Dolor pélvico crónico

Especialidad de Urología

¿Qué es el dolor pélvico crónico?

El dolor pélvico crónico es una patología que se presenta en el área situada por debajo del ombligo y entre las caderas. Se considera crónico cuando el dolor pélvico persiste tras seis meses o más.
 

Pronóstico de la enfermedad

Esta patología incapacita al paciente y disminuye su calidad de vida de forma significativa.
 

Síntomas del dolor pélvico crónico

Normalmente los síntomas no se localizan en un punto específico, el paciente siente un dolor por toda la zona pélvica. Suelen ser:

  • Dolor intenso y constante
  • Dolor que aparece y desaparece (intermitente)
  • Dolor constante
  • Dolores o calambres punzantes

Presión o sensación de pesadez en una zona profunda de la pelvis Además, el paciente puede experimentar:

  • Dolor durante las relaciones sexuales
  • Dolor en la micción o con el movimiento intestinal
  • Dolor al estar sentado períodos prolongados de tiempo

Es posible que la molestia se intensifique después de estar parado durante períodos largos y se alivie al recostarse.
 

Pruebas médicas para el dolor pélvico crónico

El especialista debe conocer con detalle qué siente el paciente, por esto se realizará un correcto interrogatorio extenso y preciso. Es imprescindible un buen examen clínico y realización de una analítica de laboratorio mínima. Una vez realizados estos pasos es probable que se realicen:

  • Una ecografía pélvica, mejor si se realiza con sonda vaginal
  • Una laparoscopia, que permite el examen directo de la pelvis
  • Una resonancia magnética


 

El dolor pélvico crónico puede tener varias causas.
 


 

¿Cuáles son las causas del dolor pélvico crónico?

El dolor pélvico crónico puede tener varias causas. Puede ser síntoma de otra enfermedad o puede ser una afección en sí mismo. Básicamente las causas pueden dividirse en dos grupos: cíclicas y no cíclicas, lo que puede ayudar a discernir si hay un origen del dolor relacionado con el ciclo menstrual o no.

Algunas de las causas del dolor pélvico crónico pueden ser:

  • Endometriosis
  • Problemas musculoesqueléticos
  • Enfermedad inflamatoria pélvica crónica
  • Restos ováricos
  • Fibromas
  • Síndrome del intestino irritable
  • Síndrome de la vejiga dolorosa (cistitis intersticial)
  • Síndrome de congestión pélvica
  • Factores psicológicos: La depresión, el estrés crónico o los antecedentes de abuso sexual o físico pueden aumentar el riesgo de dolor pélvico crónico. El sufrimiento emocional empeora el dolor, y vivir con un dolor crónico contribuye al sufrimiento emocional. Estos dos factores suelen generar un círculo vicioso.
     

Tratamientos para el dolor pélvico crónico

El tratamiento del dolor pélvico crónico pasa por un diagnóstico lo más certero posible y una vez que se han establecido las causas del dolor pélvico crónico se establecerá el tratamiento que siempre debe ser individualizado. Algunos de los tratamientos que se aplican son:

  • Fisioterapia: Los ejercicios de estiramiento, masajes y otras técnicas de relajación pueden mejorar el dolor pélvico crónico.
  • Neuroestimulación (estimulación de la médula espinal): Este tratamiento consiste en implantar un dispositivo que bloquea las vías nerviosas para que la señal de dolor no llegue al cerebro. Puede ser efectivo, según cuál sea la causa del dolor pélvico.
  • Inyecciones en los puntos desencadenantes del dolor: Si el médico encuentra puntos específicos donde el paciente siente dolor, es posible que te resulte efectivo que te apliquen inyecciones con anestésicos en esos puntos de dolor (puntos desencadenantes). El medicamento, que habitualmente es un anestésico local de acción prolongada, puede bloquear el dolor y aliviar el malestar.
  • Psicoterapia

Para corregir un problema no diagnosticado que provoca dolor pélvico crónico, el médico puede recomendar una intervención quirúrgica, por ejemplo:

  • Cirugía laparoscópica. Si el paciente padece endometriosis, el médico puede extraer las adherencias o el tejido endometrial por medio de una cirugía laparoscópica. 
  • Histerectomía. En casos complicados y poco frecuentes, el médico puede recomendar extirpar el útero (histerectomía), las trompas de Falopio (salpingectomía) o los ovarios (ooforectomía). Someterse a esta intervención conlleva consecuencias importantes para la salud. El médico analizará los riesgos y beneficios detalladamente antes de recomendar esta opción.
     

¿Qué especialista lo trata?

El equipo de profesionales susceptibles de participar en el tratamiento de los pacientes con dolor pélvico crónico incluye una larga lista de especialistas en Ginecología, especialistas en Urología, Unidades de dolor, especialistas en Fisioterapia o especialistas en Piscología clínica.

Vídeos relacionados con Dolor pélvico crónico


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.