Microcirugía y reimplante de extremidades

¿Qué es la microcirugía y reimplante de extremidades?

Es un campo en el que se aplican técnicas de reparación de los nervios y vasos sanguíneos, permitiendo reconstruir estructuras dañadas, amputadas o ausentes a través del trasplante de otras estructuras del propio cuerpo.

¿En qué consiste?

En la reparación y reconstrucción de extremidades mediante el trasplante de otras estructuras del cuerpo del paciente.

La idea es aportar tejidos similares a los que se pretende sustituir, aunque habrá que valorar los siguientes aspectos:

  • Localización.
  • Tamaño y profundidad de la lesión.

Para reconstruir los segmentos amputados se emplean técnicas microquirúrgicas que requiere el uso de sistemas de magnitud óptimas como el microscopio.

Consideraciones de la operación

Antes de tomar la decisión es importante considerar el estado de salud del paciente, el tipo de mecanismo lesional y el nivel de amputación.

Por otro lado, hay que tener presente que se trata de una intervención quirúrgica prolongada, con lo cual requiere bastante tiempo dada la complejidad de la operación.

Por ese motivo, se le debe prestar especial atención al paciente durante la intervención para evitar hipotermias o pérdidas de líquido, así como prevenir problemas de éxtasis.

¿En qué casos se recurre a la microcirugía y reimplante de extremidades?

Las amputaciones suelen afectar en mayor medida a las extremidades superiores que a las inferiores.

No obstante, algunas de las causas que pueden originar la pérdida parcial o total de una extremidad son:

  • Amputación por “desguantamiento”.
  • Amputación por “arrancamiento”.
  • Amputación por mordedura.
  • Amputación por “molturación”.

¿Cómo es el postoperatorio?

Dependerá del nivel de amputación e intervención realizada. En cualquier caso, tras el postoperatorio se deberá evaluar el estado vascular del segmento reimplantado frecuentemente durante las primeras horas tras la intervención.

Algunos indicadores:

  • Color de la extremidad implantada.
  • Temperatura.

Si el paciente no presenta complicaciones podrá abandonar el hospital pasadas las dos primeras semanas.

Rehabilitación

Tras un reimplante es necesario ejercitarlo para que cumpla con la función deseada.

Por ejemplo, tras el reimplante de un dedo de la mano se deberá trabajar para que adquiera movilidad y recupere sensibilidad y su función.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..