Cirugía glándulas paratiroides

¿Qué es la cirugía de la glándula paratiroides?

Las glándulas paratiroides son una serie de acúmulos de tejido endocrino ubicadas en el cuello. La función de éstas glándulas glándulas es mantener estable y constante el nivel de concentración de calcio en la sangre.

Las glándulas paratiroides son cuatro glándulas, ubicadas de dos en dos a ambos lados del cuello. Su peso no supera los 50 miligramos.

Como tal, la cirugía de la glándula paratiroides, conocida también como paratiroidectomía, consiste en la extracción de la glándula.

¿Por qué se realiza el procedimiento?

La cirugía de la glándula paratiroides se plantea en aquellos casos en los que las glándulas producen una cantidad elevada de esta hormona. Esta patología se llama hiperparatiroidismo, y con relativa frecuencia está originada por un tumor pequeño no canceroso conocido como adenoma.

A su vez, a la hora de definir la necesidad o no de realizar la intervención, deben tenerse en cuenta los siguientes factores:

  • Edad del paciente
  • Niveles de calcio tanto en orina como en sangre
  • Síntomas como un cólico nefrítico
  • Osteoporosis

Glándula paratiroides

¿En qué consiste la cirugía de la glándula paratiroides?

Para realizar la cirugía de la glándula tiroides se aplicará anestesia general, por lo que el paciente se mantendrá dormido y sin dolor durante la cirugía.

Generalmente, para extirpar las glándulas se realiza una incisión quirúrgica de entre dos y cuatro pulgadas en el cuello, normalmente bajo la nuez de Adán.

Una vez identificadas las cuatro glándulas, se extirparán aquellas que estén afectadas. En casos puntuales, cuando sea necesario que se extirpen la cuatro glándulas, es posible trasplantar una parte de esta en el antebrazo, o trasplantarla en algún músculo del cuello cerca de la tiroides. Gracias a esto, se puede ayudar a que el cuerpo mantenga un nivel saludable de calcio.

En función de la ubicación de las glándulas afectadas, existen diversos tipos de abordaje quirúrgico:

  • Paratiroidectomía mínimamente invasiva: se trata de una cirugía en la que apenas se agreden a los tejidos adyacentes a la zona intervenida, con una incisión de un máximo de 5 centímetros a un lado del cuello. La duración de este procedimiento es de más o menos una hora.
     
  • Paratiroidectomía asistida por vídeo: se realizan una serie de dos cortes en el cuello; uno para introducir los instrumentos quirúrgicos y el otro para introducir la cámara, que permitirá observar con atención la zona y permitir una mejor extracción de las zonas afectadas.
     
  • Paratiroidectomía endoscópica: en este caso, el cirujano realizará entre dos y tres cortes en la parte frontal del cuello y otro en la parte alta del esternón. Gracias a esto se reduce la cicatriz, así como el tiempo de recuperación.

Preparación para la cirugía de la glándula paratiroides

Para identificar los problemas de las paratiroides, es necesario realizar pruebas médicas para conocer exactamente su ubicación. Dos pruebas habituales son la tomografía computariza y los ultrasonidos.

Cuidados tras la cirugía de glándulas paratiroides

Normalmente, el paciente podrá regresar a su domicilio el mismo día en el que se realice la cirugía. En este caso, para recuperar la normalidad del todo quizá sean necesarias entre una y tres semanas.

A su vez, es necesario que se mantenga limpia y seca. Si se percibe cierta sensación de hormigueo en la boca tras 24/48 horas después de la cirugía, contacte con su especialista ya que estará causado por una cantidad baja de calcio. Tras este procedimiento, el paciente debe hacerse revisiones rutinarias de sangre para comprobar los niveles de calcio.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..