Aumento de pómulos

Especialidad de Medicina estética

¿Qué es el aumento de pómulos?

El aumento de pómulos es un tratamiento estético que consiste en rellenar las mejillas para realzarlas, así como reafirmar y definir los pómulos.

Supone la forma más duradera de agregar volumen y firmeza a las mejillas para mejorarlas, y puede realizarse tanto por técnicas quirúrgicas como no quirúrgicas. A este tratamiento pueden someterse personas adultas de cualquier edad que quieran conseguir unas facciones más marcadas, aunque suele requerirse más entre personas más mayores, que quieren recuperar el volumen perdido con el paso de los años.

¿Por qué se realiza?

El paso del tiempo y la gravedad provocan el envejecimiento del rostro, que entre otros signos, conlleva a la flacidez y descolgamiento de la piel. Estos signos son especialmente visibles en el rostro y pueden llegar incluso a modificar la expresión facial, revelando una cara más triste y cansada. Concretamente en los pómulos, la grasa acumulada y la piel se precipitan, de forma que las mejillas se ven deshinchadas y afectan al aspecto general del rostro.

Por esta razón muchos pacientes eligen el aumento de pómulos como tratamiento de rejuvenecimiento facial para mejorar el aspecto general del rostro. 

Aumento de pómulos
El aumento de pómulos rejuvenece el rostro y lo armoniza, compensando las proporciones de sus rasgos
 

¿En qué consiste el aumento de pómulos?

El aumento de pómulos puede realizarse mediante diversas técnicas, quirúrgicas y no quirúrgicas, así como con diversos materiales para rellenar la zona del pómulo.

La operación de aumento de pómulos se realiza introduciendo implantes, normalmente de silicona. Para ello, se practica una incisión intraoral para delimitar el espacio y colocar la prótesis que mejor se adapte a los rasgos del paciente. La intervención se realiza bajo anestesia general o anestesia local con sedación y suele durar una hora aproximadamente.

Actualmente también pueden realizarse los aumentos de pómulos sin pasar por el quirófano, mediante infiltraciones de materiales fijos como el gel de poliacrilamida, o reabsorbibles como el ácido hialurónico. Esta técnica resulta menos invasiva y rápida, realizándose sin necesidad de anestesia, más allá de una crema en la zona a tratar. Por otra parte, los resultados resultan naturales pero en el caso de los implantes reabsorbibles no serán permanentes, sino que presentan una duración de un año aproximadamente.

Preparación antes del aumento de pómulos

La preparación previa al aumento de pómulos variará en función de la técnica y material utilizados. En general, el especialista en Medicina Estética o en Cirugía Plástica consultará el historial médico del paciente y puede prescribir análisis clínicos para comprobar que su estado de salud es óptimo para someterse a una cirugía. En caso de requerir anestesia, el paciente deberá acudir en ayunas a la intervención.

Cuidados tras la intervención

Los resultados del aumento de pómulos son siempre inmediatos, y el postoperatorio y hospitalización variará en función de la técnica utilizada. En caso de cirugía, la hospitalización será de una noche, y el rostro presentará hinchazón que desaparece progresivamente en unos meses. El paciente también tendrá limitaciones en su dieta y actividades normales, pues la capacidad para mover la boca puede disminuir de forma temporal.

Vídeos relacionados con Aumento de pómulos


TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.