Coronavirus (COVID-19) : consulta toda la actualidad en la página web oficial. Saber más Ver artículos relacionados

¿Cómo actuar frente a un ataque de pánico?

Escrito por: Lydia Brea Montilla
Publicado:
Editado por: Cristina Mateo

El ataque de pánico no constituye un trastorno, pero sí está presente en diferentes cuadros clínicos. Se caracteriza por producir un malestar intenso en quien lo padece.

 

Estar nervioso cuando hablamos en público o antes de un examen no son síntomas de un ataque de pánico (AP), ya que para ser considerado como tal la reacción debe ser intensa e inesperada. La posibilidad de que se repita un episodio de ataque de pánico dependerá de las expectativas y la información acerca de qué ha sucedido.

 

El ataque de pánico, según criterios del manual diagnóstico DSM-V, se define como la aparición temporal y aislada de miedo o malestar intenso, acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas, que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros diez minutos.

 

Se caracteriza por la aparición temporal y aislada de miedo o malestar intenso.

 

¿Qué síntomas aparecen?

 

Los síntomas pueden variar de un sujeto a otro e incluso en una misma persona. El paciente puede experimentar una sensación de agobio y sudores y pasar a un estado de constante mareo o sensación de desequilibrio. Los ataques de pánico tienen diferentes componentes: fisiológico, cognitivo, emocional y conductual.

 

Según la Asociación de Psiquiatría Americana los principales síntomas de un ataque de pánico son:

  • Sacudidas o palpitaciones del corazón.
  • Elevación de la frecuencia cardíaca.
  • Sudoración.
  • Temblores.
  • Sensación de ahogo o falta de aire.
  • Opresión del pecho o de la zona torácica.
  • Molestias abdominales o náuseas.
  • Inestabilidad, desmayo, parestesias, sofocos o escalofríos.
  • Desrealización y despersonalización.
  • Miedo a perder el control a volverse loco y/o a morir.

 

 

¿Cómo reacciona el cuerpo ante una amenaza?

 

La reacción de ansiedad comienza en el cerebro, concretamente en la amígdala localizada en el lóbulo temporal, y se propaga a través del cuerpo para hacer ajustes y mejorar la defensa del organismo.

 

Cuando percibimos un estímulo que valoramos como amenaza, se genera una respuesta de ansiedad, lo que produce una activación de la amígdala. Todo ello promueve la activación de las áreas involucradas en funciones motoras, se produce una liberación de sustancias y se activa el sistema nervioso simpático.

 

Como consecuencia se producen cambios a nivel físico que nos va a preparar para ser más eficientes ante un peligro, bien sea real o imaginario.

 

Así pues, el cerebro se pone en modo de hiperalerta que dan lugar a reacciones fisiológicas y físicas como:

  • Las pupilas y los bronquios se dilatan.
  • Se acelera la respiración.
  • La frecuencia cardíaca y la presión arterial aumentan
  • El flujo sanguíneo y la glucosa que nutre los músculos esqueléticos aumentan, mientras que los órganos no vitales para la supervivencia, como el sistema gastrointestinal, se ralentiza.

 

Conviene saber que todas estas reacciones son benignas. Pero cuando una persona interpreta de manera errónea estas sensaciones, por ejemplo cree que le va a dar un infarto, se produce un aumento de muchas de las sensaciones que inquietan a quien sufre un ataque de pánico o crisis de ansiedad, lo que va a generar en esa persona una espiral muy angustiante.

Por Lydia Brea Montilla
Psicología

La Sr. Brea Montilla es licenciada en Psicología, con itinerario en Psicología Clínica, y en posesión de habilitación sanitaria emitida por la Comunidad de Madrid. Cuenta con un Máster en Psicología Clínica, Legal y Forense por la Universidad Complutense de Madrid y otro en Terapia Cognitivo-Conductual por el Centro de Psicología Bertrand Russell. Además se ha formado como especialista en psicoterapia con niños y adolescentes, en Intervención Psicológica con Víctimas de Violencia de Género y ha realizado un curso de Hipnosis Clínica por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid.

Está especializada en Psicoterapia Cognitivo-Conductual con adultos y menores, Hipnosis Clínica y Terapia de pareja. Cuenta con una amplia experiencia en tratamientos de Ansiedad, Depresión, Trastorno de adaptación, Autoestima, Bienestar emocional y empoderamiento.

​​Lleva a cabo actividades, como docente-autónoma universitaria, relacionadas con la Psicología Forense en la Universidad de Navarra y la UNED-COP de Castilla La Mancha.

Actualmente es directora y coordinadora en Psicoterapia Madrid Centro, con sede en Alonso Martínez, donde ejerce también como psicóloga. Además ha realizado actividad asistencial en emergencias, como voluntaria durante varios años en SAMUR-Protección Civil y también ha colaborado asistiendo a víctimas de violencia de género en Fundación Luz Casanova y ha llevado a cabo el programa de prevención de violencia doméstica con hombres condenados en el Centro penitenciario Madrid IV.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.