Hipoacusia


Especialidad de Otorrinolaringología

¿Qué es la Hipoacusia?

La hipoacusia, también conocido como sordera parcial, es la disminución de la sensibilidad auditiva. Esto afecta a uno y ambos oídos y se puede presentar en diferentes tipos y grados.

En cuanto a los tipos, pueden ser 3:

  • Hipoacusia neurosensorial: el problema reside en los órganos del oído interno, vinculados directamente al sistema nervioso.
  • Hipoacusia conductiva: la lesión se encuentra en el oído externo o en el oído medio, lo que impide detectar sonidos que provienen del exterior.
  • Hipoacusia mixta: el problema se encuentra tanto en los órganos conductivos como en el sistema neurosensorial.

En la escala de los grados se encuentran los siguientes:

  • Hipoacusia leve cuando al paciente le cuesta entender el habla en espacios ruidosos.
  • Hipoacusia moderada cuando es difícil entender el habla sin una prótesis auditiva.
  • Hipoacusia severa o profunda cuando el paciente necesitará prótesis auditivas o un implante

Síntomas de la hipoacusia

La hipoacusia puede presentarse en diferentes edades, por lo que los síntomas pueden variar. Entre los síntomas más comunes, pueden incluir algunas de las siguientes condiciones:

  • Percibir sonidos demasiado fuertes sin que en realidad lo sean.
  • Dificultad para seguir conversaciones cuando dos o más personas están hablando.
  • Dificultad para diferenciar sonidos agudos entre sí.
  • Mayor entendimiento de las voces masculinas.
  • Sensación de estar sin equilibrio o mareado.
  • Sensación de presión en el oído.

Otros síntomas pueden ser:

  • Sensación de pérdida de equilibrio o mareos.
  • Sensación de presión en el oído.
  • Zumbidos constantes.

¿Cuáles son las causas de la hipoacusia?

Las causas pueden ser por diferentes motivos. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Edad. Las personas mayores de 65 años pueden sufrir pérdidas auditivas.
  • Ruido. La exposición prolongada puede generar pérdida de audición.
  • Los factores hereditarios pueden suponer problemas hipoacusia por causa del gen conexina-26.
  • Infecciones. Virus y bacterias pueden dañar el oído, además de la otitis infantil no tratada.
  • Otosclerosis. Afecta a la movilidad de los huesos del oído medio, reduciendo la eficiencia en la trasmisión de las vibraciones.
  • Agentes “ortotóxicos”. Ciertos fármacos, alcohol y tabaco pueden perjudicar al oído.

¿Se puede prevenir?

La prevención se basa en evitar en la medida de lo posible, los factores de riesgo. Esto también depende de la causa que lo origina, es decir, si la hipoacusia es genética, la prevención no es posible.

Es importante evitar volúmenes elevados, especialmente para promover una higiene auditiva saludable.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento varía dependiendo del grado de la patología. En los casos donde es leve o moderado, el tratamiento convencional es la colocación de un audífono.

Para casos de hipoacusia profunda, se puede realizar un implante de conducción ósea que transmite el sonido a través del hueso del cráneo hasta el oído dañado. Es importante seguir las indicaciones de un otorrinolaringólogo

Vídeos relacionados con Hipoacusia


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.