Dieta osteoporosis

¿Qué es la osteoporosis?

La osteoporosis es una enfermedad que tiende a desarrollarse con la edad, en la cual los huesos se vuelven porosos y quebradizos.

El cuerpo está constantemente rompiendo y creando huesos, pero si el cuerpo pierde demasiado o no produce lo suficiente,  se reduce la fuerza de los huesos y se vuelven más susceptibles a padecer fracturas.

La osteoporosis ocurre debido a una mala salud ósea. Podemos ayudar a mantener nuestros huesos fuertes y saludables haciendo ejercicio regularmente y comiendo una dieta saludable.

Estas medidas preventivas pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer la enfermedad y gracias a la dieta adecuada podemos  ayudar al tratamiento en aquellas personas que ya tienen osteoporosis.

¿En qué consiste la dieta osteoporosis?

Una dieta equilibrada es la más ideal, ya que ayuda a prevenir la osteoporosis; además, también puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes e incluso algunos tipos de cáncer.

En términos de mantener los huesos sanos y fuertes, los elementos más importantes de su dieta son:

  •  Calcio: fortalece los huesos. Se recomienda que los adultos ingieran 700 mg de calcio al día. Los alimentos ricos en calcio incluyen productos lácteos, vegetales de hojas verdes, tofu y frutas secas.
  •  Vitamina D: ayuda al cuerpo a absorber el calcio. Se recomienda que los adultos ingieran 10 microgramos (mcg) al día. La vitamina D se puede encontrar en el pescado azul, la carne roja, las yemas de huevo, el hígado y los alimentos fortificados, como algunos cereales para el desayuno y la mayoría de las grasas para untar. También podemos obtener vitamina D del sol: exponer nuestra piel a la luz solar hace que nuestros cuerpos sinteticen su propia vitamina D. Sin embargo, puede ser difícil producir o ingerir suficiente vitamina D con regularidad, por lo que una buena idea es un suplemento diario.

Alternativas a la dieta osteoporosis

El ejercicio es igual de importante. Si hacemos ejercicio regularmente, nuestro cuerpo reconocerá la necesidad de hacer frente a la tensión de la actividad física.


En respuesta, nuestros músculos crecen y, al mismo tiempo, nuestra fuerza ósea aumenta para anclar el aumento de la fuerza de los músculos y resistir la presión del ejercicio. Al combinar el ejercicio con la dieta adecuada, podemos mejorar nuestra fortaleza ósea y nuestra salud general, y reducir el riesgo de muchas afecciones, incluida la osteoporosis.

¿La dieta es suficiente para revertir la osteoporosis?

Si ya está sufriendo los efectos de la osteoporosis, es muy poco probable que simplemente cambiando su dieta reconstruya el hueso perdido.


Debería consultar a un especialista, como por ejemplo un nutricionista o un endocrino, que pueda ayudarlo a planificar una combinación de tratamiento y medidas de estilo de vida para darle a sus huesos la mejor oportunidad de fortalecerse.