Trombosis

¿Qué es la trombosis?

La trombosis (enfermedad trombótica) es un trastorno que implica la formación de trombos o coágulos en el sistema circulatorio. Pueden ser trombos arteriales o venosos.

Muchas enfermedades cursan con este fenómeno que puede afectar a cualquier órgano interno o a la circulación general. Implica una falta de circulación (aporte de riego sanguíneo) que daña los órganos, como por ejemplo: infarto cerebral, infarto de miocardio, trombosis venosa, embolia pulmonar, entre otros.

Existen factores de riesgo externos y genéticos que predisponen a esta enfermedad lo que hace necesario un estudio profundo para pautar el tratamiento más eficaz. Al implicar varios sistemas, el especialista en Medicina Interna es el adecuado para evaluar al paciente.

Una trombosis venosa es la formación de un coágulo de sangre en el interior de una vena, que puede deberse a un problema de hipercoagulabilidad, lesiones de la pared del vaso o a un problema de éxtasis (estancamiento) de la sangre.

Existen dos tipos de trombosis: la flebotrombosis y la tromboflebitis. La primera consiste en la formación de un coágulo en el interior de la vena, sin inflamación pero con una gran capacidad de desprendimiento, dado que está poco unido a la pared del vaso. En el caso de la tromboflebitis, suele estar unido a la pared venosa.

¿Qué síntomas presenta?

La flebotrombosis suele afectar al sistema venoso profundo y puede producir incluso una embolia pulmonar. La tromboflebitis se manifiesta clínicamente como un cordón palpable, duro, con dolor, calor y rojez en la zona del vaso afectado.

Causas de la trombosis o por qué se produce

Las causas de la trombosis se conocen como la triada de Virchow y consisten en una disminución de la velocidad de la corriente sanguínea provocado por ejemplo por una férula, una deshidratación importante o cuando estamos en reposo. Por otra parte pueden surgir ciertas lesiones en la pared vascular a causa de una cirugía, una herida o una inflamación. Finalmente, la causa puede ser un incremento de la tendencia a la coagulación sanguínea que se puede dar por ejemplo cuando aumenta la concentración de agentes de coagulación y la disolución de los coágulos debido a ciertos fármacos.

¿Se puede prevenir?

La aparición de una trombosis se puede prevenir controlando la fluidez habitual de la corriente sanguínea y evitando la formación de coágulos. Por ello, en ciertos casos como en los de después de una intervención quirúrgica o cuando una persona permanece durante un largo plazo de tiempo encamado, se recomienda la administración de heparina por vía subcutánea o anticoagulantes orales. En general se recomienda beber grandes cantidades de agua y la ejecución de ejercicios de contracción de los músculos de las piernas y así estimular el retorno venoso.

¿En qué consiste el tratamiento?

El tratamiento en este caso se suele basar en antiinflamatorios o antibióticos. En los pacientes en los que la trombosis afecte al sistema venoso profundo de la pierna (trombosis venosa profunda), se requiere una hospitalización de urgencia porque si se desprende puede causar un infarto, un derrame o una embolia pulmonar.

trombosis

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..