Trastornos mieloproliferativos

Especialidad de Hematología

¿Qué son los trastornos mieloproliferativos? Tipos

Los trastornos mieloproliferativos son un grupo de enfermedades de la sangre que influyen en la producción de células sanguíneas en la médula ósea. En este sentido, se caracterizan por producir en exceso determinadas células sanguíneas, sobre todo eritrocitos (glóbulos rojos, que transportan oxígeno), plaquetas (ayudan en la coagulación de la sangre) y leucocitos (glóbulos blancos, que combaten enfermedades).

Son enfermedades que pueden aparecer a cualquier edad. Los síntomas y la progresión de la enfermedad dependerán de la edad del paciente, el tipo de trastorno mieloproliferativo que sufra y sul estado de salud.

Los tipos de trastornos mieloproliferativos son:

  • Mielofibrosis idiopática crónica (MFIC)à Afecta a los eritrocitos y granulocitos (tipo de leucocitos). Las células no maduran de forma normal y tienen una forma irregular. Además, la MFIC produce engrosamiento de las fibras del interior de la médula ósea, cosa que disminuye la producción de eritrocitos, cosa que provoca anemia.
  • Policitemia vera (PV)à Se debe a la producción excesiva de eritrocitos en la médula ósea, acumulándose en la sangre. Normalmente al paciente se le hincha el bazo por la acumulación de células sanguíneas, cosa que provoca dolor o sensación de plenitud en el lado izquierdo. También uno de los síntomas es sentir picor en todo el cuerpo.
  • Trombocitemia esencial (TE)à La cifra de plaquetas en la sangre es superior a la normal. Esto ralentiza el flujo sanguíneo, al hacer la sangre más “pastosa”.
  • Leucemia eosinófila crónica/ síndrome hipereosinófilo (SHE)à La cifra de leucocitos es superior a la normal. Los pacientes, como consecuencia, pueden notar picor, hinchazón de labios y ojos, de las manos y los pies. En algunos casos evoluciona a una leucemia mieloide aguda.
  • Mastocitosis sistémica (MS) à Afecta a los mastocitos, que actúan como sistema de alarma que señala a las células sanguíneas que combaten enfermedades en zonas diana del cuerpo. Normalmente se encuentran en la piel, el tejido conjuntivo y el revestimiento del estómago e intestinos. Cuando existe una mastocitosis se acumulan demasiados mastocitos en tejidos del organismo, cosa que puede afectar al bazo, la médula ósea, el hígado o el intestino delgado.

¿Qué síntomas presenta?

Existen variantes de los trastornos mieloproliferativos que no manifiestan síntomas, sobre todo en las fases iniciales. Otras veces también pueden ser relacionados con otros problemas de salud. Normalmente los síntomas se relacionan con los típicos de las enfermedades hematológicas:

  • Dolor de cabeza
  • Cansancio
  • Dificultad para respirar
  • Formación fácil de hematomas o hemorragias
  • Manchas rojas pequeñas debajo de la piel (o petequias)
  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Sudores durante la noche
  • Fiebre

Causas de los trastornos mieloproliferativos o por qué se producen

A día de hoy no se conocen las causas exactas de los trastornos mieloproliferativos.

¿Se pueden prevenir?

Los trastornos mieloproliferativos pueden aparecer a cualquier edad, sin causa aparente. Tampoco se conocen hábitos de vida o rutinas que puedan reducir el riesgo de aparición de las enfermedades.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento de los trastornos mieloproliferativos se basa en controlar los síntomas de la enfermedad, por lo que, en función del paciente y los síntomas que presente, se abordará de una forma u otra.

Así, se podrán administrar algunos fármacos vía oral, útiles en algunos tipos de trastornos mieloproliferativos.

En pacientes con bajo recuento de eritrocitos pueden recibir transfusión de sangre. En aquellos con bajas plaquetas se pueden beneficiar de transfusión de plaquetas. Por otra parte, los factores de crecimiento que estimulan el crecimiento de las células de la médula ósea pueden resultar beneficiosos en pacientes con recuentos bajos de determinadas células sanguíneas.

La radioterapia o la extirpación del bazo también son útiles en algunos casos.

Sin embargo, el tratamiento más efectivo es el trasplante de médula ósea que, en caso de no ser posible, se sustituirá por radioterapia y quimioterapia. 

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.