Ataques de pánico

Especialidad de Psicología

¿Qué es un ataque de pánico?

Los ataques de pánico son episodios de miedo o ansiedad repentinos intensos, acompañados de síntomas físicos que puede alcanzar su punto máximo en cuestión de minutos. Pueden durar segundos u horas, pero la mayoría duran de 5 a 20 minutos. Pueden ocurrir sin previo aviso, incluso durante un estado previo de calma. Su intensidad, duración y el número de síntomas que se manifiestan puede variar de un episodio a otro y de una persona a otra.

Los sentimientos de ansiedad, temor y las sensaciones físicas de un nudo en el estómago y un latido cardíaco pueden llevar a los pacientes a pensar que están sufriendo un ataque cardíaco, o que el episodio es sintomático de una enfermedad cardíaca, trastornos respiratorios o incluso enfermedad de las tiroides. Muchos pacientes que sufren un ataque de pánico por primera vez suelen llamar a una ambulancia, pero normalmente no es necesario ir al hospital.  A pesar de ser extremadamente angustiosos y desagradables, los ataques de pánico por lo general no son peligrosos y no necesitan un tratamiento hospitalario.

Pronóstico de la enfermedad

Los ataques de pánico pueden ser largos y complejos de tratar. Existe la posibilidad de que algunas personas no consiguen curación pero una gran parte mejora al realizar el tratamiento correcto. Las personas que padecen ataques de pánico son más propensas a:

  • Consumir drogas ilícitas o alcohol
  • Ser menos productivas en el trabajo o están desempleadas
  • Sufrir problemas matrimoniales o tener relaciones personales complicadas.
  • Perder la autonomía para ir solo a los lugares o sitios.

 

¿Cuáles son los síntomas de los ataques de pánico?

Además de los sentimientos extremos de pánico y ansiedad, los ataques de pánico van acompañados de varios síntomas físicos.  Los ataques de pánico “complejos” involucran cuatro o más síntomas mientras que algunas personas pueden experimentar ataques de pánico con “síntomas limitados” que consisten en menos de cuatro. Los síntomas típicos son:

  • Frecuencia cardíaca acelerada/ palpitaciones
  • Falta de respiración/ hiperventilación
  • Sudoración
  • Convulsiones
  • Entumecimiento
  • Dolor en el pecho
  • Mareos/ vértigo
  • Náuseas
  • Sensación de ahogo
  • Miedo intenso a que algo malo vaya a pasar (por ejemplo, la muerte).
Los ataques de pánico son episodios repentinos de ira, fobia o pánico. 
 

¿Qué causa los ataques de pánico?

Los ataques de pánico están causados básicamente por el hecho de que el cuerpo entra repentinamente en “modo de lucha o huida”. Esto consiste en mecanismos naturales o incorporados en nuestro cuerpo, que han evolucionado para poder hacer frente al peligro, ya sea luchando contra el atacante o huyendo. Para hacer cualquiera de estas cosas, debemos ser tan rápidos y fuertes como sea posible, por lo que nuestro cuerpo se inunda de adrenalina, lo que acelera nuestra respiración y la frecuencia cardíaca para conseguir más oxígeno de nuestro cuerpo y de nuestras células tan rápido como sea posible para hacer frente a la amenaza. Esto causa la mayoría de los síntomas físicos.

Esta respuesta de lucha o huida se desencadena por el repentino comienzo del miedo. Lo que desencadena ese miedo es más difícil de explicar; en algunos casos, las fobias, las circunstancias emocionales o las situaciones de estrés pueden ser la causa, pero en muchos casos no existe una razón obvia. Sin embargo, una vez empiezan los síntomas físicos, estos pueden asustar al paciente aún más, causando la liberación de más adrenalina que solo empeora los síntomas.

Las personas que sufren otras afecciones también pueden sufrir ataques de pánico, lo que significa que la otra afección es la causa del ataque de pánico. Tales afecciones incluyen TEPT, TOC, hipertiroidismo, trastorno de ansiedad social y depresión. Las personas que regularmente experimentan ataques de pánico pueden ser diagnosticadas con trastorno de pánico.

Pruebas médicas para los ataques de pánico

La mayoría de personas que padecen ataques de pánico recurren en primer lugar al servicio de urgencias porque los síntomas podrían confundir al paciente y pensar que está padeciendo un ataque cardíaco. El especialista llevará a cabo una revisión física y una evaluación psiquiátrica. También se realizarán analíticas de sangre, con tal de descartar otros trastornos médicos antes de realizar un diagnóstico de trastorno de pánico. También se debe tener en cuenta los trastornos que implican el consumo de sustancias, ya que algunos efectos podrían confundirse con un ataque de pánico.

Causas de los ataques de pánico

Actualmente se desconocen las causas de los ataques de pánico, sin embargo los genes pueden ser claves. Otros miembros de una misma familia podrían padecer estos ataques, sin embargo se podrían ocasionar a menudo aunque no exista ningún antecedente familiar. Se trata de un trastorno dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres. Sus síntomas comienzan antes de los 25 años de edad y se pueden alargar hasta los 35 años. Los niños también pueden padecer ataques de pánico pero no se diagnostican hasta que son adultos.

 

¿Cómo se pueden prevenir?

Algunos pacientes tratan de evitar los ataques de pánico evitando situaciones que podrían ser estresantes, aumentar su frecuencia cardíaca o que asocian con tener ataques de pánico. Si bien evitar las drogas y el tabaco y reducir el consumo de cafeína son buenas ideas por varias razones, otras cosas como hacer ejercicio son recomendadas por los médicos; de hecho, el ejercicio puede ser una forma de aliviar el estrés. Aunque identificar la fuente del estrés y lo que desencadena los ataques de pánico es una buena estrategia, es importante no restringir la vida diaria.

¿Cuál es el tratamiento?

La terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ser útil para identificar las causas y los pensamientos negativos que podrían llevar a ataques de pánico. Aparte de esto y de los cambios en el estilo de vida, no existe un tratamiento real.

Sin embargo, existen técnicas para controlar los síntomas cuando se presentan los ataques de pánico. Los ejercicios de respiración y las técnicas de conexión mental, tales como enumerar cinco cosas que ves, oyes, sientes, etc. son útiles para muchos pacientes. Los expertos recomiendan no abandonar la situación si es posible, enfrentarse a la fuente del miedo y superar el ataque. Por supuesto, cada caso y cada paciente son diferentes y deben acudir a un médico para aprender a mejorar su problema.

Medicamentos para los ataques de pánico

El tratamiento debe ser con antidepresivos y puntualmente utilizar ansiolíticos (sobre todo ,benzodiacepinas).

Entre los antidepresivos más eficaces se pueden utilizar: Paroxetina (el más eficaz ), Sertralina (Muy útil en niños y adolescentes ) Escitalopram Venlafaxina.

Entre los ansiolíticos: grupo de las Benzodiacepinas Alprazolam (muy útil en la crisis ) Diazepam (útil en urgencias y crisis). El Lorazepam se usa de forma inyectada.

¿Qué especialista trata los ataques de pánico?

El especialista que trata los ataques de pánico es el Psiquiatra o el Psicólogo. Desde Top doctors puede pedir cita para visitar a un especialista con el objetivo de tratar los ataques de pánico.

Vídeos relacionados con Ataques de pánico


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.