Lipofilling o lipotransferencia

¿Qué es el lipofilling?

La lipotransferencia o lipofilling es una técnica que consiste en quitar la grasa de una parte del cuerpo y ponerla en otra.

La grasa subcutánea tiene varias características que la convierten en un tejido idóneo para múltiples tratamientos:

  • Abundante: Puede utilizarse como material de relleno y para aportar volumen.
  • No provoca rechazo al ser de la propia persona.
  • Rica en factores de crecimiento: Esto favorece la cicatrización, la mejora de la circulación, la formación de colágeno, etc.
  • Principal fuente de células madre del organismo.


La lipotransferencia suele aplicarse en estas partes del cuerpo:

  • Lipotransferencia en glúteos
  • Lipotransferencia en rostro: es el más común y más sencillo. Se aplica a diferentes partes del rostro como labios, pómulos y frente.
  • Lipotransferencia en senos


En la intervención puede hacerse tanto con internación como ambulatoriamente y se suele utilizar anestesia local para infiltrar tanto la zona donante como la zona a tratar, pero si el anestesiólogo lo cree conveniente se realiza anestesia general.

¿Por qué se realiza?

El objetivo principal del lipofilling es la mejora del aspecto estético y el rejuvenecimiento del cuerpo. Generalmente, esto se hace para definir los pómulos, mejillas y barbilla, rediseñar del rostro, reducir arrugas, llenar pantorrillas y glúteos, afirmar labios delgados y remodelar los senos caídos o pequeños. Este tratamiento, además de tener fines estéticos, es óptimo también para reparar rápidamente tejidos lesionados o curar heridas, tales como la corrección de defectos postraumáticos y quirúrgicos o llenado de cicatrices.

Este tipo de tratamientos se utiliza para rellenar o dar volumen a algunas zonas del cuerpo como los labios, las mamas, etc., y así evitar la utilización de materiales sintéticos o semisintéticos. Es una técnica que ha revolucionado la Cirugía Plástica y se puede usar como tratamiento exclusivo o como complemento de otros.

A parte de las aplicaciones más típicas como es el relleno para aumentar de volumen de alguna zona corporal, la reconstrucción mamaria o el rejuvenecimiento facial, la lipotransferencia también se emplea para el tratamiento de cicatrices, el tratamiento de lesiones provocadas por la radioterapia y en los últimos años se ha utilizado en el tratamiento de dolores de origen neuropático, es decir, por lesiones nerviosas.

lipofilling

¿En qué consiste?

La técnica del lipofilling consiste en la aspiración del tejido adiposo, comúnmente conocido como grasa, de las zonas corporales donde está presente en mayores cantidades como el abdomen, las caderas y los muslos, por medio de cánulas conectadas a jeringas e introducidas después de unos pocos minutos en la zona a tratar.

La grasa extraída se inyecta en el área deseada como una sustancia de relleno común, con la particularidad, sin embargo, de ser una sustancia natural producida por el propio cuerpo.

El primer paso para realiza la lipotransferencia se conocer la cantidad de tejido adiposo que se necesita para conseguir el resultado deseado, por lo que se tiene que hacer un cálculo. Dependiendo de la cantidad de la extracción se realizará de una forma u otra y de una zona u otra. Por ejemplo, si hace falta una cantidad importante de grasa para hacer el relleno, se suele extraer de la zona abdominal o de las caderas, que son las que normalmente acumulan más tejido adiposo. Por otro lado, si el retoque o relleno es pequeño, la extracción de la grasa se puede hacer de forma más sencilla, e incluso directamente con una jeringa.

En cualquiera de los dos tipos de extracción lo normal es que la grasa se extraiga junto con otros tejidos y sangre, por lo que se hace un proceso de filtrado con el objetivo de que el tejido adiposo que se va a transferir sea lo más puro y limpio posible. Esto ayuda a que disminuya el porcentaje de absorción de la grasa por el propio cuerpo.

En última instancia, se infiltra la grasa en la zona que se quiere remodelar o aumentar.

¿Cómo prepararse para el tratamiento?

Antes de la cirugía, una visita preoperatoria es esencial tanto para el paciente como para el cirujano. Durante esta visita, el cirujano plástico evalúa el estilo de vida y posibles patologías del paciente, identifica las áreas problemáticas y aquellas de las que se va a extraer la grasa para la infiltración, todo de acuerdo con el paciente. La planificación de la operación concluye con una planificación preoperatoria de las zonas afectadas, fotos de estas para la comparación posterior a la intervención y las instrucciones específicas sobre la dieta y los hábitos a seguir antes y después del tratamiento. Las recomendaciones más comunes en el estilo de vida a seguir son abstenerse de fumar durante las cuatro semanas anteriores y las ocho posteriores a la intervención y la prohibición de tomar antiinflamatorios o ácido acetilsalicílico, los cuales alteran la microcirculación y aumentan el riesgo de infección.

Antes de realizar la lipotransferencia el especialista analizará el perfil del paciente, teniendo en cuenta los problemas de salud (alguna dificultad de coagulación) que pueda tener el paciente y su historial clínico para poder determinar el procedimiento a seguir. 

Algunos consejos a seguir los días previos a la intervención:

  • Utilizar un jabón germicida sobre la piel
  • Prohibidos los medicamentos que contengan salicilatos (quince días antes y otros quince días después de la operación)
  • No fumar (quince días antes y otros quince días después de la operación)
  • Hidratar el cutis, para asegurar una mejor elasticidad de la piel, además de dejarla más apta para el procedimiento

¿Qué debe hacerse después?

En el periodo inmediatamente posterior al tratamiento, se aplica una faja de compresión durante tres semanas para evitar la hinchazón y los hematomas. El paciente sentirá entumecimiento y dolor en el área tratada, que pueden aliviarse con analgésicos comunes. El resultado es visible después de las primeras tres semanas y se volverá óptimo después de aproximadamente seis meses desde la intervención. El paciente puede volver a realizar sus actividades diarias normales de dos a cuatro semanas después de la operación, aunque depende de cuál sea la parte tratada.

Cuidados tras la intervención

Principalmente el paciente debe seguir la medicación que le indique su médico, con la intención de reducir el riesgo de infecciones; mantener el tiempo de reposo (no excede las primeras 24 horas) y no tomar sol mientras no hayan desaparecido los moretones (unas seis semanas) y, cuando estos desaparezcan, es prudente utilizar protector solar por medio año, todo esto con el fin de evitar la hiperpigmentación.

Otros consejos a seguir son:

  • Prohibidos los medicamentos que contengan salicilatos
  • No fumar
  • Hidratar el cutis
     

Alternativas a este tratamiento

Al aplicarse la lipotransferencia en diferentes partes del cuerpo las alternativas a tratamiento son diferentes en cada parte. En el caso de la lipostransferencia en senos la alternativa serían las prótesis mamarias; otras alternativas a la lipostransferencia en glúteos son las prótesis de glúteos o las inyecciones de ácido hialurónico.

Las alternativas a la lipotransferencia en rostro existen diferentes técnicas para cada zona, pero las más usadas son las inyecciones de ácido hialurónico o inyecciones de toxina botulínica.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..