Hemorragia digestiva

¿Qué es la hemorragia digestiva?

La hemorragia digestiva es el sangrado que se produce en el aparato digestivo. Puede ser alta si se da en el esófago, estómago o al principio del intestino delgado o baja si se da en el resto del intestino delgado, grueso, recto o ano.
 

Pronóstico de la enfermedad

No se puede establecer un pronóstico concreto. Dependiendo de la situación en la que se encuentre el paciente se podrá valorar su pronóstico.
 

Por otro lado, los hombres tienen el doble de probabilidad que las mujeres de presentar hemorragia digestiva.
 

¿Qué síntomas presenta la hemorragia digestiva?

Se puede detectar con la presencia de sangre en las heces, aunque se pueden presentar otros síntomas:

  • Heces alquitranosas y oscuras
  • Cantidades más grandes de sangre que salen del recto
  • Vómito de sangre


 


Pruebas médicas para la hemorragia digestiva

Inicialmente el médico especialista determinará el lugar del sangrado con base en la historia clínica del paciente, incluidos los medicamentos que toma y los antecedentes familiares, un examen físico y las pruebas diagnósticas.

Algunas de las pruebas diagnósticas que se pueden realizar son:

  • Análisis de laboratorio: análisis de sangre o análisis de heces.
  • Lavado gástrico o succión gástrica.
  • Endoscopia: endoscopia gastrointestinal, enteroscopia, cápsula endoscópica, colonoscopia o sigmoidoscopia flexible).
  • Pruebas de diagnóstico por la imagen: tomografía abdominal computarizada, angiograma o exploración con radionúclido.
     

¿Cuáles son las causas de la hemorragia digestiva?

Puede deberse a afecciones que no son graves, como fisura anal o hemorroides, pero también puede ser signo de enfermedades más serias, entre las que destacan:

Otras causas pueden ser diverticulosis, varices esofágicas, enfermedad de Crohn, desgarro de Mallory-Weiss, esofagitis, úlcera gástrica, angiodisplasia, entre otras.
 

¿Se puede prevenir?

El paciente puede prevenir algunas de las causas del sangrado en el aparato digestivo al limitar la cantidad de medicamentos antiinflamatorios no esteroides que toma o consultando con su profesional de atención médica sobre otras opciones de medicamentos, siguiendo las recomendaciones del médico para el tratamiento del reflujo gastroesofágico.
 

¿En qué consiste el tratamiento de la hemorragia digestiva?

La hemorragia digestiva puede requerir una atención primaria inmediata. El tratamiento de emergencia puede implicar:

  • Transfusiones de sangre.
  • Líquidos y medicamentos intravenosos.
  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD), es decir, colocar una sonda delgada con una cámara en el extremo a través de la boca hasta el esófago, estómago y el intestino delgado.
  • Lavado gástrico, es decir, colocar una sonda hasta el estómago para vaciar los contenidos.
     

Una vez estabilizada la afección, se realiza un examen física y una revisión detallada del abdomen.
 

¿Qué especialista lo trata?

El encargado de estudiar y tratar los problemas de la hemorragia digestiva son los especialistas en Aparato Digestivo.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..