Cáncer de tiroides

¿Qué es el cáncer de tiroides?

El cáncer de tiroides es un crecimiento anormal de las células de la glándula tiroides que produce un tumor.
 

Fundamentalmente existen cuatro tipos:

  1. Cáncer papilar tiroideo: es el tipo más frecuente de cáncer de tiroides y en el que se desarrolla el tumor más leve, digamos con el mejor pronóstico que existe en toda la oncología. Las células cancerígenas que se diferencian muy poquito de las normales, avanzan muy lentamente y por eso tienen un buen pronóstico en sí la enfermedad.
  2. Cáncer folicular tiroideo: al igual que el cáncer papilar tiroideo, este tipo de cáncer se origina a partir de las células foliculares y generalmente crece lentamente. Es un cáncer de tiroides diferenciado, pero es mucho menos frecuente que el cáncer papilar tiroideo.
  3. Cáncer medular de tiroides: el origen de este tipo de cáncer es en unas células que segregan, no la hormona tiroidea sino la calcitonina y tiene lugar en un porcentaje de 30 - 40% de los casos con origen familiar. Un síndrome que se caracteriza también por tener otro tipo de tumores.
  4. Cáncer anaplásico tiroideo: se trata de un cáncer muy agresivo, que se produce por una diferenciación masiva de estas células foliculares, es decir, las células básicas del tiroides. Fundamentalmente lo padecen ancianos.

Pronóstico del cáncer de tiroides

Dependiendo del tipo de cáncer de tiroides el pronóstico es variable:

  • Tanto el cáncer papilar tiroideo, como el cáncer folicular tiroideo se originan a partir de las células foliculares y generalmente crecen lentamente. Este lento avance del cáncer supone un buen pronóstico para el paciente.
  • Los pacientes con carcinoma medular tiroideo viven al menos 5 años después del diagnóstico, dependiendo del estadio del cáncer. Las mujeres tienen mejor pronóstico que los hombres y la tasa de supervivencia a 10 años es del 75%.
  • Debido a la agresividad del cáncer anaplástico tiroideo, es un cáncer que realmente tiene un mal pronóstico, pero afortunadamente existen pocos casos.

Síntomas de cáncer de tiroides

En las primeras etapas de la enfermedad el cáncer de tiroides no suele presentar ningún signo ni síntoma, pero según va avanzando puede causar:

  • Hinchazón o tumor en el cuello
  • Ronquera y tos
  • Cambios de la voz
  • Dificultad para la deglución
  • Ganglios linfáticos inflamados en el cuello
     


Pruebas médicas para cáncer de tiroides

A través de un examen médico se puede diagnosticar si la glándula presenta un aumento de tamaño, y si existe un nódulo canceroso o más. Para la identificación del cáncer suelen realizarse pruebas variadas como:

  • Exploración física
  • Análisis de sangre
  • Biopsias a través de punción de los nódulos
  • Ecografía tiroidea
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes
  • Análisis genéticos

¿Cuáles son las causas del cáncer de tiroides?

El cáncer de tiroides se produce cuando las células de la tiroides sufren cambios genéticos (mutaciones). Las causas que lo provocan no están claras, aunque en el caso del cáncer medular de tiroides en cierto porcentaje su origen se debe a síndromes genéticos que aumentan el riesgo; sin embargo, este vínculo genético es poco frecuente.

¿Se puede prevenir?

Debido a que no se conoce con certeza la causa que provoca el cáncer de tiroides, su prevención no es posible. En los casos de pacientes que sufren un riesgo elevado de padecerla se les aconseja que se sometan a una cirugía de tiroides para prevenir el cáncer.

Tratamientos para cáncer de tiroides

El tratamiento dependerá del alcance del tumor en cada paciente. En la mayor parte de los casos se opta por la extirpación quirúrgica de los nódulos, pero existen otros tratamientos que incluyen la aplicación de hormonas tiroideas en dosis altas, el radioyodo o la radioterapia de rayo externo.
 

Dependiendo del tamaño del nódulo tiroideo, las opciones quirúrgicas más frecuentes son:

  • Lobectomía: se extirpa el lóbulo que tiene el nódulo canceroso de la glándula tiroides.
  • Tiroidectomía casi total: se extirpa toda salvo una parte pequeña de la glándula tiroides.
  • Tiroidectomía total: se extirpa toda la glándula tiroides.

Existen diferentes técnicas quirúrgicas que pueden usarse para una tiroidectomía: Tiroidectomía estándar, Tiroidectomía endoscópica y Tiroidectomía robótica.
 

En el caso de que se le haya realizado al paciente una extirpación total de la glándula tiroides (tiroidectomía total), el cuerpo ya no producirá la hormona tiroidea que necesita, por lo que se tendrá que tomar píldoras de la hormona tiroidea (levotiroxina) para reemplazar la hormona natural y ayudar a mantener el metabolismo normal, y posiblemente reducir el riesgo de que el cáncer regrese.
 

También se utiliza la terapia con yodo radiactivo (radioyodo) tras la tiroidectomía. El objetivo de este tratamiento es destruir todo tejido tiroideo sano y todas las zonas microscópicas de cáncer tiroideo que no se extirparon durante la cirugía. También puede usarse para que no vuelva a aparecer el cáncer tiroideo después del tratamiento o que se haya diseminado a otros lugares del cuerpo.
 

La radioterapia de rayo externo para el cáncer de tiroides es otra de las alternativas tras la cirugía de extirpación de la glándula tiroides. Se aplica a los pacientes que se encuentran en un estadio avanzado del cáncer, que se ha diseminado a zonas críticas del cuello, tales como la tráquea, la caja de la voz o el esófago.  El tratamiento se concentra en un área específica, afectando solamente las células cancerosas de ese sitio. Por lo general, la radioterapia no se usa para manejar el cáncer de tiroides en pacientes jóvenes.
 

¿Qué especialista lo trata?

El cáncer de tiroides puede ser tratado por diferentes especialistas, ya sea un especialista en Cirugía General o un especialista en Oncología Médica. Sin duda un endocrinólogo ayudará en el proceso de diagnóstico y posterior seguimiento postoperatorio.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..