Infiltración epidural

Especialidad de Unidad del Dolor

¿Qué es la infiltración epidural?

La infiltración epidural es la dosis de un fuerte medicamento antiinflamatorio que actúa directamente en la zona más próxima a la médula espinal, concretamente alrededor de ella. A este espacio concreto se le llama espacio epidural. Esta infiltración alivia temporalmente la inflamación o dolor en las extremidades o columna. Dicha inyección puede confirmar el lugar concreto desde donde nace el dolor.

¿Por qué se realiza?

Este tipo de tratamiento se realiza para mejorar el dolor de espalda con ciática a corto plazo, sin embargo no hace efecto en el dolor de espalda sin ciática. Los pacientes afectados por la ciática causada por una hernia discal lumbar, pueden experimentar una mejoría temporal gracias a estas infiltraciones, pero estos no esquivaran el quirófano.

¿En qué consiste?

En primer lugar el médico identifica el lugar en el que se administrara la inyección, desinfectará la piel y la esterilizará con una solución antiséptica. A continuación inyectará un anestésico que actúa en la zona para relajar el área antes de inyectar la infiltración epidural. Cuando la zona esté totalmente relajada, el profesional utilizará una ayuda visual a través de imágenes para realizar la infiltración epidural de manera correcta. Por último, el médico inyecta la medicación epidural, que se basa en una combinación de diversas sustancias catalogadas como cortisonas o esteroides.


La infiltración epidural actúa directamente en la zona más cercana a la médula espinal
 

Preparación para la infiltración epidural

En diversas ocasiones la infiltración epidural se realiza en pacientes que no necesitan ingreso médico. No obstante, en otros casos podrían necesitar el ingreso en el hospital, siempre será el médico, quien tome la decisión. El mismo profesional le indicará algunos pasos a seguir antes de suministrarle la inyección, como por ejemplo: No comer ni beber nada, varias horas antes de la intervención, usar una bata, ir al baño antes del tratamiento. También es recomendable acudir acompañado para que después un familiar o un amigo le facilite la vuelta a casa después del procedimiento.

Cuidados tras la intervención

Tras el tratamiento es posible experimentar hormigueo en los brazos y las piernas, según la zona en la que se haya administrado la inyección. Siempre y que se experimente un dolor agudo deberá acudir a su especialista. Es posible sufrir dificultad para caminar y para entrar y salir del coche. Esta sensación debe reducirse después del paso del tiempo desde la administración de la infiltración epidural. Los efectos de esta pueden durar meses, semanas, y en ocasiones unos días.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.