Incontinencia fecal

Especialidad de Aparato digestivo

¿Qué es la incontinencia fecal?

La incontinencia fecal es la incapacidad de controlar voluntariamente la evacuación intestinal. La persona afectada puede tener un escape espontáneo o también la urgencia de ir al baño y no poder aguantar las ganas. Afecta a todos los grupos de edad, de niños hasta adultos. Pero cabe mencionar que es más común en mujeres y adultos mayores, sin embargo la incontinencia no es un síntoma de envejecimiento.

Pronóstico de la incontinencia fecal

Este síntoma puede llegar a ser devastadora por sus consecuencias: sociales, psicológicas, de calidad de vida y económicas. El diagnóstico de su origen y evaluación clínica son necesarios y fundamentales para saber orientar tanto el estudio como su manejo de la enfermedad de forma adecuada. Existen diversas formas de tratamiento médico y también procedimientos quirúrgicos para tratar la incontinencia fecal.

Manifestaciones de la incontinencia fecal

Los adultos sanos pueden padecer un episodio de incontinencia fecal, durante una situación concreta de diarrea importante. Sin embargo, quien padece de incontinencia fecal presenta el problema de forma recurrente o crónica. Puede ser que no consigan para las ganas de defecar o que sea tan súbito que no consigan llegar al retrete a tiempo, a estos casos se les denomina incontinencia imperiosa o de urgencia. El tipo contrario de incontinencia fecal es aquella en la que se presenta un escape cuando las personas no son conscientes que tienen que ir al baño, en este caso se le denomina incontinencia pasiva.

A la incontinencia fecal se le pueden asociar otros problemas digestivos como:

Pruebas médicas para la incontinencia fecal

Existen diversas pruebas médicas para diagnosticar la causa de la incontinencia fecal:

  • Una conversación con el médico que le atiende es con diferencia el mejor método para establecer la gravedad del problema y muchas veces de conocer su causa. A veces, el rellenar un diario en el que se anoten los problemas de cada día relacionados con la evacuación es fundamental.
  • Inspección anal: se trata de la observación de defectos, irrritaciones, reflejos y muchos más datos que puede obtener el especialista de la zona anal.
  • Tacto rectal: el especialista introduce un dedo, con el uso de un guante y lubricado, en el recto, con esto se evalúa la fuerza de los músculos del esfínter y se comprueba si existen problemas asociados en el recto.
  • Manometría anal: un tubo estrecho y flexible se introduce en el ano y el recto para medir la tensión del esfínter anal, el grado de sensibilidad y se valora cómo funciona el recto.
  • Ecografía anorrectal: un instrumento estrecho se introduce dentro del ano y el reto para comprobar la estructura del esfínter, a través de imágenes de vídeo que produce dicho aparato.
  • Proctografía: el paciente realiza movimientos intestinales en un baño diseñado para capturar imágenes radiográficas de vídeo. Con esta prueba se puede valorar la capacidad del organismo del paciente para expulsar o retener las heces.
  • Proctosigmoidoscopia: un tubo rígido o flexible se inserta en el colon para detectar señales de inflamación, tumores o tejido cicatricial que pueden originar incontinencia fecal.
  • Colonoscopia: un tubo flexible se introduce por el ano para visualizar todo el colón gracias a una minúscula cámara.
  • Resonancia magnética (RM): con ella se consiguen imágenes claras del esfínter que permite determinar si los músculos están sanos, además también se pueden conseguir imágenes durante la expulsión de heces, a través de una defecografía.

¿Cuáles son las causas de la incontinencia fecal?

A la hora de hablar de las causas de la incontinencia fecal, debemos mencionar diferentes factores.

