¿Sabes que las estatinas pueden causar el síndrome de dolor crónico?

Escrito por: Dr. Alberto Llorente de la Fuente
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Las estatinas (simvastatina, atorvastatina, rosuvastatina, etc.) son fármacos muy comunes, utilizados ampliamente para controlar los niveles elevados de colesterol en la población y, de esta forma, disminuir el riesgo cardiovascular en grupos específicos de pacientes.

 

Aunque generalmente son bien toleradas, las estatinas pueden causar diversos efectos secundarios, destacando por su frecuencia el síndrome de dolor crónico asociado a lesión muscular, que se manifiesta con fatiga muscular y dolores articulares y musculares. Según diferentes estudios realizados, este síndrome afecta entre el 20 y el 30% de los pacientes que toman estatinas (Figura 1).

 

 

 

El mecanismo por el que se produce este efecto (además, de otros efectos hepáticos adversos  y cardiovasculares) va unido a la actividad farmacológica, mediante la inhibición de la enzima HMG-CoA reductasa, que bloque la cadena de síntesis de colesterol. Desgraciadamente, por este mecanismo también se inhibe la síntesis de Coenzima Q10. (CoQ10), que se necesita para el correcto funcionamiento aeróbico muscular y de otras partes del organismo (2).

 

El déficit de CoQ10 se traduce en una mayor producción de radicales libres, que pueden derivar en lesiones al músculo y provocar mialgias o miopatías. Ya sea manteniendo el correcto funcionamiento de la cadena transportadora de electrones dentro de la mitocondria de cada célula del organismo en forma de ubiquinona o bien contrarrestando el efecto dañino del estrés oxidativo en forma de ubiquinol, la coenzima Q10 es indispensable para la salud.

 

 

¿Cuál es su presentación clínica?

El grado de afectación muscular es muy variable, va desde dolor leve y fatiga muscular escasa hasta cuadros severos de destrucción muscular, que pueden poner en peligro la vida de la persona, así como cuadros intermedios de elevación de enzimas musculares (CPK) y bajo rendimiento, debilidad o fatiga exageradas (Figura 2).

 

Se han encontrado factores predisponentes como la edad avanzada, sexo femenino, presencia de patología muscular previa, asociación con determinados fármacos, etc. que se reflejan en la figura 3. Las personas más afectadas por la miopatía por estatinas manifiestan un dimorfismo genético que las hace más vulnerables a esta patología (3, 4).

 

Figura 2

 

Figura 3

 

¿Cuál es el diagnostico diferencial y tratamiento?

Para que el especialista en Unidad del Dolor establezca el diagnóstico de dolor muscular debido a estatinas se emplea una escala con los siguientes ítems de valoración (Figura 4).

 

Figura 4

 

En los casos severos se puede realizar la retirada de la estatina empleada o el cambio a otra estatina mejor tolerada (habitualmente las más lipofílicas como atorvastatina o simvastatina se toleran peor que las más hidrofílicas como rosuvastatina). También se puede proceder a emplear dosis más bajas del fármaco.

 

 

Dado que en todos los pacientes tratados con estatinas se han encontrado niveles bajos de CoQ10, se ha sugerido la asociación de preparados con CoQ10 en todos ellos. Los datos de la literatura no son consistentes, probablemente a causa del empleo de dosis de CoQ10 variables o a biodisponibilidades del producto no comparables, pero la práctica de asociar CoQ10 es consistente con la teoría y va ganando adeptos en la práctica clínica (5, 6). Los especialistas en Nutrición y en Medicina del Deporte recomiendan sistemáticamente el empleo para la mejora de la clínica (mejoría en un 50% al menos de los pacientes) y en la eficiencia del rendimiento deportivo.

 

Los deportistas en tratamiento con estatinas y clínica de dolores musculares presentaron alteraciones en el rendimiento muscular, mayor fatiga muscular, y alteraciones en la cadena de oxigenación muscular comparados con los que no tomaban estatinas.

 

Un estudio sugiere que el déficit previo de vitamina D sensibiliza para presentar dolor muscular en estos pacientes (7). Los niveles bajos de vitamina D se asocian también a mialgias, a pesar de que los pacientes no tomen estatinas. En estos casos es necesario prescribir un suplemento de vitamina D.

 

 

Tratamiento

Nosotros realizamos el tratamiento con coQ10 en todos los pacientes sintomáticos que estén en tratamiento con estatinas y añadimos, si es preciso, un ciclo de vitamina D, basándonos en la mejoría clínica y la existencia de efectos adversos de estos tratamientos. Debido a las diferencias en presentación y biodisponibilidad de los diferentes preparados en el mercado, empleamos la presentación de BlissQ10, con la que hemos obtenido resultados óptimos durante los últimos dos años.

Se puede conseguir este producto a través de esta página.

 

Bibliografía

1) Rev. Urug. Cardiol. Vol.34 no.3 Montevideo dic 2019

http://dx.doi.org/10.29277/cardio.34.3.25

 

2) https://www.farmaceuticoscomunitarios.org/es/journal-article/estatinas-coenzima-q10

 

3) Miopatía asociada al uso de estatinas en la práctica clínica. Resultados del estudio DAMA

Statin associated myopathy in clinical practice. Results of DAMA study

 

4) https://www.medicinapersonalizadagenomica.com/estatinas-rendimiento-deporte/

 

5) https://newsnetwork.mayoclinic.org/discussion/consumir-estatinas-no-siempre-significa-que-la-coenzima-q10-sea-necesaria-2/

 

6) https://www.nutranews.org/es—cardiovascular--q10-indispensable-caso-toma-estatinas--1300

 

7) Ferreira Alfaya FJ. Coenzima Q10 versus vitamina D en el manejo de las mialgias asociadas a estatinas. Pharm Care Esp. 2021; 23 (2): 172-187

Por Dr. Alberto Llorente de la Fuente
Unidad del Dolor

Prestigioso especialista en Unidad del Dolor, el Dr. Llorente de la Fuente es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid desde 1988 y especialista en Anestesiología y Reanimación vía MIR en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, además de Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid. Dispone también del reconocimiento de Capacidad Investigadora y Formación como Investigador, gracias al cual ha podido participar y dirigir distintos estudios científicos relacionados con su especialidad. Asimismo, es experto en lumbalgia, ciática, dolor de espalda, dolor crónico y tratamiento del dolor.

Su trayectoria de primer nivel ha sido reconocida en distintas ocasiones. Autor y coautor de numerosos artículos, libros y comunicaciones publicados a nivel nacional e internacional. Paralelamente a su labor asistencial, se ha dedicado a la docencia, siendo profesor de distintos cursos nacionales.

Ejerce su labor profesional en su propia consulta privada en una céntrica calle de Valladolid, Gamazo 11-4ª A; y en el Hospital Recoletas Campo Grande donde atiende pacientes con dolor crónico por la aseguradora ASISA.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.