Hernia discal lumbar

Especialidad de Traumatología

¿Qué es la hernia discal lumbar?

Una hernia discal espinal o hernia discal es aquella que afecta a uno de los discos en la columna vertebral. Entre cada vertebra en la columna, hay una almohadilla, conocida como disco intervertebral.

Un desgarro en el anillo fibroso de uno de estos discos puede provocar que la sección gelatinosa central del disco se salga. Esto se denomina hernia discal espinal, más comúnmente conocida como hernia discal. Aunque puede ocurrir en cualquier parte a lo largo de la columna vertebral, suele pasar más comúnmente en la parte baja de la espalda (lumbar).

El síntoma más común de una hernia discal lumbar es el dolor de espalda

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma más común de una hernia discal lumbar es el dolor de espalda. Si el disco presiona los nervios circundantes, los individuos pueden experimentar dolor en el brazo o la pierna, entumecimiento u hormigueo y debilidad. También es común el dolor intenso en las nalgas, los muslos e incluso en los pies.

En algunos casos, no se pueden experimentar síntomas.

¿Cuál es la causa?

La causa más común es el desgaste gradual durante el envejecimiento. A medida que una persona envejece, el contenido de agua de los discos intervertebrales se reduce, haciéndolos menos flexibles y más propensos a romperse. Además, doblarse, torcerse, levantar objetos pesados con torpeza, la obesidad o una lesión o trauma pueden aumentar la tensión en la espalda.

¿Cómo se puede prevenir?

El riesgo de padecer una hernia discal puede reducirse manteniendo un estilo de vida sana y un peso adecuado. También es importante hacer ejercicio regular. Cuando se levantan objetos pesados es importante aplicar una técnica segura para evitar una tensión innecesaria. Fumar también provoca que los discos pierdan flexibilidad y dejarlo puede ayudar a reducir las posibilidades de sufrir una hernia discal.

¿Cuál es el tratamiento?

La mayoría de las hernias discales mejorarán gradualmente y el tratamiento puede consistir simplemente en evitar posiciones dolorosas, hacer ejercicio suave y tomar medicación para el dolor. La fisioterapia también se utiliza para tratar una hernia discal, usando unos planes de ejercicios, posiciones y masajes para mejorar la lesión.

Los medicamentos se utilizan para disminuir el dolor y el tipo de medicamento depende la gravedad de la lesión. Los analgésicos se utilizan para los casos leves, mientras que los más fuertes se prescriben para los casos más graves. Además, las inyecciones antiinflamatorias directamente en la columna vertebral se utilizan para aliviar el dolor severo a corto plazo en algunos casos y los relajantes musculares también se utilizan en otros casos.

Si los síntomas no mejoran o son más graves, la cirugía puede ser una opción. Una operación conocida como disquectomía puede utilizarse para cortar parte del disco y liberar la presión de los nervios circundantes. Para más información consulte a un especialista.

Vídeos relacionados con Hernia discal lumbar


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.