Cirugía ginecológica de alta complejidad

¿Qué es la cirugía ginecológica de alta complejidad?

La cirugía ginecológica de alta complejidad es un área muy concreta de la especialidad de Ginecología y Obstetricia. Se trata de un tipo de cirugía mínimamente invasiva, de manera que garantiza un postoperatorio mucho más rápido y seguro.

Este tipo de cirugía presenta una serie de diferencias con relación a la cirugía tradicional, ya que las incisiones no son grandes, lo que comporta, además de un beneficio estético, menos complicaciones, infecciones y estancia hospitalaria. Por otro lado, el riesgo de trombosis también es inferior, porque la paciente puede levantarse el mismo día de la intervención. También requiere menos antibióticos y complicaciones a nivel del aparato digestivo.

Entre las técnicas más destacadas de cirugía ginecológica de alta complejidad se encuentran la laparoscopia y la histeroscopia.

¿Por qué se realiza?

Este tipo de cirugía está indicada en patologías ginecológicas benignas y patologías ginecológicas malignas.

Entre las patologías benignas se pueden destacar las siguientes:

  • Miomas o fibromas uterinos
  • Quistes de ovario
  • Endometriosis
  • Adenomiosis
  • Patologías del suelo pélvico
  • Enfermedades inflamatorias pélvicas
  • Prolapsos genitales

Y entre las malignas destacan las siguientes:

¿En qué consiste?

Principalmente, existen dos técnicas: la cirugía laparoscópica ginecológica y la histeroscopia.

Por un lado, la laparoscópica es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva, que permite intervenir a la paciente sin la necesidad de abrir el abdomen, practicando solamente pequeñas incisiones para extraer quistes y miomas.

Por otro lado, la histeroscopia se utiliza para estudiar el interior del útero y permite examinar el endometrio para diagnosticar la enfermedad. Se introduce el histeroscopio, que es una óptica, a través de la vagina y, de esta manera, se pueden detectar pólipos y miomas, que pueden extirparse mediante otros instrumentos.

Preparación para la cirugía ginecológica de alta complejidad

Antes de someterse a una cirugía ginecológica de alta complejidad, el especialista debe determinar cuál es el tipo de cirugía adecuado para la paciente. Además, se deberá trabajar de forma interdisciplinar con los anestesistas y los cardiólogos.

Cuidados tras la intervención

Una vez realizada la intervención, la paciente deberá tomar analgésicos para el dolor. Generalmente, después de una cirugía ginecológica de alta complejidad se puede volver a la vida normal pasados 1 o 2 días, pero se debe ir con precaución a la hora de levantar objetos muy pesados, porque existe el riesgo de sufrir hernias en las incisiones.

Alternativas a este tratamiento (otros tratamientos más avanzados)

La cirugía ginecológica de alta complejidad se presenta como una alternativa a la cirugía ginecológica tradicional.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..