Resonancia magnética abdominal

¿Qué es la resonancia magnética abdominal?

Es un tipo de prueba que permite visualizar la estructura de los órganos y las estructuras intraabdominales.

¿En qué consiste?

El paciente deberá permanecer quieto, estirado boca arriba, y aguantar la respiración durante unos segundos cuando se encuentre dentro del gantry de la resonancia magnética.

En ocasiones, el radiólogo podrá considerar necesario administrar por vía intravenosa un contraste para obtener una mejor definición de alguna zona de especial interés.

Tiene una duración que oscila entre los 30-45 minutos y tras la realización de la prueba el paciente puede volver hacer vida normal, a no ser que reciba indicaciones concretas por parte del radiólogo.

¿Por qué se realiza?

Su principal objetivo es observar el contenido y la estructura del tejido de las vísceras sólidas abdominales para determinar si el paciente presenta algún tipo de malformación, inflamación, quiste o tumor.

Concretamente permite observar el hígado, vesícula, vía biliar, glándulas adrenales, páncreas, bazo y riñones.

¿En qué casos resulta útil?

El médico puede solicitar la resonancia magnética abdominal para aquellos casos en los que pueda existir una lesión de un tamaño pequeño y difícil de observar a través de otras pruebas médicas como podría ser una radiografía o la ecografía.

También están dirigidas para aquellos casos en los que se solicite valorar el estado de un determinado órgano en concreto.

Preparación

Esta prueba no requiere una preparación concreta más que permanecer en ayuno entre 2 y 6 horas antes de la resonancia.

Además, se prohíbe llevar pendientes, piercings y cualquier otro tipo de accesorio corporal.

Requisitos del paciente

Si bien es cierto que son múltiples sus ventajas frente a otras pruebas convencionales, no todos los pacientes pueden someterse a la resonancia magnética abdominal.

En concreto, no podrán realizarse esta prueba aquellas personas que lleven marcapasos o dispositivos internos de estimulación.

Tampoco quienes tengan implantes, prótesis o válvulas artificiales, ya que antes será necesaria una evaluación por parte del médico para decidir si puede o no someterse a esta prueba.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..