Neumonía

¿Qué es la neumonía?

La neumonía, o también conocida como pulmonía, es una infección de los pulmones, provocada por distintos gérmenes como bacterias, virus y hongos que propagan sus microorganismos por el interior de los alvéolos.

 

Pronóstico de la enfermedad

La mayoría de personas con neumonía por micoplasma o Chlamydophila se recuperan con la terapia antibiótica apropiada.

 

Otra situación es la de la neumonía por legionella, que puede ser grave y puede causar problemas, especialmente en pacientes con insuficiencia renal, diabetes, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o un sistema inmunitario debilitado. La neumonía también es un síntoma grave en casos de Covid-19, ya que significa que la infección por el virus se ha extendido a los pulmones, especialmente si se convierte en neumonía bilateral, afectando a ambos pulmones.

 

Síntomas de la neumonía

La neumonía causa inflamación con daño pulmonar, con síntomas muy variables.

En la neumonía típica hay tos con expectoración purulenta, a veces con dolor en el pecho y fiebre con escalofríos.

En la llamada neumonía atípica, los síntomas son menos alarmantes:

  • Fiebre moderada.
  • Malestar general.
  • Dolor muscular y articular.
  • Cansancio y fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Tos seca sin expectoración.
  • Dolor torácico menos intenso.

 

Pruebas médicas para la neumonía

Las personas que puedan padecer neumonía deben someterse a una evaluación médica completa. Para diagnosticar con certeza si el paciente padece neumonía, bronquitis u otra infección respiratoria, es posible que se necesite realizar una radiografía del tórax (pecho) o incluso un tac de tórax.

 

Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, se pueden hacer otros estudios, como:

  • Conteo sanguíneo completo (CSC).
  • Exámenes de sangre para identificar la bacteria específica.
  • Broncoscopia (en pocas ocasiones se necesita).
  • Tomografía computarizada del tórax.
  • Medición de los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre (gasometría arterial).
  • Exudado de nariz o garganta para identificar la bacteria.
  • Hemocultivo.
  • Biopsia de pulmón abierto (realizada solamente en casos de enfermedad muy grave cuando el diagnóstico no se puede hacer por otras fuentes).
  • Cultivo de esputo para identificar la bacteria específica.
  • Examen de orina para buscar la bacteria Legionella.

 


¿Cuáles son las causas de la neumonía?

La neumonía está causada por varios gérmenes, tales como bacterias, virus y hongos que propagan sus microorganismos. Lo hacen a través en el interior de los alvéolos (las ramas en las que tiene lugar el intercambio de oxígeno entre el aire inspirado y la sangre dentro de los pulmones), la nariz, la faringe o la sangre.

 

La causa más común es la infección por la bacteria Streptococcus pneumonia. Otros orígenes son:

 

Las personas con mayor riesgo de contraer neumonía son los bebés, personas mayores, fumadores, personas con sistemas inmunes comprometidos (como las personas con VIH o SIDA, o personas que han tenido gripe recientemente) y personas con otros problemas crónicos de salud, como el asma, fibrosis quística o enfermedad cardíaca.

 

¿Se puede prevenir?

Aunque la mayoría de los casos de neumonía son de naturaleza bacteriana y no son contagiosos, el paciente puede reducir el riesgo de propagación manteniendo buenos hábitos de higiene. Algunas recomendaciones para evitar esta patología son:

  • Lávese las manos antes de preparar y consumir alimentos, después de sonarse la nariz, después de estar en el baño, cambiar un pañal o entrar en contacto con un paciente afectado. 
  • Evitar fumar y reducir el consumo de alcohol.
  • Se recomienda a las personas con mayor riesgo de infección que se vacunen contra el neumococo y la gripe.
  • Cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, desechando los tejidos de inmediato (gérmenes puede sobrevivir durante horas después de dejar su cuerpo).

 

Tratamientos para la neumonía

La gravedad y el tratamiento de esta enfermedad estarán determinados por:

  • La extensión del pulmón afectado.
  • El tipo de germen que lo causó.
  • La edad.
  • El historial médico previo.

 

Los casos más leves de neumonía se pueden tratar en casa con mucho descanso y líquidos, y tomando antibióticos, si así se lo ha indicado el especialista. En los casos graves, el paciente puede necesitar ser hospitalizado y tratado por especialistas.

 

¿Qué especialista lo trata?

Cada caso es individual pero el especialista más indicado para tratar esta patología es un neumólogo.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.