Mano

Dra. Mireia Esplugas -

Publicado el: 13/11/2012

Índice:

  1. ¿Cuáles son las patologías de la mano?
  2. Síntomas de las patologías de la mano
  3. ¿Cuáles son las causas?
  4. ¿Se pueden prevenir las patologías de la mano?
  5. ¿Cómo es el tratamiento?


¿Cuáles son las patologías de la mano?

Los problemas más frecuentes en las manos incluyen:

Consiste en una compresión del nervio mediano a su paso por la muñeca, provocando el entumecimiento frecuente de los dedos. Además, genera hormigueo, debilidad y atrofia muscular del pulgar.

Suele estar causado por repetir el mismo movimiento de la mano y la muñeca frecuentemente, por lo que cualquier tipo de actividad manual y repetitiva es un factor de riesgo. Los especialistas aseguran que los jóvenes son propensos a sufrir esta patología debido al uso excesivo de la tecnología (móvil, ordenador, mouse...).

  • Lesiones traumáticas

Estas pueden ser: fracturas esguinces, roturas de los ligamentos o luxaciones. En la mayoría de los casos se producen durante la realización de una actividad deportiva.

  • Artrosis

Es la degeneración que afecta a las articulaciones. Cuando aparece, el cartílago que recubre a los huesos y favorece el movimiento de la articulación se adelgaza y desaparece. Esto hace que los huesos se froten entre sí y que aparezca el dolor, inflamación y protuberancias en los huesos llamados osteofitos. La artrosis de la mano suele afectar a personas mayores de 50 años.

  • Tendinitis

    Los tendones unen a los músculos con los huesos y, en la mano, están recubiertos por una funda llamada vaina. Los tendones sirven para poder mover todas las articulaciones de la muñeca y de la mano. La tendinitis es la inflamación de la vaina; cuando se inflama, la vaina se llena de líquido. Este líquido provoca dolor al mover las articulaciones. La tendinitis suele aparecer por sobrecarga del movimiento de las articulaciones. 

 

Síntomas de las patologías de la mano

Cuando hay una afección en la mano, los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor en diferentes zonas de la mano, desde la muñeca hasta los dedos.
  • Hormigueo o entumecimiento de la mano y los dedos.
  • Inflamación o hinchazón con dolor a la presión sobre la zona o al mover los dedos.
  • Debilidad de la mano, con pérdida de fuerza.
  • Rigidez de la mano y de los dedos.
  • Cambio de color o temperatura de la mano o de los dedos.
Cuando hay una patología de la mano se puede
sentir dolor, hormigueo o inflamación
 

 

¿Cuáles son las causas de las patologías de la mano?

Las manos sufren frecuentemente de desgaste o artrosis, sobre todo en las mujeres. 

Otras causas que favorecen las patologías de la mano son:​

  • Lesiones por traumatismo.
  • Enfermedades generales: diabetes, enfermedades del tiroides, enfermedades del hígado, enfermedades digestivas, enfermedades del riñón, estrés, depresión y ansiedad.
  • Embarazo.
  • Infecciones de las uñas, mordeduras y picaduras.
  • Enfermedades autoinmunes: artritis reumatoide, psoriasis, lupus, tiroiditis de Hashimoto.
  • Sobrepeso y obesidad.
  • Mala alimentación con abundantes productos procesados, azúcar, leche de vaca, cereales y legumbres.
     

¿Se pueden prevenir?

En algunos casos, las patologías de la mano pueden prevenirse mediante ejercicios específicos que relajen las articulaciones y los músculos en momentos de trabajo constante.

Estos ejercicios deben realizarse todos los días con ambas manos y tienen la finalidad de relajar la mano, acabar con la rigidez y notarlas más ágiles. Se basan en:

1- Cerrar completamente los nudillos y el puño,
2- Estirar los dedos al máximo para poner la mano muy plana sobre la mesa,
3- Tocar con el pulgar la punta de los demás dedos y,
4- Realizar círculos con la muñeca con los dedos cerrados.
 

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento que se aplica a la mano va en función de la dolencia, pero todos tienen como finalidad la recuperación de la funcionalidad de la extremidad.

Algunas lesiones pueden tratarse con reposo y cese de la actividad (inflamación, tendinitis, dolor...), pero algunas de las fracturas, lesiones de ligamentos y nervios y enfermedades que causan deformidades en la extremidad requieren de cirugía.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.