Reducción de estómago

¿Qué es la reducción de estómago?

Es un tipo de operación cuya finalidad es tratar la obesidad. De hecho, la obesidad se ha convertido en unos de los principales problemas de salud en los últimos tiempos, ya que la acumulación excesiva de grasa en nuestro organismo ha demostrado ser perjudicial para nuestra salud.

¿En qué consiste?

La reducción de estómago se puede conseguir mediante procedimientos restrictivos o malabsortivos.

Los primeros reducen parte de la capacidad del estómago, mientras que los procedimientos malabsortivos tratan de reducir la ingesta de todos los nutrientes y calorías de los alimentos. También hay opciones de tratamiento sin cirugía cuya finalidad es la misma: reducir la capacidad del estómago.

Tipos de tratamientos para la reducción de estómago

Existen tres tipos de operaciones para la reducción del tamaño del estómago:

  1. Tubo Gástrico o manga gástrica. Consiste en una técnica que disminuye el tamaño del estómago sin alterar las partes nobles del órgano.
  2. Plicatura Gástrica. En este caso, se aplica mayor curvatura al estómago para reducir su capacidad hasta el 80%. De esta manera se evita la ingesta excesiva de comidas.
  3. Banda Gástrica. A diferencia de las anteriores, en la banda gástrica se aplica una anilla que regula la entrada de comida al estómago, provocando una sensación de plenitud.

¿Qué ventajas presenta?

Una de las principales ventajas de la reducción de estómago es que se trata de una operación más bien fisiológica y no tan artificial como lo pueden ser otros procedimientos, por ejemplo el bypass gástrico. Además, casi cualquier paciente es apto para esta cirugía, ya que se puede aplicar en pacientes jóvenes, pendientes de futuros embarazos o con patologías intestinales.

No obstante, uno de sus principales inconvenientes es que la pérdida de peso es menor que la obtenida a través de otros procedimientos.

¿De qué depende elegir uno u otro tipo de tratamiento?

Como vemos, existen multitud de opciones y tratamientos para lograr una reducción de estómago. Sin embargo, siempre será necesario estudiar al paciente y determinar cuál de las opciones es la más adecuada para el.

En términos generales, se entiende que cuanto mayor es la obesidad y mayores problemas metabólicos presenta el paciente, más necesaria será una intervención para controlarlos lo antes posible. Por el contrario, cuanto más joven o a mayor edad y con más problemas de salud, se requerirá una intervención menos agresiva.

Alternativas a la reducción de estómago

Conviene recordar que la mayoría de técnicas de reducción de estómago van dirigidas a pacientes que presentan obesidad. Es decir, su índice de masa corporal (IMC) se encuentra por encima de 30.

Para otros casos, conviene que los pacientes intenten alcanzar un peso equilibrado adecuando su alimentación a un estilo de vida activo y reduciendo la ingesta de calorías.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..