Gota


Especialidad de Reumatología

¿Qué es la gota?

La gota es un tipo de artritis y aparece cuando el ácido úrico se acumula en la sangre y provoca una inflamación en las articulaciones. Si la concentración de urato sérico sobrepasa la zona de saturación fisiológica (alrededor de 7,6 mg/dl(miligramos por decilitro) ), originan cristales de urato monosódico y se almacenan en el cartílago y los tejidos periarticulares de las articulaciones periféricas. Desde el punto de vista clínico, el depósito continuado es silente y casi el 10% de los pacientes presentan hiperuricemia, con ello desarrollarán la gota clínica. Por otro lado la gota aguda es una afección de gran dolor que afecta tan solo a una articulación. En cuanto a la gota crónica se trata de episodios repetitivos de dolor e inflamación, en los que más de una articulación puede verse afectada.

Pronóstico de la enfermedad

En el caso que la enfermedad se diagnostique al inicio de los síntomas, la mayoría de afectados pueden llevar una vida normal si realizan de forma correcta el tratamiento. Para otras personas en edad enferma avanzada, la reducción de los niveles de ácido úrico en sangre puede provocar la desaparición de los tofos y conseguir una mejora funcional de las articulaciones. A nivel general la gota es más grave si los primeros síntomas se manifiestan antes de los 30 años. El síndrome metabólico y las enfermedades del corazón contribuyen a la muerte prematura en los pacientes afectados por gota. En algunos casos los tratamientos no son efectivos con los pacientes, y entre las razones se pueden encontrar, la falta de seguimiento del tratamiento, bajas dosis de fármacos y el alcoholismo.

A nivel general la gota es más grave si los primeros síntomas se manifiestan antes de los 30 años.
 

Síntomas de la gota

Entre los síntomas de gota aguda se encuentran:

  • Solo una o unas cuantas articulaciones están afectadas. Las articulaciones del dedo gordo del pie, la rodilla o el tobillo resultan afectadas con mayor frecuencia.
  • El dolor se inicia de repente, en muchos casos por la noche. El dolor es intenso y se puede describir como pulsátil, opresivo o insoportable.
  • La articulación está caliente y de color rojo. Regularmente aparece muy sensible e hinchada (la sensación de dolor se hace realidad con tan solo poner una sábana o un cojín por encima).
  • Puede desarrollarse la fiebre.
  • El brote puede desaparecer después de algunos días, pero puede volver intermitentemente. Los brotes adicionales son de mayor duración.

Tras el primer brote de gota, los pacientes que sufran esta enfermedad no tendrán ningún síntoma. Sin embargo muchas personas podrán tener otro brote en los próximos 6 a 12 meses. Algunos enfermos pueden desarrollar gota crónica, también llamada artritis gotosa. Este tipo de gota puede conducir a provocar daño articular y pérdida de movimiento en las articulaciones. Las personas con esta gota crónica padecerán dolor articular y otros síntomas la mayor parte del tiempo.

Pruebas médicas para la gota

Existen diversos tipos de exámenes médicos para diagnosticar la gota, algunos de ellos son:

  • Análisis del líquido sinovial
  • Ácido úrico en la sangre
  • Radiografía de la articulación
  • Biopsia sinovial
  • Ácido úrico en la orina

Cabe recordar que un nivel de ácido úrico en sangre superior a 7 mg/dl (miligramos por decilitro) es alto. Sin embargo no todas las personas con un nivel alto de ácido úrico padecen gota.

¿Cuáles son las causas de la gota?

La gota está causada cuando los niveles de ácido úrico en el cuerpo son superiores al registro normal. Esto ocurre en los casos en que el cuerpo produce demasiado ácido úrico o cuando el organismo tiene dificultades para eliminar el ácido úrico. Cuando se produce un acumulación demasiado grande de ácido úrico en el líquido alrededor de las articulaciones, se forman los llamados cristales de ácido úrico. Estos cristales provocan la inflamación de la articulación y provocan dolor, hinchazón y subida de temperatura en el área afectada. A día de hoy se desconoce exactamente la causa de la gota. Esta enfermedad puede ser hereditaria y los varones, las mujeres posmenopaúsicas y las personas alcoholicas, son más sensibles a padecerla. Por otro lado conforme las personas van envejeciendo, la gota se hace más común.

Por otro lado la gota puede manifestarse en personas con:

La gota también puede aparecer después de la toma de medicamentos que impidan la eliminación del ácido úrico del organismo. Las personas que toman algunos medicamentos como hidroclorotiazida y otros diuréticos, pueden tener un mayor nivel de ácido úrico en sangre.

¿Se puede prevenir?

Existe la posibilidad de que la gota no se pueda prevenir, sin embargo el paciente puede evitar a toda costa los factores de riesgo que pueden hacer que aparezcan los síntomas de la gota. La toma de medicamentos con el fin de reducir el ácido úrico puede prevenir el progreso de la gota en el organismo.

Tratamientos para la gota

El paciente deberá acudir a su especialista más próximo y comenzar a tomar medicamentos para combatir la gota lo antes posible con tal de reducir el dolor si sufre un brote inmediato. También será recomendable tomar antinflamatorios, como ibuprofeno o indometacina lo antes posible. Si los síntomas se agravan, será necesario aumentar la dosis en los días siguientes.

El paciente necesitará otro tipo de medicación en los casos que sufra:

  • Varios ataques durante el mismo año o brotes de intensidad muy alta.
  • Daño en las articulaciones.
  • Tofos.
  • Enfermedad renal o cálculos renales.

Otro tratamiento efectivo es cambiar la dieta y estilo de vida para prevenir los ataques de gota:

  • Disminuir el consumo de alcohol, en especial la cerveza.
  • Bajar de peso.
  • Hacer ejercicio de forma regular.
  • Reducir el consumo de carnes rojas y bebidas con azúcar.
  • Elegir alimentos saludables, como productos lácteos, verduras, nueces, legumbres, frutas y granos integrales (los que menos azúcar contengan).
  • Beber café y tomar suplementos vitamínicos también pueden ayudar a algunas personas.

¿Qué especialista trata la gota?

El especialista que trata la enfermedad de la gota es el reumatólogo. Este será el encargado de diagnosticar correctamente al paciente y ofrecerle un tratamiento que consiga reducir los niveles de ácido úrico en la sangre, con el fin de que los cristales de urato se disuelvan definitivamente. El reumatólogo considera la gota como una enfermedad que tiene cura, para conseguir este objetivo se debe alcanzar un nivel adecuado de ácido úrico en sangre para conseguir disolver poco a poco los cristales. Finalmente los síntomas desaparecerán y a largo plazo no se producirán daños irreparables en las articulaciones.

Vídeos relacionados con Gota


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.