Lactancia Materna

¿Qué es la lactancia materna?

La lactancia materna consiste en el proceso en el que una madre alimenta a su hijo recién nacido mediante la leche que segregan sus senos. La leche materna será el alimento principal del bebé hasta los dos años. Esta leche materna, está compuesta por todos los nutrientes que un bebé recién nacido necesitará hasta los seis meses de edad, siendo hasta entonces su único alimento.

Los componentes principales de la leche materna son los siguientes:

  • Grasas: la grasa de la leche materna es importante para el desarrollo neurológico el menor.
     
  • Carbohidratos: el carbohidrato principal es la lactosa, que en el caso de la leche materna, su presencia es más alta que en otras. Los oligosacáridos son también carbohidratos importantes para combatir las infecciones.
     
  • Proteínas: la leche materna tiene menos proteínas que la leche “normal”, siendo más adecuada para el lactante.
     
  • Vitaminas y minerales: la leche materna ofrece la cantidad necesaria de todas las vitaminas, a excepción de la vitamina D, que se obtendrá mediante la exposición al sol.
     
  • Factores anti-infecciosos: algunos son los glóbulos blancos, las proteínas del suero, los oligosacáridos o las inmunoglobulinas.
     
  • Factores bioactivos: un ejemplo es la lipasa, que ayuda a digerir la grasa en el intestino delgado o por ejemplo el factor epidémico de crecimiento, que estimulará la maduración de las células de la mucosa del intestino, mejorando así la absorción y digestión de nutrientes.
     

¿Por qué se realiza la lactancia materna?

La leche materna es una sustancia que contiene prácticamente todos los componentes necesarios para mantener a un bebé durante sus primeros seis meses de vida. De esta forma, se favorece el fortalecimiento de la salud del bebé, su maduración y su crecimiento.

De hecho, muchos de los componentes de la leche materna serán los encargados de proteger al niño de agentes externos mientras el sistema inmunitario acaba de formarse. Así, la leche materna ayudará al bebé en la protección de diarreas, catarros, bronquiolitis, otitis, infecciones de orina y un largo etcétera.

En la misma línea, favorece que el bebé padezca futuras enfermedades como el asma, la alergia o la diabetes, ayudando a su vez a favorecer su desarrollo intelectual.

Además, debe mencionarse que la leche materna no solo favorece o ayuda al desarrollo del bebé, sino que también aporta algunos beneficios a la madre. Estos son algunos:

 

¿En qué consiste la lactancia materna?

Como tal, la lactancia materna consiste en el proceso de la alimentación por parte de la madre hacia u bebé recién nacido a través de la leche que segregan sus senos. La leche contendrá todas las sustancias necesarias para la correcta alimentación del bebé.

Durante los primeros seis meses de vida del bebé, la alimentación deberá ser únicamente mediante la leche materna. Posteriormente, se recomienda complementarla con otros nutrientes hasta alcanzar los dos años.

Preparación para la leche materna

Ya durante el embarazo, los senos de la mujer se preparan naturalmente para iniciar el proceso de lactancia, tras desarrollarse los conductos mamarios y de las productoras de leche, por lo que los senos aumentarán su tamaño durante el embarazo.

Pese a tratarse de un proceso totalmente natural, es importante que la mujer embarazada prepare y adecue el seno para amamantar, realizando algunos cuidados que evitarán la aparición de algunos problemas, como las fisuras o las grietas en el pezón.

Así, para mantener el pezón saludable y adecuado, se recomienda lo siguiente:

  • Lavar el seno con agua
  • Utilizar un sujetador cómodo y adecuado
  • Exponer el pezón al sol durante un cuarto de hora diario
  • Masajear los senos una o dos veces al día
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..