Distimia

Especialidad de Psiquiatría

¿Qué es la distimia?

La distimia es un trastorno depresivo persistente; es decir, un tipo de depresión continua y crónica. Cursa con características similares pero menos intensas que las de la depresión mayor. Al sentir el paciente una sensación de desánimo constante y perdurable en el tiempo puede afectar a las relaciones sociales y a sus quehaceres diarios.

La distimia es una depresión crónica - Top Doctors
La distimia es una depresión crónica

Pronóstico de la enfermedad

La distimia puede mermar la calidad de vida del paciente, al ser crónica. A veces puede que no puede controlar los síntomas, y empeorar su situación. De ahí que sea importante que reciba un tratamiento adecuado que le permita controlar su estado emocional.

Síntomas de distimia

La persona con depresión mayor normalmente pierde el interés por las actividades de su vida cotidiana. Se suele sentir desesperanzada, improductiva y con baja autoestima. Son sentimientos que duran años y pueden afectar a las relaciones sociales, al trabajo y las actividades cotidianas.

Asimismo, el paciente no se siente optimista incluso en momentos de felicidad, lo que hace que la gente le considere como pesimista o negativo y que se queja todo el tiempo. Por lo tanto, los síntomas más comunes son:

  • Falta de interés en sus quehaceres diarios
  • Tristeza y sensación de vacío
  • Desesperanza
  • Falta de energía o cansancio excesivo
  • Baja autoestima
  • Dificultad para concentrarse
  • Fácil irritabilidad
  • Disminución de la eficacia, productividad y actividad
  • Aislamiento o evitación de las actividades sociales
  • Sentimiento de culpa y preocupación excesiva por hechos del pasado
  • Falta de hambre o, por el contrario, comer demasiado
  • Insomnio

El hecho de que la distimia sea un trastorno crónico hace que sobrellevar los síntomas pueda ser difícil en algunos pacientes, por lo que una terapia y tratamiento adecuado será esencial.

Pruebas médicas para la distimia

La prueba básica que permitirá diagnosticar un caso de distimia es una evaluación psicológica. El paciente con distimia ha sufrido esos sentimientos durante toda la vida, por lo que puede pensar que ya forman parte de ella. Sin embargo, si tiene síntomas de trastorno depresivo permanente debe buscar ayuda y consultar al especialista en Psicología o Psiquiatría.

En primer lugar será importante que el paciente explique su situación al médico de cabecera, o bien consulte directamente con un psicólogo o psiquiatra. A veces es difícil que el paciente acuda a ellos, por lo que el apoyo de alguien de su entorno cercano puede ayudarle.

¿Cuáles son las causas de la distimia?

Las causas de la distimia pueden ser diversas, aunque no se conoce una causa única o exacta:

  • Procesos químicos del cerebro. Los neurotransmisores son sustancias naturales del cerebro que, posiblemente, desarrollen algún papel en la depresión. Según algunos estudios los cambios en la función y el efecto de dichos neurotransmisores, y en cómo interactúan con los neurocircuitos que se encargan de mantener la estabilidad emocional, pueden jugar un papel esencial en la depresión y cómo tratarla.
  • Herencia. La distimia parece ser más común en pacientes cuyos familiares también la sufran.
  • Sucesos de la vida. Puede que acontecimientos traumáticos (pérdida de seres queridos, problemas de dinero o altos niveles de estrés), puedan provocar distimia.
  • Sí que se calcula que más del 75% de afectados por distimia padecen otra patología crónica.

¿Se puede prevenir?

No hay ninguna medida que asegure al 100% que se pueda prevenir la distimia. Sí que es un trastorno que suele desarrollarse ya en la niñez o adolescencia, por lo que identificar a los niños que puedan sufrir depresión es importante. También se pueden controlar los síntomas:

  • Controlar el estrés, para así aumentar la resiliencia y subir la autoestima.
  • Apoyarse en amigos y familiares, sobre todo en momentos de crisis, para que puedan ayudar.
  • Buscar ayuda y tratamiento al inicio de los síntomas, para evitar que estos empeoren.
  • No descartar la posibilidad de disponer de un tratamiento a largo plazo, para evitar recaídas.

Tratamientos para la distimia

Los tratamientos pueden ser diversos pero, en primer lugar, deben estudiarse las causas de base que pueden estar provocando la distimia. Se han demostrado eficaces la terapia cognitivo-conductual y la psicoterapia. También el apoyo con medicación, que siempre será prescrita por un especialista.

El especialista debe hablar con el paciente para estudiar qué le inquieta y tiende a hacerle decaer, teniendo pensamientos negativos. El tratamiento psicológico ayudará al paciente a conseguir gestionar mejor sus emociones y sentimientos.

¿Qué especialista lo trata?

El especialista que trata la distimia es el Psicólogo o Psiquiatra. Ellos estudiarán al paciente y establecerán el mejor tratamiento en cada caso, personalizando la terapia.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.