La cirugía laparoscópica para el tratamiento de la obesidad

Escrito por: Dra. Ana García Navarro
Publicado:
Editado por: Margarita Marquès

La obesidad es una enfermedad grave que pone en peligro la calidad y la duración de la vida de quienes la padecen. Ocasiona limitaciones físicas que son proporcionales al grado de obesidad, es causa de enfermedades como la diabetes tipo 2, la apnea del sueño, la hipertensión arterial, algunos tipos de cáncer y aumenta el riesgo al padecer otras como por ejemplo la COVID-19.

 

Las causas son múltiples (ingesta excesiva, malos hábitos dietéticos, sedentarismo, estrés, deprivación de sueño, ansiedad…) y provocan un desequilibrio entre la cantidad de energía que se ingiere en forma de calorías y la cantidad que se consume con un balance positivo que lleva a un acúmulo excesivo de grasa corporal.

 

La obesidad es una enfermedad grave que pone en
peligro la calidad y la duración de la vida de quienes la padecen

 

¿En qué consiste la cirugía laparoscópica de la obesidad?

La cirugía laparoscópica de la obesidad consiste en alterar el tamaño del estómago y la absorción de los alimentos con un instrumental especial que se introduce a través de pequeñas incisiones en la pared del abdomen.

 

¿Qué ventajas presenta frente a otros procedimientos?

Las ventajas están demostradas científicamente y son consecuencia de la mínima agresión con este tipo de cirugía. Las heridas son muy pequeñas con lo cual el dolor postoperatorio y las complicaciones respiratorias y de infecciones se reducen drásticamente. Además, la recuperación es mucho más rápida que con la cirugía convencional y normalmente en una o dos semanas los pacientes pueden volver a su actividad normal.

 

¿Quiénes son candidatos para este tipo de cirugía?

Son candidatos a este tipo de cirugía todos los pacientes con obesidad (definida como índice de masa corporal -IMC- superior a 30 kg/m² y que presenten alguna afectación por obesidad como puede ser diabetes, HTA, hipercolesterolemia...) o de más de 40 de IMC aunque no tengan diagnosticada ninguna alteración.

 

¿Qué otras opciones hay si un paciente no es candidato a esta cirugía?

Si el paciente no es candidato por alto riesgo o simplemente, porque no desea someterse a una intervención quirúrgica existen otras opciones de tratamiento, por las que normalmente el paciente que llega a la cirugía ya ha pasado.

 

La dieta y el ejercicio físico siempre deben acompañar a cualquier tratamiento, además se puede añadir tratamiento farmacológico o tratamientos endoscópicos tipo balón intragástrico o endomanga con el método Apollo que puede ayudar. Y en un número importante de pacientes también el soporte psicológico ayuda en la consecución de los objetivos de pérdida de peso.

 

Resultados tras la cirugía laparoscópica

Los resultados van a depender de la técnica quirúrgica que se realice. Actualmente las técnicas más ampliamente empleadas en el mundo para tratar la obesidad son por orden de frecuencia la gastrectomía vertical, el bypass gástrico y el bypass de una anastomosis. Con cualquiera de ellas se puede llegar a perder más del 70% del sobrepeso y mantenerlo a largo plazo.

 

¿Qué complicaciones pueden aparecer?

Actualmente son cirugías muy seguras. No obstante, pueden aparecer complicaciones tanto inmediatas como a largo plazo. Dentro de las inmediatas la más temida es la fuga de las suturas que se produce en menos del 1% de los pacientes que se operan. Otra posible complicación es la enfermedad tromboembólica por lo que es necesario hacer prevención de la trombosis venosa profunda en el postoperatorio.

 

A largo plazo pueden aparecer complicaciones nutricionales por falta de vitaminas u otros nutrientes que van a ser diferentes según las técnicas, normalmente las operaciones más eficaces para la pérdida de peso a largo plazo también conllevan más problemas nutricionales sobre todo en relación con el metabolismo del hierro, la enfermedad ósea metabólica y la vitamina B12; de ahí que sea necesario el seguimiento a largo plazo para detectarlos y tratarlos de la manera más precoz posible.

Por Dra. Ana García Navarro
Cirugía general

La Dra. García Navarro es una prestigiosa especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo de nuestro país con especial dedicación al área de la cirugía de la obesidad (cirugía bariátrica)  y cirugía esófagogástrica.  Licenciada y Doctora en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada con la calificación de Sobresaliente "Cum Laude", ha fomentado su especialización en Cirugía laparoscópica, cirugía esofagogástrica, cirugía de los tumores GIST y cirugía de la obesidad en centros de reconocido prestigio internacional. 


Además, ha participado en las campañas de difusión de información sanitaria sobre obesidad mórbida en programas de televisión nacional y regional. Ha sido autora y ponente en importantes congresos, y colaboradora en proyectos de investigación sobre obesidad, trasplante hepático y disfunción multiorgánica. Colaboradora activa en promoción y ejecución de programas de calidad dirigidos a la mejora continua de la seguridad del paciente.

Es miembro de la Asociación Española de Cirujanos (nº socio 3167), de la Asociación Andaluza de Cirujanos, de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad Mórbida y Enfermedades Metabólicas (nº socio 141) y de la  International Federation for the Surgery of Obesity and Metabolic Disorders (IFSO) (nº socio ES173 para 2021).

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.