Trasplante de médula

Especialidad de Hematología

¿Qué es el trasplante de médula ósea?

El procedimiento consiste en reemplazar la médula ósea que ha sufrido algún daño o destruida por células madre de médula ósea sana. La médula ósea es el tejido graso y blando que se localiza dentro de los huesos. La médula ósea produce glóbulos rojos y las células madre son células inmaduras en la médula ósea que originan todas las células sanguíneas diferentes.

En los momentos previos al trasplante, se puede administrar quimioterapia, radioterapia o las dos.

  • Tratamientos ablativos: se administran dosis altas de quimioterapia, radioterapia o ambas con el fin de destruir las células cancerosas. Esto destruirá toda la médula ósea sana que queda y permitirá que crezcan nuevas células madre en la médula ósea.
  • Tratamiento de intensidad reducida denominado también minitrasplante: se suministra al paciente dosis más bajas de quimioterapia y radioterapia previamente al trasplante. Esto permitirá a las personas de avanzada edad y a las personas con diferentes problemas de salud realizar un trasplante.

¿En qué consiste?

Existen hasta tres tipos de trasplante de médula ósea:

  • Autotrasplante de médula ósea: las células madre se toman del mismo paciente antes de recibir el tratamiento de radioterapia o quimioterapia con dosis altas. Se almacenan en un congelador y después de realizar la radioterapia o quimioterapia con dosis altas, las células madre se colocan de nuevo en el cuerpo del paciente para crear células sanguíneas normales. A esto se le denomina trasplante de rescate.
  • Alotrasplante de médula ósea: las células madre se extraen de otro donante. La mayoría de veces, este debe ser parcialmente compatible en términos genéticos. Se realizan análisis de sangre para conocer si un donante es compatible con el paciente. Un hermano o hermana tiene más probabilidades de ser un donante compatible. Por otro lado, si los donantes que no tienen parentesco con el paciente pero son compatibles, se pueden encontrar a través de los registros nacionales de médula ósea.
  • Trasplante de sangre del cordón umbilical: las células madre se toman del cordón umbilical de un bebé recién nacido inmediatamente después del parto. Estas células se congelan y se guardan hasta que sea necesario un trasplante. Las células de la sangre del cordón umbilical son muy inmaduras, por tanto existe una menor necesidad de compatibilidad entre el paciente y el donante.
Los tres tipos existentes de trasplante de médula ósea son: autotrasplante, alotrasplante y trasplante de sangre del cordón umbilical
 

¿Por qué se realiza el tratamiento?

Un trasplante de médula ósea trata de reponer la médula que no funciona correctamente o que se ha destruido mediante radioterapia o quimioterapia. Según los profesionales médicos, los glóbulos blancos del donante pueden atacar a cualquier célula cancerosa que permanezca, y así combatir muchos tipos de cáncer.

El profesional médico puede optar por el trasplante de médula en los siguientes casos:

  • Cánceres como: leucemia, linfoma, mielodisplasia y mieloma múltiple.
  • Una enfermedad que influya negativamente a la producción de células de médula ósea, como: anemia aplásica, neutropenia congénita, enfermedades graves del sistema inmunitario, anemia drepanocítica o talasemia.

Preparación para la intervención

Antes de la intervención se le realizarán al paciente diversas pruebas, tanto exámenes físicos como analíticas de sangre. Se aplicarán una o dos sondas denominadas catéteres, dentro de un vaso sanguíneo en el cuello o los brazo. Esta sonda permitirá que el paciente reciba tratamientos líquidos incluso alimentos, además esta también servirá para sacar sangre. Previamente el profesional médico charlará con el paciente sobre el estrés emocional que puede sufrir al someterse a un trasplante de médula ósea. También es importante hablar con su familia e hijos para ayudarles a entender qué se debe esperar.

Cuidados tras la intervención

Un trasplante de médula ósea se lleva a cabo en un hospital o centro médico especializado en este tratamiento. Al finalizar el trasplante el paciente permanecerá en la unidad especial para trasplantes de médula ósea en el hospital hasta minimizar los riesgos de que el paciente pueda contraer una infección. Según el tratamiento empleado y la zona donde se realice se podrá realizar de manera ambulatoria. Esto puede reducir el tiempo de estancia hospitalaria.

La duración de la hospitalización dependerá de varios factores:

  • La cantidad de la quimioterapia o radiación recibida.
  • El tipo de trasplante.
  • Los procedimientos de su centro médico.
loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.