Fractura de mano

¿Qué es una fractura de mano?

Una fractura de mano es la rotura o fractura de uno o de varios huesos de la mano como consecuencia de un traumatismo o de una caída. Existe más riesgo de producirse una fractura en la mano si la persona practica algún tipo de deporte de contacto o si existe algún trastorno en el que los huesos tengan alguna debilidad o sean más frágiles, como por ejemplo puede ser la osteoporosis.

Es necesario realizar un tratamiento adecuado en el tiempo de la fractura de la mano. De hecho, de no tratarse, los huesos podrían soldarse incorrectamente afectando a la movilidad de la mano.

Pronóstico de la fractura de mano

Tanto la mano como la muñeca están compuesta de varios y pequeños huesos. En el caso de sufrir algún tipo de traumatismo, es posible que sea necesario el paso por el quirófano para devolver la movilidad y la fluidez de la mano a su estado original.

En el caso de que no se trate a tiempo, es posible que los huesos se solidifiquen incorrectamente, pudiendo afectar esto a su movilidad y originando algunas molestias.

Síntomas de la fractura de la mano

Cuando una persona ha sufrido una fractura de la mano, pueden originarse algunos síntomas:
 

  • Inflamación e hinchazón
     
  • Dolor intenso que empeora al apretar o al mover la mano
     
  • Hematoma
     
  • Existencia de una deformidad
     
  • Rigidez
     
  • Incapacidad para mover los dedos
     
  • Entumecimiento
     
  • Sensibilidad


 

Pruebas médicas para la fractura de la mano

Para efectuar el diagnóstico de la fractura de la mano, el especialista observará la mano afectada y realizará una exploración física de la misma. A su vez, para confirmar con exactitud qué huesos se encuentran afectados, se realizará una radiografía.
 

¿Cuáles son las causas de la fractura de mano?

Una fractura de mano tendrá su causa en un traumatismo, sea por llevarse un golpe directo o por algún tipo de aplastamiento.

Existen diversas maneras de padecer una fractura de mano, siendo los accidentes automovilísticos una de las principales causas de estas fracturas. Los deportes de contacto son también causantes de estos tipos de fracturas.

En pacientes con los huesos frágiles, como puede ser la osteoporosis, también son frecuentes las fracturas, aunque en este caso son más habituales las fracturas de cadera.

 

Fractura de la mano reduce la movilidad

¿Se puede prevenir la fractura de la mano?

No es posible prevenir una fractura de mano, ya que estas se deben normalmente a accidentes que no se pueden prevenir, como puede ser una caída o un accidente de coche, moto, bicicleta…

Pese a que la prevención no es posible, sí que se pueden tomar algunas medidas para fortalecer los huesos, como llevar una alimentación sana y equilibrada alta en vitamina D y abandonar hábitos nocivos, como por ejemplo puede ser el tabaquismo.

 

Tratamientos para la fractura de la mano

Existen dos opciones de tratamiento, el tratamiento conservador, que se lleva a cabo a partir de una inmovilización y tratamiento con medicamentos. En el caso de que no funcione o no sea viable, se procederá a una cirugía para repararla.

Así, si en la fractura existen huesos que no se encuentren alineados, podrían formarse huecos entre cada una de las piezas óseas y las piezas se podrían superponer. En este caso, el especialista deberá colocar estas piezas o fragmentos en su lugar a través de una reducción, siendo posible que sea necesario utilizar anestesia local o general para evitar el dolor.

No obstante, existen varias formas conservadoras de tratar la fractura de la mano:

  • Inmovilización: si se restringe el movimiento del hueso roto, se facilitará su soldadura. No obstante, para ello es posible que sea necesario utilizar un yeso o una férula inmovilizadora.
     
  • Medicamentos: con el objetivo de paliar o reducir el dolor, es posible que se indiquen o receten medicamentos de venta libre. En dolores más intensos, pueden pautarse opioides. Los AINEs pueden ayudar a aliviar el dolor, pero hacen más complicada la curación ósea. En el caso de que la fractura sea abierta, quizá sea necesario utilizar antibióticos para evitar la propagación de la infección.
     
  • Terapia: una vez que el yeso o la férula inmovilizadora hayan sido retirados, es posible que sea necesario enviar al paciente a realizar ejercicios de rehabilitación o una terapia física para mejorar la rigidez.
     

En casos más graves, será necesario optar por un procedimiento quirúrgico, que se llevará a cabo en los siguientes casos:
 

  • Fractura expuesta
     
  • Las partes del hueso se mueven
     
  • Existen fragmentos de hueso sueltos
     
  • La fractura ha originado daños en los ligamentos, en los nervios o en los vasos sanguíneos cercanos
     
  • La fractura se extiende o podría extenderse a una articulación
     

¿Qué especialista trata la fractura de mano?

El encargado de diagnosticar y tratar las fracturas de la mano es el Traumatólogo o Cirujano Ortopédico.