Traumatismo craneoencefálico

¿Qué es un traumatismo craneoencefálico?

Un traumatismo craneoencefálico es una lesión física producida sobre el tejido cerebral que altera la función cerebral, temporalmente o permanentemente, dependiendo del tipo de traumatismo.

Este traumatismo, que afecta al cerebro, puede producir una disminución del nivel de conciencia y puede alterar las habilidades cognitivas, físicas y emocionales de la persona.

Existen dos tipos de traumatismo craneoencefálico. Por un lado, los traumatismos leves que pueden producir breves alteraciones del estado mental o de la conciencia. Y por otro lado, los traumatismos graves, que pueden llegar a generar pérdida del conocimiento, problemas de razonamiento y comportamiento durante un periodo de tiempo más prolongado.

Pronóstico de la enfermedad 

Las personas que padecen un traumatismo craneoencefálico pueden sufrir complicaciones a corto o a largo plazo, en función de la gravedad y de la localización de la lesión, así como de la edad y del estado de salud del paciente.

Estas complicaciones pueden afectar a la razón, la vista, el habla, la vista, el equilibrio o las emociones, entre otras habilidades.

Síntomas de un traumatismo craneoencefálico

Generalmente, la mayoría de los pacientes que sufren un traumatismo craneoencefálico pierden el conocimiento durante un periodo de tiempo breve. Posteriormente, los síntomas varían en función del tipo de traumatismo.

Cuando el traumatismo craneoencefálico es leve, se incluyen los siguientes síntomas:

En cambio, los traumatismos craneoencefálicos moderados y graves pueden producir otro tipo de síntomas como los siguientes:

  • Náuseas y vómito
  • Debilidad en los brazos y las piernas
  • Dificultad de razonamiento
  • Dificultades para hablar correctamente

Pruebas médicas para un traumatismo craneoencefálico

Para diagnosticar un traumatismo craneoencefálico, generalmente, la prueba médica principal consiste en un examen neurológico que incluye las siguientes pruebas:

  • Evaluación del razonamiento
  • Evaluación de la función motora, es decir, del movimiento
  • Evaluación de la función sensorial
  • Evaluación de la coordinación y los reflejos

En algunas ocasiones, también se realizan pruebas complementarias como una tomografía computarizada o una resonancia magnética que, aunque no diagnostican el traumatismo craneoencefálico, pueden ayudar a descartar una lesión potencialmente mortal.

¿Cuáles son las causas del traumatismo craneoencefálico?

En la mayoría de los casos, el traumatismo craneoencefálico tiene su origen en un golpe, un impacto o un fuerte choque contra la cabeza, generando una lesión penetrante en el cráneo que interrumpe el funcionamiento habitual del cerebro. Generalmente, estos impactos en el cráneo se producen a causa de accidentes de tráfico, caídas, lesiones deportivas, atropellos, agresiones y accidentes laborales o domésticos, entre otras causas.

Aun así, no todos los golpes en la cabeza producen un traumatismo craneoencefálico. Y en cualquier caso, estos traumatismos pueden ser leves o graves.

¿Se puede prevenir?

Existen una serie de medidas preventivas que pueden ayudar a que no tenga lugar un traumatismo craneoencefálico. Éstas incluyen las medidas de tráfico, como no conducir bajo los efectos del alcohol y hacer uso del cinturón de seguridad. También es importante utilizar el casco cuando la persona utiliza la bicicleta o la motocicleta.

Tratamientos para un traumatismo craneoencefálico

El tratamiento para un traumatismo craneoencefálico siempre depende de la gravedad de la lesión.

Cuando se trata de una lesión leve, el tratamiento que requiere el traumatismo consiste en hacer reposo y tomar algunos medicamentos para aliviar y tratar el dolor de cabeza. Aun así, el paciente con un traumatismo craneoencefálico leve debe someterse a controles periódicos para evitar que la lesión empeore.

En el caso de los casos moderados o graves, es fundamental la atención de urgencia para garantizar la estabilidad del paciente y evitar otras lesiones adicionales.

En algunos casos, puede ser necesaria una cirugía para minimizar el daño en los tejidos cerebrales. La cirugía puede ser necesaria para solucionar hematomas, reparar fracturas del cráneo o detener el sangrado en el cerebro.

Tras sufrir una lesión cerebral, las personas tendrán que hacer rehabilitación para volver a realizar las actividades diarias.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista encargado del tratamiento de los traumatismos craneoencefálicos es el neurólogo.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..