Resistencia a la insulina

¿Qué es la resistencia a la insulina?

La insulina es una hormona producida por el páncreas. Se libera al torrente sanguíneo cuando los niveles de glucosa en la sangre aumentan después de comer, ya que ayuda a las células del cuerpo a absorber la glucosa de la sangre y reduce su producción por el hígado, evitando así los altos niveles de azúcar en la sangre.


La resistencia a la insulina por las células musculares, grasas y hepáticas significa que no responden correctamente a la presencia de insulina y, en consecuencia, disminuye su capacidad para absorber la glucosa de la sangre. Para lograr el efecto deseado, será necesaria una mayor concentración de insulina.

Pronóstico de la enfermedad

Por lo general, la resistencia a la insulina hace que el cuerpo produzca más insulina para compensar, una condición conocida como hiperinsulinemia. Además, puede ser un desencadenante para el desarrollo de diabetes tipo 2, prediabetes y diabetes gestacional. También puede favorecer la aparición de enfermedades como el sobrepeso, los triglicéridos altos o la presión arterial elevada.

Síntomas de resistencia a la insulina

Al comienzo de su desarrollo, la resistencia a la insulina generalmente no da síntomas; esto último ocurre más tarde, como consecuencia de los altos niveles de glucosa en sangre.

Los síntomas incluyen:

  • Hambre extrema o incluso hambre después de comer.
  • Hormigueo en las manos y pies.
  • Cansancio.
  • Infecciones recurrentes.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Hipertensión arterial.
  • Niveles altos de colesterol.
  • Aumento de peso, especialmente en el abdomen.

Diagnóstico de resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina se puede diagnosticar al verificar los niveles en la sangre. Sin embargo, los médicos rara vez realizan pruebas específicas de resistencia a la insulina, ya que algunas de las más efectivas, como la pinza euglucémica, son demasiado caras y complejas para realizarlas en el consultorio.


Con mayor frecuencia, el diagnóstico se realiza con análisis de sangre para detectar prediabetes, ya que la prediabetes rara vez se hace cargo sin resistencia a la insulina.

¿Cuáles son las causas de la resistencia a la insulina?

Las causas de la resistencia a la insulina no se conocen completamente, pero se han identificado numerosos factores de riesgo que pueden contribuir a su desarrollo:     

  • Sobrepeso u obesidad.  
  • Mala actividad física.    
  • Una dieta alta en calorías rica en azúcar y/o carbohidratos.     
  • Estrés crónico.    
  • Uso a largo plazo de esteroides en dosis altas.   
  •  Algunas otras condiciones, como el síndrome de ovario poliquístico y la enfermedad de Cushing.

Tratamientos de resistencia a la insulina

Hay muchas formas de reducir los efectos de la resistencia a la insulina y, en algunos casos, eliminarla. Estos métodos se centran en la pérdida de peso y el aumento de la actividad física.

Los cambios efectivos en el estilo de vida pueden incluir:     

  • Adopte una dieta baja en carbohidratos, baja en calorías o cetogénica     
  • Camina 30 minutos al día.    
  •  Aumentar los niveles de ejercicio semanales, como ir al gimnasio.     
  • Someterse a una cirugía para reducir el peso.

¿Qué especialista se encarga de eso?

Los médicos especializados en endocrinología, diabetes y metabolismo son igualmente capaces de diagnosticar y tratar la resistencia a la insulina y la prediabetes.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..