Cirugía refractiva con láser

Especialidad de Oftalmología

¿Qué es la Cirugía refractiva con láser?

La cirugía refractiva es la encargada de modificar la anatomía del ojo para corregir defectos en la visión como pueden ser hipermetropíaastigmatismo o miopía.

Existen varias técnicas con láser por las que se puede realizar la cirugía refractiva:

  • PRK: es la técnica superficial, que se indica a pacientes con poca graduación o corneas delgadas.
  • LASIK: consiste en una técnica con una muy rápida recuperación, permitiendo corregir defectos como un alto astigmatismo.
  • SMILE: es una técnica de última generación, que consiste en generar un lentículo que se retira mediante una mínima incisión.
     

¿Por qué se realiza?

Se utiliza en las cirugías corneales para solucionar problemas refractivos como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo; y en las cirugías intraoculares para solventar enfermedades como el glaucoma (que supone la pérdida progresiva de las fibras del nervio óptico) o las patologías de retina.
 

La cirugía refractiva con láser consiste en modificar el tamaño de la córnea
 

¿En qué consiste?

La cirugía refractiva con láser consiste en modificar el tamaño de la córnea (encargada de nuestra visión) a través de la aplicación del láser en su interior. Para ello, es necesario levantar una capa de tejido corneal, que será recolocada una vez terminada la intervención y que no requiere puntos.
 

Preparación para la Cirugía refractiva con láser

En la consulta preoperatoria se le suele realizar al paciente un estudio detallado de su córnea, de la refracción (dioptrías), de la presión intraocular y el estado de la retina, nervio óptico, cristalino y lágrima.

Además, en ocasiones, es preciso un tratamiento previo en gotas (colirio), como preparación a la cirugía y disminuir de este modo el riesgo de infección en todo lo posible.

Hasta el día de la cirugía láser el paciente puede desempeñar una actividad totalmente normal.


Cuidados tras la intervención de la Cirugía refractiva con láser

Es importante que el paciente siga las pautas de medicación que le haya indicado el equipo médico que le haya realizado la cirugía, así como emplear la cantidad de lágrima artificial que sea necesaria.

Periódicamente el paciente deberá acudir a las revisiones programadas para comprobar la evolución postoperatoria.
 

Alternativas a este tratamiento

Las alternativas que no contemplan la cirugía son las gafas o lentillas.

Entre las alternativas quirúrgicas se encuentra el implante de lentes intraoculares, que se implantan por detrás del iris y delante del cristalino. Esta técnica tiene la ventaja de que permite corregir grandes defectos de graduación y es aditiva, por lo tanto, reversible ante cualquier incidencia.

Vídeos relacionados con Cirugía refractiva con láser


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.