Fístula arteriovenosa

Especialidad de Angiología y Cirugía vascular

¿Qué es una fístula arteriovenosa?

Una fístula arteriovenosa es cuando una arteria se conecta directamente a una vena. Esto es una anormalidad, ya que la sangre fluye normalmente de las arterias a capilares más pequeños, donde el oxígeno y los nutrientes transportados por la sangre se pueden distribuir a los tejidos, antes de pasar a las venas. Si estos capilares son desviados por la fístula, el suministro de sangre a los tejidos cercanos disminuye, privándolos de suficiente oxígeno y nutrientes.

Las fístulas arteriovenosas pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero tienden a formarse en las piernas. Las fístulas no tratadas pueden llevar a complicaciones graves.

En pacientes con enfermedad renal grave, un cirujano crea una fístula arteriovenosa para la diálisis. Esto lo debe controlar el médico que lleve al paciente.

Síntomas de una fístula arteriovenosa

Las fístulas arteriovenosas grandes pueden causar síntomas como:

  • Venas grandes y púrpuras que se pueden ver a través de la piel. Estas pueden ser similares en apariencia a las venas varicosas
  • Presión arterial baja
  • Hinchazón en las extremidades
  • Cansancio
  • Insuficiencia cardíaca

Las fístulas arteriovenosas que aparecen en los pulmones son muy graves y pueden causar:

  • Tos con sangre
  • Un tono azul en la piel
  • Temblor en los dedos
Una fístula arteriovenosa es cuando una arteria se conecta directamente a una vena.

Las fístulas arteriovenosas gastrointestinales pueden causar sangrado dentro del sistema digestivo.

Las fístulas arteriovenosas pequeñas generalmente no causan síntomas y pueden no necesitar tratamiento. Sin embargo, el médico debe controlarlas una vez que hayan sido descubiertas.

Pruebas médicas para diagnosticar una fístula arteriovenosa

Si el médico sospecha de una fístula arteriovenosa, primero escuchará el flujo sanguíneo en el lugar donde se sospecha que se encuentra la fístula con un estetoscopio, ya que la sangre que fluye a través de la fístula produce un sonido característico de zumbido o chasquido. El médico puede entonces pedir pruebas adicionales, tales como: 

  • Ecografía dúplex
  • Angiograma por tomografía computarizada: una tomografía computarizada que utiliza un medio de contraste especial para hacer que los vasos sanguíneos sean más fácilmente visibles.
  • Angiografía por resonancia magnética (ARM): similar a una resonancia magnética estándar, pero usando un medio de contraste especial para hacer que los vasos sanguíneos sean más fácilmente visibles.

¿Cuáles son las causas de una fístula arteriovenosa?

Las fístulas arteriovenosas pueden estar causadas por varias cosas:

  • Fístula arteriovenosa congénita: el paciente nace con la afección. Esto puede deberse a que las arterias y venas no se desarrollan adecuadamente en el útero.
  • Afecciones genéticas: por ejemplo, la enfermedad de Osler-Weber-Rendu, también conocida como telangiectasia hemorrágica hereditaria. Esta causa desarrollo anormal de los vasos sanguíneos en todo el cuerpo, particularmente en los pulmones, y puede causar fístulas arteriovenosas pulmonares.
  • Lesiones: las heridas penetrantes, como las heridas de arma blanca o de arma de fuego, pueden causar fístulas arteriovenosas si la lesión se produce donde una arteria y una vena están juntas.
  • Cateterismo cardíaco: este procedimiento consiste en pasar un catéter (un tubo largo y delgado) a través de los vasos sanguíneos hasta el corazón. En casos raros, puede ocurrir una fístula arteriovenosa durante este procedimiento.

Las fístulas arteriovenosas se presentan con mayor frecuencia en las mujeres que en los hombres y la probabilidad de desarrollarlas aumenta con la edad. Otros factores de riesgo son:

Tratamientos para la fístula arteriovenosa

Es posible que las fístulas arteriovenosas más pequeñas no necesiten tratamiento, especialmente si no están causando ningún otro problema de salud. Algunos pueden incluso cerrarse por sí mismos. Aun así, deben controlarse por un médico.

Las fístulas arteriovenosas más grandes probablemente necesitarán tratamiento. El médico puede recomendar una de las siguientes opciones:

  • Embolización con catéter: se utilizan rayos X u otras técnicas de diagnóstico por imágenes para guiar un catéter a través de una arteria hasta el lugar de la fístula, donde se coloca un pequeño espiral o stent para redirigir el flujo sanguíneo.
  • Cirugía: esto puede ser necesario para fístulas arteriovenosas particularmente grandes que no pueden ser tratadas con la embolización por catéter. El tamaño y la ubicación de la fístula determinan el tipo de cirugía que se requiere.
  • Compresión guiada por ultrasonido: por lo general, sólo se utiliza para las fístulas arteriovenosas de las piernas que se pueden ver mediante ultrasonido, este procedimiento de 10 minutos implica el uso de una sonda de ultrasonido para comprimir la fístula y bloquear el flujo sanguíneo de los vasos dañados. Sin embargo, sólo funciona en aproximadamente uno de cada tres casos.

¿Qué tipo de especialista trata las fístulas arteriovenosas?

Los cirujanos vasculares son generalmente responsables del tratamiento de las fístulas arteriovenosas, mientras que los radiólogos pueden ayudar a escanear al paciente durante el diagnóstico y el tratamiento.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.