  • Lesión muscular: puede producirse durante el parto, se puede producir una lesión en los anillos musculares del esfínter. También puede originarse por cirugías de la zona o traumatismos accidentales que lesionen el esfínter anal.
  • Lesión a los nervios: del mismo modo el daño a los nervios que controlan el esfínter anal pueden provocar incontinencia fecal. Esto puede favorecerse por el esfuerzo durante el parto y también por el estreñimiento crónico porque pueden provocar estiramiento y lesiones a los nervios y conducir a la incontinencia fecal
  • Diarrea: partiendo de la base que el cuerpo humano puede retener mejor las heces sólidas que las blandas, cabe añadir que la diarrea puede generar incontinencia fecal o incluso la puede empeorar.
  • Pérdida de la capacidad de almacenamiento en el recto: en la situación en la que el recto padezca cicatrices, o las paredes del recto se hacen más duras a causa de una cirugía, una radioterapia o una enfermedad intestinal inflamatoria, el recto no puede adaptarse a las heces por lo tanto puede originar la incontinencia fecal.
  • Cirugía: la cirugía que se practica para el tratamiento de hemorroides, fisuras, fístulas, así como otras operaciones quirúrgicas que afectan al recto y el ano, también pueden provocar daños a los nervios y músculos de este y originar incontinencia fecal.
  • Prolapso rectal: si el recto desciende y sale fuera del ano también puede producirse incontinencia fecal.
  • Trastornos del sistema nervioso: muchas enfermedades neurológicas y psiquiátricas pueden causar incontinencia anal. Además, los pacientes diabéticos graves también la pueden presentar.

¿Se puede prevenir la incontinencia fecal?

Las siguientes medidas medidas pueden ayudar contra la incontinencia fecal.

  • Reducir el estreñimiento: hacer más ejercicio, comer más alimentos que contengan un alto contenido en fibra y beber mucha agua.
  • Controlar la diarrea: encontrar y eliminar la causa que origina la diarrea, en el caso de la infección intestinal puede evitar la incontinencia fecal.
  • Evitar el esfuerzo: los esfuerzos a la hora de hacer de vientre pueden dañar y afectar a los músculos del esfínter anal o dañar los nervios, cosa que podría generar incontinencia fecal.

Tratamientos para la incontinencia fecal

Existen 4 tipos de tratamientos diferentes que pueden ayudar al paciente con la incontinencia fecal y se enumeran a continuación.

  • Medicamentos: existen tres tipos de medicamentos para combatir la incontinencia fecal. Medicamentos antidiarreicos, como la loperamida, codeína o el difenoxilato. Laxantes formadores de masa como la metilcelulosa y el psilio o plantago ovata, si el estreñimiento crónico es la causa de tu incontinencia. Y los aumentadores del volumen del esfínter como microesferas de Dextranómero / hialuronato de sodio u otras que se inyectan directamente en el canal anal.
  • Cambios en la dieta: todos los alimentos que consumes durante el día a día afecta a la composición de los excrementos. El especialista puede aconsejarte beber una gran cantidad de líquidos y comer alimentos con un alto nivel de fibra si el estreñimiento te causa incontinencia fecal o simplemente como regulador de la función intestinal. En el caso de que la diarrea agrave la incontinencia fecal, los alimentos con altos niveles de fibra pueden ayudar a conseguir que las heces ganen en volumen y reduzcan la apariencia acuosa.
  • Ejercicios y otras terapias: en el caso en que las lesiones musculares originen la incontinencia fecal, el especialista puede aconsejar programas de ejercicios y otras terapias para volver a recuperar la fuerza muscular. Los tratamientos pueden ayudar a conseguir un control del esfínter anal y la consciencia del momento necesario de acudir al baño. Las opciones son las siguientes: Biorretroalimentación (biofeedback), entrenamiento de los intestinos, estimulación del nervio sacro (neuromodulación), estimulación nerviosa del nervio tibial posterior o el balón vaginal.
  • Cirugía: por último puede que el paciente necesite recurrir a la cirugía para corregir un problema, como un prolapso rectal o daño en el esfínter causado por un parto, accidente o cirugía previa. Las cirugías pueden ser las siguientes. Esfinteroplastia, tratamiento del prolapso rectal, rectocele o hemorroides, reemplazo de esfínter, reparación de esfínter (graciloplastia dinámica) o una colostomía (desviación intestinal).

¿Qué especialista lo trata?

En el caso de padecer incontinencia fecal el paciente debe acudir al médico de atención primaria en primer lugar. A continuación si el médico lo considera necesario podrá derivar al paciente a un especialista en afecciones del sistema digestivo, como un coloproctólogo o proctólogo.

Antes de acudir a la consulta médica el paciente puede preparar una lista con los siguientes datos. Los síntomas que padece el paciente, la información personal más importante como los cambios de estilo de vida o la historia clínica. Todos los medicamentos, suplementos o vitaminas que ingiere el paciente, y por último algunas preguntas que el paciente quiera realizar al especialista.

Vídeos relacionados con Incontinencia fecal


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.