Stent

¿Qué es un stent?

El stent o endoprótesis es una herramienta cilíndrica con mallas de varios tamaños que se inserta y ensancha en órganos huecos para sostener las paredes internas, o para mantener intacta su forma y funcionamiento. Este instrumento está fabricado con materiales elásticos y biocompatibles que aseguran un posicionamiento de los mismos en su lugar sin que ello resulte traumático para los vasos sanguíneos, además de asegurar que la estructura sea absorbida sin posibilidad de rechazo.

Existen diversos modelos y marcas de endoprótesis para adaptarse a las características de cada cirugía y necesidades del paciente.

La endoprótesis está pensada para reforzar la pared venosa y favorecer el correcto riego sanguíneo del organismo. Se trata de una cirugía mínimamente invasiva y se realiza normalmente bajo anestesia general, pero también puede ser con anestesia local, en función del conducto y patología a tratar.

Patologías para las que se utilizan stents

Los stents se usan principalmente en enfermedades coronarias, o cuando se acumulan placas de grasa dentro de estos vasos, lo cual compromete el flujo de sangre oxigenada al corazón y puede provocar un infarto. El caso más frecuente de aplicación es la enfermedad de las arterias coronarias, especialmente cuando el trastorno ya no responde a la medicación, pero la situación no es tan grave como para intervenir con un bypass, es decir, no hay una arteria coronaria bloqueada.

Los stents se usan habitualmente en enfermedades coronarias.
 

Esta técnica también se utiliza en el tratamiento de enfermedades carotídeas de la misma manera. El stent también se utiliza en la aorta, la arteria más importante del cuerpo humano que puede verse afectada por el aneurisma aórtico, una dilatación excesiva del vaso que provoca una hemorragia interna. En este tipo de operación, sin embargo, el resultado es el opuesto al de la enfermedad de las arterias coronarias, ya que el instrumento se inserta para cubrir el aneurisma y crear una nueva vía de flujo sanguíneo. Unas semanas después de la inserción, el stent es absorbido por las paredes del vaso y se convierte en la única vía por la que fluye la sangre. Los stents no son adecuados para las venas pulmonares, si un vaso se ha vuelto demasiado estrecho, hay varias obstrucciones en el mismo vaso, o el miocardio ya está dañado.

¿Cómo se coloca el stent?

El stent se coloca bajo anestesia local mediante una operación quirúrgica, a menudo mínimamente invasiva. El procedimiento también es completamente guiado por rayos X para mayor precisión. A través de una incisión en la arteria femoral, se empuja un catéter de balón que contiene el stent hasta el área afectada. Luego, el médico infla el balón para conseguir que el stent se expanda reabriendo el vaso obstruido y restaurando el flujo sanguíneo. Una vez colocado, se retiran el catéter y el globo dejando el stent colocado. En algunas ocasiones, el especialista también puede utilizar un stent liberador de fármacos para bloquear un crecimiento celular excesivo denominado reestenosis, lo cual constituye una verdadera complicación.

Especialista que usa el stent

El especialista que evalúa la colocación de un stent es el cirujano cardíaco.

¿Por qué se realiza?

Normalmente, se introduce en el cuerpo a través de una pequeña incisión y se utiliza para tratar los conductos que han sido estrechados o bloqueados por enfermedades. Los conductos donde más se emplea es en los aneurismas aórticos, el esófago, los conductos biliares, la tráquea o los bronquios.

En el caso de los aneurismas, la endoprótesis vascular se introduce a través de una pequeña incisión en la ingle y se hace avanzar por la arteria femoral hasta llegar a la aorta y a la zona del aneurisma para fortalecer la pared del vaso.

Colocada en el esófago, la endoprótesis se utiliza para permitir el paso de alimentos; así como en los conductos biliares se usa para abrir el paso de la bilis al intestino

En la tráquea y los bronquios, el stent abre el vaso para permitir la respiración normal.

¿En qué consiste?

La cirugía consiste en realizar una pequeña incisión, normalmente en la ingle, a través de la cual se hace avanzar el stent mediante un catéter por el vaso ilíaco, hasta el lugar que se debe implantar el stent. Este procedimiento puede apoyarse por un seguimiento mediante rayos X (fluoroscopia o tomografía axial computerizada) o ecografías para que el especialista cirujano vascular pueda controlar y verificar la correcta implantación de la endoprótesis.

Una vez se ha avanzado hasta el lugar idóneo para colocar la endoprótesis, se retira el catéter y la endoprótesis queda bien colocada en el interior del vaso, y el procedimiento completo suele durar unas 2 horas aproximadamente.

endoprótesis stent - Top Doctors
El stent es introducido en el vaso sanguíneo para abrirlo y reforzar sus paredes
 

Preparación para la endoprótesis

Antes de la cirugía, el especialista puede solicitar al paciente alguna prueba diagnóstica por imagen para observar las características del vaso a tratar. También se valorará el historial clínico para ver si el paciente es candidato a la cirugía. Puede que el paciente no sea buen candidato a una endoprótesis si tiene los vasos sanguíneos de forma irregular, un aneurisma demasiado grande, algunas patologías que no le permitan soportar una cirugía de 2 horas o es una mujer embarazada.

Justo antes de la cirugía se limpiará y afeitará la zona de la ingle donde se realiza la incisión, y se aplicará la anestesia local o general. Es posible que el paciente deba acudir en ayunas para recibir la anestesia.

Cuidados tras la intervención

Normalmente tras la intervención el paciente permanerá tumbado en posición horizontar unas 4 a 6 horas mientras cicatriza por completo la herida. La estancia hospitalaria durará de 2 a 4 días y en función del caso puede que necesite estar una noche monitoreado en una unidad de cuidados intensivos (UCI).

Durante los días de postoperatorio el paciente puede percibir molestias en la ingle, hinchazón en el muslo, pinchazos en las piernas, fiebre y estreñimiento.

La mayoría de endoprótesis requieren revisiones periódicas para comprobar que el vaso tratado funciona correctamente y la endoprótesis está en buen estado.

Alternativas a la endoprótesis

La endoprótesis es actualmente el procedimiento más avanzado e innovador para reparar, abrir y reforzar conductos vasculares. La alternativa a este procedimiento es la cirugía abierta convencional, la cual conlleva una incisión mayor y más riesgo de complicaciones, así como un postoperatorio más largo.

TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.