Obesidad Mórbida

Especialidad de Cirugía general

¿Qué es la obesidad mórbida?

La obesidad mórbida u obesidad extrema o de clase III consiste en una enfermedad de tipo crónico que aparece en el momento en el que existe un exceso de tejido adiposo —es decir, grasa— en el cuerpo.

Se trata de la enfermedad metabólica de tipo crónico con más prevalencia en los países desarrollados, y está asociada a una gran cantidad de enfermedades tales como la hipertensión, la diabetes

Esta enfermedad está caracterizada por el aumento progresivo de la masa corporal hasta alcanzar un punto en el que este aumento supone un riesgo para la salud del paciente, y a día de hoy supone uno de los problemas más importantes de salud pública en el mundo.

Para medir esto se utiliza el Índice de Masa Corporal (IMC), que se calcula dividiendo peso (en kilogramos) por la talla (metros cuadrados).

Tabla de IMC
 

El IMC da un cálculo aproximado de la grasa corporal, aunque no la mide directamente. Casos de personas muy musculosas podrían tener un IMC correspondiente a obesidad sin realmente tener un exceso de grasa. Se considera que una persona es obesa cuando su índice de masa corporal se sitúa entre 255 y 29.9 o más de 45,5 kilos por encima del peso recomendado por el médico.

Pronóstico de la obesidad mórbida

La obesidad mórbida se trata de una enfermedad importante que está asociada a un gran número de comorbilidades u enfermedades asociadas. Una persona obesa puede desarrollar un buen número de problemas de salud graves. Algunos son:

  • Diabetes
  • Presión arterial alta
  • Problemas cardiacos
  • Problemas o riesgo de padecer un accidente cerebrovascular
  • Colesterol alto
  • Síndrome metabólico
  • Trastornos de carácter respiratorios como la apnea del sueño
  • Problemas o enfermedad de la vesícula
  • Cáncer en múltiples variables: cáncer de cuello de útero, cáncer de útero, endometrio, de ovarios, de mama, de colon, de recto, de vesícula, de hígado, de riñones, de páncreas y de próstata.
  • Problemas ginecológicos
  • Disfunción eréctil
  • Artrosis
  • Hígado graso no alcohólico

Síntomas de la obesidad mórbida

Cuando una persona comienza a acumular grasa de forma progresiva en su cuerpo comienza a engordar, y esta grasa se puede acumular en distintos lugares del cuerpo.

Uno de ellos puede ser en la parte baja del diafragma o de la pared torácica, pudiendo esta grasa ejercer cierta presión sobre los pulmones y provocando una sensación de dificultad para respirar y cierta sensación de ahogo, incluso al hacer esfuerzos mínimos como caminar o subir las escaleras.

La respiración puede interferir de forma grave en el sueño con la llamada apnea del sueño. En este caso, se produce una parada momentánea de la respiración, un hecho que causa ciertas complicaciones.

Son frecuentes también los problemas en huesos y articulaciones, con problemas de artrosis en las piernas, dolores en determinadas zonas como por ejemplo la zona lumbar…

Las personas con obesidad mórbida tienen dificultades a la hora de sudar, ya que el hecho de realizar acciones implica un mayor esfuerzo, por lo que se produce una excesiva sudoración.

La obesidad es un problema importante en los países desarrollados
 

Pruebas médicas para la obesidad mórbida

A la hora de diagnosticar la obesidad, el especialista deberá realizar una serie de pruebas o exámenes para realizar el diagnóstico.

- Se deben elaborar los antecedentes médicos del paciente.

- El especialista realizará una exploración física general

- Se calcula el IMC

- Se mide la circunferencia de la cintura

- Análisis de sangre

- Controlar otros problemas de salud

¿Cuáles son las causas de la obesidad mórbida?

La ingesta de productos con alto valor calórico, asociado a un estilo de vida sedentario y poco sano suele ser el principal culpable del cambio en el peso de la persona. No obstante, existen numerosos problemas o razones por las que la persona puede acabar padeciendo la enfermedad.

  • Factores genéticos: la herencia genética puede afectar a la cantidad de grasa corporal que se almacena y como está distribuida esta grasa- También influye a nivel metabólico.
  • Factores ambientales: el entorno de la persona puede ser clave a la hora de desarrollar o no esta enfermedad. Así, influye el tipo de alimentos, la cantidad de ejercicio físico que la persona y su entorno realizan o los hábitos de vida de estas personas que forman parte del entorno. Es frecuente que la obesidad aparezca en todos los miembros de una familia, ya que no solo se comparte genética sino hábitos alimentarios y de actividad
  • Factores psicológicos: diversos estados como el de estrés, la ansiedad o la depresión pueden incitar a la persona a comer de forma compulsiva.
  • Trastornos tiroideos: algunos problemas de la tiroides pueden acabar en obesidad.

