PIPAC

¿Qué es la PIPAC?

Es un tratamiento muy novedoso y paliativo. Sus siglas significan quimioterapia intraperitoneal con aerosoles presurizados (traducción del inglés). Se trata de una técnica laparoscópica mediante la cual se introducen fármacos quimioterápicos en la cavidad abdominal de forma vaporizada, logrando mejorar la calidad de vida de los pacientes diagnosticados con carcinomatosis peritoneal.

Gracias al aerosol, los fármacos se distribuyen de forma homogénea y localizada en la cavidad abdominal, combatiendo el cáncer que se encuentra en el peritoneo.

¿Por qué se realiza?

La PIPAC está indicada en pacientes que han sido diagnosticados con carcinomatosis peritoneal no operables. El tratamiento se emplea para reducir la masa tumoral, convirtiendo a los tumores que no se pueden extraer mediante cirugía (conocidos como irresecables) a resecables.

La carcinomatosis peritoneal es una clase de presentación del cáncer que afecta a la cavidad peritoneal, pudiendo aparecer en forma de tumor primario o como resultado de la metástasis de cánceres ginecológicos, urinarios o digestivos. El resultado de la quimioterapia aplicada de forma intravenosa (sistémica) es limitado, a causa de la extensa superficie y la poca vascularización de la zona afectada.

La PIPAC mejora la calidad de vida de los pacientes con carcinomatosis peritoneal.​

¿En qué consiste?

Este tratamiento de quimioterapia se emplea en forma de aerosol, introduciéndose dentro de la cavidad abdominal del paciente. Por ello, se realizan dos incisiones pequeñas incisiones por las que se introducirán, mediante laparoscópica, el nebulizador de quimioterapia. El aparato esparcirá la quimioterapia de forma directa en el área afectado por el tumor y todo el peritoneo.

Preparación para la PIPAC

A diferencia de otras técnicas, el paciente que va a ser sometido a una PIPAC no requiere ninguna preparación especial.

Cuidados tras la intervención

Una vez ha finalizado la intervención, normalmente se requiere una hospitalización que durará entre uno y dos días.

Los resultados son muy positivos, puesto que se consigue reducir los síntomas como malestar general, dolor abdominal, vómitos o náuseas. Además de mejorar la calidad de vida de los pacientes, no es necesario interrumpir la quimioterapia sistémica.

Alternativas a este tratamiento

Existen casos de pacientes con carcinomatosis peritoneal que son sometidos a otra innovadora técnica, la HIPEC. Puesto que existen diversas diferencias con la PIPAC, es importante una valoración adecuada por un especialista en Oncología, en función del caso particular del paciente.

La HIPEC también complementa a la quimioterapia sistémica y consiste en la combinación de la cirugía citorreductora con la administración de una dosis de quimioterapia, una vez terminada la intervención. Esta quimioterapia se aplica en el interior del abdomen para eliminar las células malignas microscópicas, invisibles a simple vista. Esta técnica es utilizada para tratar cinco diferentes clases de carcinomatosis peritoneal.  

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..