Terapia de aceptación y compromiso

¿Qué es la terapia de aceptación y compromiso?

La terapia de aceptación y compromiso es un tipo de psicoterapia que se engloba dentro de las denominadas terapias de tercera generación, un tipo de terapias que se desarrollaron en Estados Unidos durante los años 80 y 90, y que presentan diferencias con respecto a las terapias de primera y segunda generación.

Las terapias de primera y segunda generación se centran en la causa del malestar, de manera que su objetivo es eliminar los síntomas psicológicos que generan este malestar. Entonces, para conseguir debilitar el trastorno, este tipo de terapias proponen que la persona adopte otras maneras de pensar, así como nuevos hábitos.

En cambio, las terapias de tercera generación no centran su objetivo en hacer desaparecer los síntomas del malestar, sino que intentan limitar la influencia negativa que el trastorno tiene en la persona, para que aprenda a convivir con el malestar. En este sentido, estas terapias buscan la aceptación con el objetivo de reorientar la vida del paciente para que encuentre el bienestar. En ningún caso, no se trata de evitar aquello que causa sufrimiento, sino de aceptar la experiencia mental y psicológica para reducir la intensidad de los síntomas.

En este sentido, la terapia de aceptación y compromiso es una de las terapias de tercera generación más conocidas y tiene el objetivo de que el paciente tenga una vida más rica, aceptando el dolor. Se trata de una terapia alternativa a la psicología tradicional, que está respaldada científicamente, y que trabaja con distintos métodos como ejercicios experimentales, técnicas mindfulness y trabajo con valores personales, entre otros.

Según esta terapia, el problema principal es que el paciente confunde la solución con el problema y huye de aquellos pensamientos y sensaciones que le provocan sufrimiento, malestar, ansiedad y depresión, de manera que solamente consigue incrementar los síntomas.

Por este motivo, durante las sesiones, se van creando situaciones para entrenar al paciente y conseguir que éste se acostumbre a desprenderse de la rigidez psicológica, así como del fenómeno denominado como evitación experiencial.

¿Por qué se realiza?

La terapia de aceptación y compromiso es un tipo de psicoterapia que ha demostrado su eficacia en diferentes grupos de trastornos, como los siguientes:

  • Los trastornos de ansiedad
  • Los trastornos del humor
  • Las adicciones
  • Los cuadros psicóticos
  • El duelo
  • Trastorno postraumático

Entonces, esta terapia se utiliza para conseguir la aceptación ante experiencias como la ansiedad, la depresión, el duelo, los trastornos de humor, entre otros. Pero también para potenciar el compromiso en el abordaje de situaciones como las adicciones, que ponen en peligro la salud del paciente. De esta manera, se puede llegar a conseguir que el paciente se distancie de estas adicciones.

¿En qué consiste?

La terapia de aceptación y compromiso se basa en una serie de principios. Cada uno de estos principios tiene una metodología específica, de manera que los ejercicios utilizados en cada uno son distintos.

  • Defusión cognitiva: consiste en observar los pensamientos tal como son, para adoptar una visión más distanciada y racional de las cosas.
  • Aceptación: este principio consiste en reconocer y aceptar la experiencia emocional, es decir, los pensamientos y sentimientos. En este sentido, el paciente no debe huir de las sensaciones que le provocan sufrimiento, sino disminuir los síntomas de este sufrimiento.
  • Experiencia con el presente: el paciente debe centrarse en el presente, ya que es el único momento que puede vivir, participando de forma activa en lo que ocurre a su alrededor, porque resulta clave para su bienestar.
  • El “Yo observador”: consiste en observar los propios eventos internos.
  • Claridad de valores: este tipo de terapia exige trabajo de autoconocimiento para clarificar los valores del paciente.
  • Acción comprometida: consiste en establecer metas guiadas por valores y alcanzarlas mediante acciones significativas.

Preparación para la terapia de aceptación y compromiso

La terapia de aceptación y compromiso requiere una preparación previa por parte del paciente, que consiste en ser consciente de que sufre un problema que, progresivamente, incrementa los síntomas de su malestar.

Cuidados tras la intervención

Tras las sesiones de este tipo de terapia, el paciente debe continuar con la práctica de los ejercicios experimentales llevados a cabo durante las sesiones de terapia. En este sentido, debe seguir realizando ejercicios de mindfulness y trabajar con los valores personales, entre otras técnicas que caracterizan las sesiones de la terapia de aceptación y compromiso.

Alternativas a este tratamiento

La terapia de aceptación y compromiso es un método de terapia alternativa con relación a las terapias de primera y segunda generación.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..