Psicooncología

¿Qué es la psicooncología?

La psicooncología constituye una rama especializada entre la medicina y la psicología que se ocupa de las relaciones entre el comportamiento, los estados de salud y enfermedad, la prevención y el tratamiento, el fomento de hábitos sanos y la interdisciplinariedad. 

La psicología oncológica es una rama de la psicología encargada del estudio y la psicoterapia de los pacientes con cáncer, así como de sus familias, que les ofrece las herramientas necesarias para afrontar el diagnóstico y el tratamiento de cualquier tipo de cáncer.

Mediante la psicoterapia, el terapeuta orienta y da apoyo emocional al paciente en todas las etapas de la enfermedad, sobre todo para la adaptación a los trastornos psicológicos y físicos que comportan los tratamientos y operaciones quirúrgicas (como por ejemplo, la caída del cabello provocada por la quimioterapia, o la extirpación mamaria en el caso del cáncer de mama). Además, en el caso de que el tipo de cáncer o su detección tardía no permitan un diagnóstico ni un tratamiento esperanzador ni curativo del paciente, la psicología oncológica se ocupa del acompañamiento y orientación de los familiares durante todo el proceso de la enfermedad y del duelo, detectando el desarrollo de reacciones patológicas propias de este tipo de procesos.

¿Por qué se realiza?

La psicooncología forma parte de la psicología clínica y de la salud. Ayuda a los pacientes de cáncer y a sus familiares a canalizar de forma saludable sus emociones. El objetivo es mejorar la calidad de vida del enfermo, mejorar la adherencia al tratamiento médico y el autocuidado del paciente, así como restituir el equilibrio personal y familiar durante y tras la enfermedad.

El tratamiento se puede realizar en cualquier etapa de la enfermedad, ya sea durante el diagnóstico, el tratamiento, supervivencia, recaídas, fase final de la vida o duelo y ayuda a fomentar estilos activos para afrontarlos.

Algunas de las necesidades psicológicas que pueden requerir los pacientes y/o familiares pueden incluir:

  • Afrontamiento de la enfermedad
  • Shock diagnóstico
  • Estrés
  • Depresión
  • Manejo de la ansiedad y el miedo
  • Relajación
  • Preparación para la hospitalización y tratamientos
  • Preparación para la quimioterapia y radioterapia
  • Efectos secundarios de los tratamientos
  • Gestión del dolor
  • Sexualidad tras el cáncer
  • Cuidados paliativos
  • Rehabilitación
  • Prevención y asistencia en el duelo y la pérdida
La psicooncología ayuda a mejorar la calidad de vida del paciente y de sus familiares.

¿En qué consiste?

La psicooncología dispone de vario tratamientos para ayudar a los pacientes y sus familiares. El tratamiento puede incluir psicoterapia individual, familiar, de grupo o hipnosis y relajación.

En el momento de diagnóstico y tratamiento, la psicoeducación ofrece una mayor sensación de control al paciente. Permite mejorar la actitud del paciente frente a las pruebas médicas o el autocuidado.

Durante el tratamiento, según la situación individual de cada paciente, la Terapia Cognitivo Conductual facilita algunas técnicas útiles:

  • La reconstrucción cognitiva permite mejorar la interpretación del problema de salud, lograr emociones positivas y superar estados de tristeza o depresión.
  • La relajación mejora la ansiedad, los miedos o el insomnio.
  • Las técnicas de autocontrol emocional y conductual pueden ayudar a superar fobias a las agujas, a los hospitales, entre otros.

Finalmente, la Terapia Interpersonal puede beneficiar al paciente para mejorar y adaptarse en las relaciones familiares, ayudar a procesar el cambio de rol (de persona sana a enferma) y cambios familiares y de autoimagen. También para situación de pérdidas o duelo.

Preparación para la psicooncología

La psicooncología no requiere ninguna preparación especial. Es habitual que las personas que padecen algún cáncer presenten alguna alteración psicológica susceptible a ser tratado mediante psicooncología. De hecho, se calcula que entre el 30 y el 50% de los pacientes sufren algún trastorno, entre los que destacan los de ansiedad, adaptación y depresión, que si no se tratan correctamente pueden causar otros problemas emocionales o físicos.

Cuidados tras la intervención

Después de superar un cáncer puede ser necesario seguir requiriendo ayuda psicológica, debido a las secuelas o efectos secundarios del tratamiento sometido, además de ayudar a recuperar la normalidad. En casos de recaídas o, en el peor de los casos, pérdidas, la psicooncología también puede ayudar al paciente y a los familiares en el duelo.  

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..