Embarazo de riesgo

Especialidad de Ginecología y Obstetricia

¿Qué es un embarazo de riesgo?

Un embarazo de riesgo es aquel que presenta complicaciones o factores asociados que pueden perjudicar la salud de la madre y del feto. Actualmente se cuantifica que un 10% aproximadamente de los embarazos se considera de alto riesgo.

Síntomas del embarazo de riesgo

El embarazo transcurre de forma diferente en cada mujer, pero existen algunos signos de alarma para acudir de inmediato al médico:

  • Fiebre de 28  grados o superior, ya que la fiebre alta durante un tiempo prolongado (varios días) puede dañar al feto.
  • Dolor en un lado del vientre al principio del embarazo, ya que podría tratarse de un embarazo ectópico.
  • Dolor, molestias y sangre en la micción.
  • Vómitos continuos e incesantes.
  • Sangre al toser.
  • Diarrea frecuente que dura varios días, a veces acompañada de mucosidad o sangre.
  • Dolores intensos de cabeza, acompañados de trastornos de la visión como ver borroso, ver manchas o destellos.
  • Inflamación de las manos, los tobillos o la cara, puede ser síntoma de preeclampsia.
  • Dolor abdominal parecido a una contracción muy intensa que no cesa, así como calambres en el abdomen.
  • Sangrado vaginal abundante, el cual supone un importante riesgo de aborto.
  • A partir de los cinco meses de gestación, si se detecta una importante disminución de la actividad o movimiento del feto.

Causas del embarazo de riesgo

Principales factores que pueden influir en un embarazo de riesgo:

La edad de la madre: Las madres mayores de 35 años pueden presentar síntomas de embarazo de riesgo como fibromas, aumento de la presión arterial, aumenta que el niño nazca con una enfermedad de los cromosomas o puede desarrollar problemas con la anestesia. Cuando la madre es menor de 15 años también es peligroso, pues aumentan las posibilidades de padecer preeclampsia.

El peso de la madre: Si la madre pesa menos de 45 kg puede que el bebé nazca con bajo peso. En caso de que la madre padezca obesidad puede desarrollar diabetes gestacional, y si mide menos de 1,60 m y tiene la pelvis pequeña, aumentan las probabilidades de parto prematuro.

Anomalías del aparato genital: los problemas en el útero o los ovarios pueden provocar ovarios, por ejemplo los fibromas pueden causar complicaciones en el parte, presentación anormal del feto, partos prematuros o incluso abortos.

Salud de la madre: las enfermedades de la madre pueden causar abortos, como son la hipertensión arterial, cardiopatías, enfermedades de tiroides, diabetes, enfermedades renales, enfermedades respiratorias, problemas de coagulación, etc.

Sustancias teratogénicas: se denominan teratogénicos a los elementos que interfieren en el desarrollo del feto y provocan anomalías, como algunos fármacos, el alcohol, la cocaína o las radiaciones por rayos X, rayos UVA o rayos UVB.

¿El embarazo de riesgo se puede prevenir?

Durante el embarazo siempre se intenta evitar en la medida de lo posible los factores que pueden provocar complicaciones en el feto. Así, conviene llevar un correcto control ginecológico del desarrollo del embarazo para detectar a tiempo cualquier anomalía, así como evitar enfermedades y la exposición a sustancias teratogénicas.

Seguimiento del embarazo de riesgo

En muchos casos, si un embarazo de riesgo mantiene un exhaustivo control y seguimiento el feto puede nacer sin presentar grandes complicaciones para sí mismo ni para la madre. Mantener revisiones muy frecuentes y cuidados de la madre es fundamental durante un embarazo de alto riesgo.

Vídeos relacionados con Embarazo de riesgo


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.