Miocarditis

Especialidad de Cirugía cardíaca

¿Qué es la miocarditis?

La miocarditis es una inflamación que se produce en el músculo cardíaco, es decir, en el miocardio. La miocarditis puede afectar al músculo y al “sistema eléctrico” del corazón, reduciendo la capacidad cardiaca de bombear y de producir ritmos cardiacos anormales o rápidos, es decir, arritmias.

Pronóstico de la miocarditis

Una miocarditis grave puede debilitar de forma importante el corazón, por lo que el resto del cuerpo no recibe la cantidad de sangre necesaria. De hecho, se pueden llegar a formar coágulos en el corazón, que pueden llegar a originar un accidente cerebrovascular o un ataque cardíaco, es decir, un ictus o un infarto de miocardio.

Síntomas de la miocarditis

La sintomatología de la miocarditis varía en función de la gravedad de la enfermedad. En las primeras etapas, o si se trata de un caso moderado de miocarditis, es posible que el paciente no tenga síntomas, o que estos sean muy leves, tales como dificultades para respirar o un ligero dolor en el pecho.

En casos más severos, los síntomas irán variando en función de la causa de esta miocarditis. No obstante, los síntomas frecuentes de la miocarditis son:

  • Dolor en el pecho
  • Arritmias
  • Dificultad para respirar, tanto en reposo como a la hora de practicar actividades físicas
  • Fatiga
  • Retención de líquidos: piernas, tobillos y pies hinchados
  • Otros signos recuerdan a los de una infección viral: dolor de cabeza, articulaciones o en el resto del cuerpo, dolor de garganta, fiebre, diarrea…

En el caso de que la miocarditis afecte a un niño, esta será denominada miocarditis pediátrica. Los síntomas de la miocarditis pediátrica son:

  • Fiebre
  • Desmayos
  • Dificultades para respirar
  • Respiración acelerada
  • Arritmias, es decir, ritmos cardiacos anormales o acelerados

Pruebas médicas para la miocarditis

El diagnóstico de la miocarditis no es sencillo, ya que existen múltiples enfermedades con síntomas similares. En el momento en el que el paciente acude a consulta, el especialista puede notar latidos cardiacos rápidos o sonidos anormales mientras ausculta el pecho con un estetoscopio. A través de un examen físico se puede detectar la presencia de fluidos en los pulmones e inflamaciones en las piernas. 

Se pueden dar señales de infección, fiebre y erupciones. A través de una radiografía del tórax se puede observar si existe una inflamación en el corazón. Si el especialista sospecha que existe una miocarditis, puede acabar de diagnosticar la enfermedad a través de un electrocardiograma.

Otras pruebas que pueden ayudar a diagnosticar la miocarditis son las siguientes:

  • Hemocultivos para detectar infecciones
  • Resonancia magnética
  • Cateterismo cardíaco
  • Análisis de sangre para anticuerpos contra virus
  • Análisis de sangre para el miocardio, hígado y pulmón
  • Conteo completo de sangre
  • Biopsia de corazón
  • Pruebas para detectar la presencia de virus en sangre
Corazón humano
 

¿Cuáles son las causas de la miocarditis?

Normalmente no es posible identificar la causa de la miocarditis, aunque existen algunas causas potenciales como los virus, las bacterias los parásitos o los hongos.

  • Virus: algunos son asociados a la miocarditis, como los adenovirus, la hepatitis B y C, el parvovirus y los virus del herpes. Infecciones gastrointestinales, mononucleosis o sarampión alemán pueden provocar miocarditis. Es frecuente en personas con ViH.
  • Bacterias: bacterias como los estafilococos, los estreptococos, bacterias causantes de disteria y la bacteria que trasmite la garrapata.
  • Hongos: en personas con el sistema inmunitario débil, infecciones producidas por hongos levaduriformes, aspergillus u otros hongos como el histoplasma, presente en los excrementos de los animales.

En ocasiones, la miocarditis aparece cuando el individuo se expone a lo siguiente:

  • Radiación o sustancias químicas: exposiciones a sustancias como el monóxido de carbono o radiación.
  • Drogas ilegales o medicamentos que puedan causar alergias: algunos medicamentos para tratar el cáncer y antibióticos como la penicilina o la sulfonamida, medicamentos anticonvulsivos o drogas ilegales, como la cocaína.
  • Otras enfermedades: lupus, arteritis de células gigantes, arteritis de Takayasu…

¿Se puede prevenir la miocarditis?

No existe una forma de prevenir la miocarditis, aunque si se toman las siguientes medidas para prevenir y evitar infecciones que a la postre pueden ser causantes de la miocarditis se puede evitar:

  • Evitar personas con enfermedades virales hasta que se haya recuperado
  • Practicar buenos hábitos higiénico
  • Evitar comportamientos de riesgo
  • Minimizar la exposición a garrapatas
  • Seguir al día el libro de vacunas

Tratamiento de la miocarditis

La miocarditis normalmente mejora por sí misma o una vez se comienza a administrar el tratamiento. Así, el tratamiento para la miocarditis se basa en los síntomas, como sería la insuficiencia y en las causas.

Los tratamientos pueden ser:

  • Antibióticos
  • Medicamentos antiinflamatorios
  • Dieta baja en sal
  • Diuréticos para eliminar el exceso de líquidos
  • Inmunoglobulina intravenosa para combatir infecciones

Existen tratamientos destinados a ayudar al corazón en el caso de que la insuficiencia sea causante de insuficiencia o arritmias. Si el corazón está débil, se pueden recetar medicamentos para reducir su carga de trabajo, como los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, los bloqueantes de los receptores de la angiotensina II, los betabloqueantes y los diuréticos.

En el caso de que nos enfrentemos a una miocarditis grave, se puede optar por un tratamiento más agresivo que puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos por vía intravenosa
  • Dispositivos de asistencia ventricular
  • Balón intraaoórtico de contrapulsación
  • Oxigenación por membrana extracorpórea
     

Especialista que trata la miocarditis

Los especialistas encargados de tratar la enfermedad de la miocarditis son aquellos especialistas en el trato del corazón, por lo que tendríamos cardiólogos, cardiólogos infantiles o cardiólogos pediátricos e incluso cirujanos cardiovasculares.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.