Cirugía refractiva con láser para corregir defectos refractivos

Escrito por: Dr. Juan Lillo Sopena
Publicado:
Editado por: Anna Raventós Rodríguez

La cirugía refractiva con láser se utiliza para corregir los defectos refractivos de miopía, hipermetropía y astigmatismo, los cuales obligan al paciente al uso de gafas o lentes de contacto. Contamos con el Dr. Juan Lillo Sopena, Oftalmólogo y Experto en Cirugía Refractiva con Láser en el Centro Oftalmológico Dr. Lillo, para conocer tratamientos con láser ocular. 

 

Cirugía refractiva con láser para mejorar la vista

La cirugía refractiva con láser es un procedimiento quirúrgico para corregir los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo), los cuales obligan al paciente a la utilización de gafas o lentes de contacto para poder ver correctamente. Por tanto, es una cirugía indicada en los pacientes miopes, hipermetropes, y en pacientes afectados por la patología del astigmatismo aislado o bien asociado a los anteriores defectos.

 

En todos estos defectos refractivos, lo que sucede es que la curvatura de la córnea, la cual es la lente más importante del globo ocular, no presenta las características adecuadas para enfocar las imágenes nítidamente a nivel de la retina. 

 

Tratamientos con láser ocular: cirugía refractiva

La cirugía de esta tipología está indicada en pacientes mayores de 18 a 20 años y que presenten un defecto refractivo estable de, por lo menos, de 12 a 18 meses. Se realiza con la ayuda del láser Excimer, modificando esta curvatura para que las imágenes se enfoquen nítidamente.

 

Esta cirugía está indicada habitualmente por debajo de los 40-45 años, ya que a partir de esta edad aparecerá la presbicia o vista cansada, de modo que el paciente precisará gafas para la visión cercana. A partir de entonces, existen otros procedimientos quirúrgicos para corregir los defectos refractivos, al tiempo que también corregiríamos la presbicia.

 

La cirugía refractiva con láser es un procedimiento quirúrgico para corregir los defectos refractivos

 

Técnica LASIK: láser Excimer para corregir la córnea

El procedimiento quirúrgico más utilizado es la técnica LASIK, la cual tiene ya más de 20 años de experiencia, y la cual se ha ido perfeccionando desde su aparición. Ésta, básicamente, consiste en la realización, en un primer momento, de un corte no completo de una lámina de la córnea más superficial, de unas 100/120 micras de espesor. A continuación, y con la ayuda del láser Excimer, hacemos una ablación sobre el lecho corneal, (previamente hemos programado en el láser las dioptrías del paciente, las cuales se tendrán que corregir en el procedimiento de cirugía refractiva con láser ocular) para tallar la superficie, de modo que modifiquemos su curvatura, y de este modo eliminemos el defecto refractivo que presente.

 

Una vez hecha la ablación corneal con el láser, procederemos a recolocar la laminilla corneal superficial que habíamos tallado, y con esta última parte del procedimiento concluiríamos la intervención. Para el corte de esta laminilla de córnea superficial, actualmente existen dos sistemas. El tradicional se realiza con la ayuda de un microqueratomo, que es un instrumento que realiza un corte de forma mecánica de este lentículo.

 

Láser de Femtosegundo para la cirugía refractiva

El otro método, que hace ya unos años venimos practicando, es con la ayuda del láser de Femtosegundo. De modo que sería este láser, el que tallaría este lentículo superficial. Este método, puede sernos de utilidad en algunos pacientes que presentan características corneales que dificultarían el corte con el microqueratomo.

 

Esta cirugía se realiza con anestesia tópica (gotas), de modo que el paciente estará consciente, y en determinados momentos debe fijar la mirada tal como le indicará el cirujano. Es un procedimiento no doloroso, si bien puede ser un poco molesto, por lo que es importante que el paciente esté relajado, para que el procedimiento sea más seguro.

 

Otros tratamientos de láser ocular para corregir los defectos refractivos

Existen otros procedimientos láser para tratar los defectos refractivos de poca entidad, o en pacientes en los que no estaría indicado hacer el corte de la laminilla corneal superficial. Estos son la PRK y el LASEK.

 

En estos procedimientos no realizaremos el corte de la lámina superficial de córnea, sino que efectuaremos directamente la ablación con el láser Excimer, sobre la superficie de la córnea, desepitelizando ésta previamente. La limitación de esta técnica es que no nos permite corregir un número elevado de dioptrías, y la recuperación postoperatoria será más larga.

 

En esta cirugía habitualmente se intervienen los dos ojos a la vez. La duración de cada procedimiento es de unos 10 minutos, contando con los preparativos. Tras la cirugía, lo habitual es que tras las primeras horas, el paciente vea borroso y tenga pequeñas molestias. Habitualmente, al día siguiente las molestias ya son mínimas y la agudeza visual suele ser ya muy buena, llegando en la mayoría de los casos al 100%.

 

En caso de haber practicado una PRK o un LASEK, este período se alarga durante varios días.

 

Los resultados de esta cirugía son muy satisfactorios, de modo que el paciente en la inmensa mayoría de los casos, tendrá una agudeza visual igual a la que tenía antes con el uso de las gafas o las lentes de contacto. No es un procedimiento para ganar agudeza visual, es decir, si un paciente tenía una agudeza visual del 70% antes de la cirugía, su visión después de ella será la misma, con la diferencia de no necesitar corrección óptica.

 

La posibilidad de corrección del defecto refractivo con la cirugía láser dependerá del grosor corneal que presente el paciente, de modo que a mayor grosor corneal, mayor número de dioptrías podremos corregir. De todos modos, no es aconsejable corregir con LASIK más de 7-8 dioptrías. Cuando el defecto refractivo es elevado y el espesor corneal no nos permite realizar láser con seguridad, tenemos la opción de corregirlo mediante otras técnicas, que consistirían en la introducción de una lente intraocular, entre el iris y el cristalino (ICL).

Por Dr. Juan Lillo Sopena
Oftalmología

El Dr. Lillo es un oftalmólogo de prestigio, experto en cataratas y glaucoma, con más de 20 años de experiencia médica y 5.000 intervenciones quirúrgicas. Tiene numerosos estudios publicados y, por su técnica y alto nivel quirúrgico, ha participado en diversos congresos de cirugía en directo. 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.