición, relacionados con la historia erótica y educación sexual del paciente, así como otros más relacionados con el vínculo con la madre y el padre, o el miedo a un compromiso emocional. También se estudiarán las vías de placer y otros factores relacionados con la disminución de la libido (medicaciones, ciertas enfermedades, etc.).

¿Cuáles son las causas de la falta de deseo sexual?

En la falta de deseo sexual pueden influir diversas causas, que bien pueden ser causas orgánicas o psicológicas. Entre ellas destacan:

Entre los factores psicológicos están:

¿Se puede prevenir?

La falta de deseo sexual no se puede prevenir. Es una condición que nunca se sabe a ciencia cierta cuándo puede aparecer. Sí influencian las causas mencionadas anteriormente, de manera que llevar un control de dichos factores puede ayudar.

Tratamientos para la falta de deseo sexual

Lo primero que debe llevarse a cabo en la falta de deseo sexual es un estudio de la causa que lo está generando. Posteriormente deben abordarse las vías de placer. Existen unas vías neuronales que se relacionan con el deseo sexual y el placer. Para que todo funcione bien el tránsito del deseo al placer tiene que estar lleno de estímulos gratos para ambas partes, de la misma manera que debe serlo el encuentro sexual. Las personas con falta de deseo sexual no sienten esas reacciones en el camino. Esto se considera tratable cuando la ausencia de ganas de deseo sexual es persistente y ocurre desde hace más de 6 meses, ya que no debe confundirse con algo temporal o puntual.

Si la falta de deseo sexual es temporal no debe preocupar en exceso al paciente, pero le vendrán bien los refuerzos positivos, y dedicar un tiempo a mimarse y cuidarse. En esos refuerzos se debe favorecer el erotismo con los estímulos adecuados. Además, para combatir la falta de deseo sexual es esencial querer superarlo. Si el paciente está dispuesto se puede educar el deseo y, poco a poco, ir descubriendo modos de querer tener encuentros sexuales. La terapia de pareja y la terapia sexual pueden ser útiles. En estos casos ayudarán al paciente los especialistas en sexología, así como los especialistas en Psicología expertos en estos ámbitos.

En otros casos se ha recomendado el tratamiento con testosterona, relacionando esta hormona típicamente masculina con el hecho de mantener el deseo y la respuesta sexual femenina, sobre todo cuando la falta de deseo sexual coincide con la menopausia. De ahí que algunos especialistas recomienden el tratamiento con parches de testosterona, prolongando la vida sexual de las mujeres con trastorno de deseo sexual hipoactivo. En cambio, otros especialistas no están del todo de acuerdo con esta terapia, por el hecho de provocar efectos secundarios: alteraciones en los niveles de colesterol, cambios en la voz, aparición de acné, aumento de presencia de vello en la cara y otras partes del cuerpo… Sin embargo, estos efectos se dan si la dosis no es adecuada, por lo que el especialista en Ginecología y Obstetricia debe establecer la dosis más eficaz, habiendo hecho estudios previos para restablecer el equilibrio hormonal natural.

El tratamiento de los problemas sexuales debe tener en cuenta todos los recursos disponibles y, para ello, es esencial un diagnóstico personalizado, para beneficiarse del tratamiento más adecuado.

¿Qué especialista lo trata?

Son muchos los especialistas que pueden ayudar al paciente en el tratamiento de la falta de deseo sexual, ya que el abordaje puede ser bastante multidisciplinar. Así, serán principalmente los especialistas en Andrología, pero también en Ginecología y Obstetricia, Medicina Interna, Psicología, Psiquiatría, Sexología y Urología.

Vídeos relacionados con Falta de deseo sexual


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.