A su vez, existen una serie de factores de riesgo que pueden contribuir a la obesidad: 

  • La persona es poco activa y no quema calorías.
  • Problemas médicos: algunos trastornos pueden causar la obesidad. Algunas enfermedades como la artritis disminuyen el nivel de actividad física y provocan aumento de peso.
  • Edad: a medida que se envejece aumenta el riesgo de padecer obesidad.
  • Medicamentos: existen ciertos medicamentos que pueden causar un aumento de peso, como antidepresivos, anticonvulsivos, medicamentos para la diabetes, esteroides…
  • Embarazo: durante el periodo de gestación las mujeres ganan peso irremediablemente, aunque tras el parto no es fácil perderlo, por lo que puede influir a la hora de padecer obesidad.
  • Dejar de fumar: es frecuente que se asocie el abandonar el tabaquismo con el aumento de peso.
  • Falta de sueño: no dormir suficiente o dormir demasiado pueden producir cambios hormonales que aumentan el apetito.
     

¿Se puede prevenir la obesidad mórbida?

Las personas pueden tratar de tomar medidas para evitar aumentar excesivamente de peso y evitar así las comorbilidades relacionadas con este aumento de peso. Las medidas para evitar el aumento de peso tienen que ver con llevar un estilo de vida sano, realizar ejercicio y realizar un control de aquello que se ingiere diariamente.

  • Realizar ejercicio de forma regular: la práctica de entre tres y seis horas diarias de ejercicio moderado para evitar el aumento de peso. Caminar, correr o nadar son prácticas muy recomendadas.
  • Llevar una alimentación sana y equilibrada: ingerir alimentos ricos en nutrientes y con pocas calorías es vital. Cereales, frutas y vegetales son lo más recomendado. Evitar las grasas saturadas y reducir el consumo de alcohol y dulces es importante, pese a que de vez en cuando se puede comer algo. Hacer tres comidas al día con pocos tentempiés es ideal.
  • Identificar y evitar situaciones fuera de control
  • Controlar el peso: pesarse al menos una vez a la semana ayuda a mantener el peso.
  • Ser constante

Tratamientos para la obesidad mórbida

Disminuir el peso del paciente con obesidad mórbida produce una mejoría de vida en todas la comorbilidades asociadas, así como una mejora tanto en la calidad como en la esperanza de vida.

Para bajar peso, existen dietas específicas combinadas con ejercicio que pueden ayudar a disminuir una parte importante del exceso de peso. En los casos en los que ni dieta ni ejercicio se muestran como tratamientos efectivos, se plantea la opción de llevar a cabo una intervención quirúrgica.

La opción quirúrgica para acabar con la obesidad mórbida es la llamada cirugía de la obesidad, de la que existen varias técnicas. No obstante, estas se realizan mediante laparoscopia, de forma mínimamente invasiva con pequeñas incisiones que permiten un postoperatorio sencillo y una rápida recuperación.

Existen dos tipos de cirugía de la obesidad. Por un lado la cirugía restrictiva, como la manga gástrica o la tubulación, y se hace el estómago pequeño. Por otro, lado está la cirugía malabsortiva, siendo la opción más conocida. Incluye el bypass gástrico.

Opciones de tratamiento de la cirugía de la obesidad:

  • Balón intragástrico: se instala mediante endoscopia y se pierden entre diez y quince kilos con su uso. No obstante, se trata de una pérdida de peso moderada en comparación a otros tratamientos. En ocasiones se utiliza como un preoperatorio de otros tratamientos.
  • Bypass gástrico: es el tratamiento más utilizado y se pierde entre el 60 y el 70% del peso excesivo en un periodo de tres años. Se combina la acción restrictiva y la malabsortiva.
  • Tubular gástrico: se trata de un procedimiento relativamente nuevo que consiste en la extirpación casi total del estómago sobe una sonda orogástrica. El tubo limita el volumen que se ingiere y es la técnica preferida de muchos pacientes. La tasa de peso perdida es similar a la del bypass.

¿Qué especialista trata la obesidad mórbida?

El especialista encargado de tratar la obesidad mórbida es el Cirujano General, que será el encargado de realizar la cirugía.

No obstante, la obesidad mórbida se debe tratar desde un punto de vista multidisciplinar en el que se incluyan especialistas en Endocrinología o Nutrición, importantes a la hora de determinar dietas y formas de perder peso.

Vídeos relacionados con Obesidad Mórbida


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.