Terapia biológica

¿Qué es la terapia biológica?

La terapia biológica consiste en un tratamiento para tratar el cáncer que utiliza el sistema inmunitario del cuerpo para así poder destruir las células cancerosas.

Como tal, la terapia biológica supone la utilización de sustancias u organismos de nuestro cuerpo o de versiones similares artificiales.

Al margen de la terapia que estimula el sistema inmune, hay otras terapias biológicas como la de los anticuerpos.

La terapia biológica se utiliza para tratar numerosos tipos de cáncer, así como para disminuir la velocidad del crecimiento tumoral y prevenir su posible diseminación.

Existen varios tipos de terapia biológica:

  • Bioquimioterapia
  • Vacunas contra el cáncer
  • Transferencia celular adoptiva Inhibidores de la angiogénesis
  • Tratamiento con citocinas
  • Modulador de puntos de control inmunitario
  • Anticuerpos monoclonales
  • Terapia dirigida
  • Tratamientos con virus oncolíticos

¿Por qué se realiza la terapia biológica?

La terapia biológica se utiliza para prevenir el crecimiento tumoral en algunos casos de cáncer. En la misma línea, este terapia se utiliza también para prevenir la diseminación del tumor hacia otros órganos o estructuras.

Se trata todavía de un tratamiento en plena investigación, por lo que alguna de las opciones de la terapia biológica pueden estar únicamente accesibles en casos de ensayos clínicos.

¿En qué consiste la terapia biológica?

La terapia biológica tiene como objetivo conseguir que el sistema inmunitario detecte y trate de eliminar las células cancerosas. El sistema inmunitario tiene la capacidad de combatir con los gérmenes en todo el cuerpo, y el sistema inmune debería reconocer las células cancerosas como células anormales, aunque no se da de esta manera, ya que las células cancerosas pueden camuflarse o incluso desactivar o inhibir al sistema inmunitario para que este no actúe.

Normalmente, la terapia biológica funciona así:

  • En primera instancia, induce al sistema inmune para que este ataque las células cancerosas. En esa caso, existen diversas opciones para que los tratamientos de terapia biológica alcancen sus objetivos.
     
  • En segundo lugar, la terapia biológica puede hacer también que el sistema inmunitario reconozca con facilidad las células cancerosas.

Preparación para la terapia biológica

Como tal, el tratamiento de la terapia biológica dirigida al cáncer no necesita una preparación previa.

Cuidados tras la terapia biológicas

No son necesarios cuidados especiales tras someterse a un tratamiento de terapia biológica. No obstante, sí debe mencionarse la posibilidad de que aparezcan posibles efectos secundarios.

Son bastante habituales signos y síntomas como el dolor, la inflamación, la irritación, una erupción en el lugar de la inyección... Incluso pueden causar la aparición de síntomas más fuertes, como la gripe acompañada de fiebre, escalofríos, mareos, náuseas, fatiga, dolor de cabeza...

Alternativas a la terapia biológicas

Por el momento, la terapia biológica se trata de un tratamiento que se encuentra en investigación, y hoy en día se han detectado varios campos en los que la eficacia de esta terapia podría mejorar. Entre ellos, se incluyen:

  • Formas para superar la resistencia a la inmunoterapia de cáncer
  • Identificación de biomarcadores que predigan la respuesta a la inmunoterapia
  • Identificación de antígenos novedosos asociados al cáncer, es decir, los neoantígenos.
  • Estrategias de tipo no invasivo para aislar células inmunitarias
  • Comprensión de los mecanismos de por qué las células cancerosas logran evitar la respuesta inmunitaria contra el cáncer.
  • Fotoinmunoterapia cercana a infrarroja.
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..