Vasculitis

Especialidad de Angiología y Cirugía vascular

¿Qué es la vasculitis?

La vasculitis es una inflamación de los vasos sanguíneos. Se produce cuando el sistema inmune ataca a los vasos sanguíneos por equivocación, ya sea por una infección, por un medicamento o por cualquier otra enfermedad. Esto puede limitar el flujo sanguíneo y provocar daños en los órganos y tejidos. 

Es una afección que puede afectar tanto a venas como arterias y capilares. Cuando un vaso sanguíneo se inflama puede:

  • Hacer más difícil el paso de la sangre, al estrecharse.
  • Cerrarse del todo, de manera que la sangre no puede pasar.
  • Estirarse y debilitarse tanto que brota, lo que se denomina aneurisma y puede provocar una hemorragia peligrosa dentro del cuerpo.

Hay muchos tipos de vasculitis y la mayoría de ellas son poco frecuentes. Sin embargo, puede afectar a un órgano o varios, y puede ser de larga duración (crónica) o de corta duración (aguda). Es una patología que puede afectar a cualquier persona, aunque hay algunos tipos que son más comunes en algunos grupos de personas y en aquellas que sufren determinadas enfermedades.

Tipos de vasculitis, según los vasos a los que afecta son:

  • Si afecta a las arterias más grandes (aorta y ramificaciones principales): arteritis de células gigantes, arteritis de Takayasu, aortitis en espondiloartropatía, aortitis aislada y aortitis en el Síndrome de Cogan.
  • Si influye en las arterias de tamaño mediano: Polyarteritis nodosa y enfermedad de Kawasaki.
  • Si afecta a las arterias de tamaño pequeño y mediano: vasculitis relacionadas con ANCA, granulomatosis con poliangitis, poliangitis microscópica, vasculitis primaria del sistema nervioso central y granulomatosis eosinofílica con poliangitis.
  • Si afecta a arterias pequeñas: vasculitis por lgA (púrpura de Henoch-Schönlein), vasculitis vinculada a la artritis reumatoides, vasculitis asociada al lupus eritrematoso sistémico y al síndrome de Sjörgen, enfermedad anti-MBG (Síndrome de Goodpasture), vasculitis crioglobulinémica y vasculitis provocada por medicamentos.
  • Si se ven afectadas arterias y venas de distintos tamaños: policondritis recidivante y enfermedad de Behçet.
La vasculitis es una infección de los vasos sanguíneos que se produce cuando el sistema autoinmune ataca al propio cuerpo - Top Doctors
La vasculitis es una infección de los vasos sanguíneos que se produce
cuando el sistema inmune ataca al propio cuerpo

Pronóstico de la enfermedad 

La vasculitis puede durar toda la vida o ser de corto plazo. Los especialistas se centran en prevenir los daños irreparables que puede causar en órganos vitales (cerebro, pulmones y riñones, por ejemplo) y los nervios. Asimismo tratarán de evitar la muerte y discapacidad del paciente. Sin embargo, sí es cierto que los síntomas de la vasculitis pueden mermar la vida del paciente (fatiga, dolor, artritis…). Además, los efectos secundarios de determinados medicamentos pueden influir y hacer más vulnerable al paciente ante algunas infecciones.

Síntomas de vasculitis

Los síntomas de la vasculitis suelen ser fiebre, cansancio, dolor de cabeza, afección del estado general del paciente, erupción cutánea, sudoración nocturna, pérdida de peso y manifestaciones clínicas locales en algunas partes del cuerpo, al disminuir el flujo sanguíneo. Esto provoca una isquemia o infarto visceral por una oclusión de los vasos sanguíneos, provocando dolor abdominal, fallo renal, síntomas neurológicos, entre otros síntomas.

Pruebas médicas para la vasculitis

El especialista podrá sospechar de una vasculitis si el paciente muestra síntomas y resultados poco normales durante el examen físico. El diagnóstico de la enfermedad se realizará con una biopsia de tejido, angiografías para detectar anomalías en los vasos sanguíneos y análisis de sangre. Gracias a estas pruebas se podrá diagnosticar cada tipo de vasculitis en base al tamaño de los vasos sanguíneos y los órganos que se vean afectados.

¿Cuáles son las causas de la vasculitis?

No se conoce una causa exacta de la mayor parte de vasculitis. Existen factores genéticos que pueden influir y también se considera que puede ser una enfermedad autoinmunitaria, por lo que es el mismo sistema inmunitario el que ataca al cuerpo, en este caso a los vasos sanguíneos. En otras vasculitis son las infecciones crónicas (hepatitis B o C, por ejemplo) las que la provocan. También es producto de reacciones a algunos medicamentos.

Por otra parte, puede ser parte de otras enfermedades reumáticas: lupus eritrematoso sistémicoartritis reumatoide y síndrome de Sjörgen. Sin embargo, la mayoría de los pacientes con vasculitis no padece patologías reumáticas.

¿Se puede prevenir?

La vasculitis puede aparecer a cualquier edad y afectar a personas de cualquier raza o sexo. No obstante, hay factores que pueden hacer aumentar el riesgo de vasculitis, tales como:

  • Sufrir enfermedades crónicas por hepatitis B o C.
  • Sufrir enfermedades autoinmunes como esclerodermia, lupus o artritis reumatoide.
  • Tabaquismo.

Tratamientos para la vasculitis 

La vasculitis debe tratarse, principalmente, con glucocorticoides, también denominados esteroides. Son medicamentos que ayudan a reducir la inflamación pero pueden tener efectos secundarios. A veces también se recomiendan tratamientos inmunodepresores, al ser menos graves los efectos secundarios. Son tratamientos normalmente empleados en enfermedades reumáticas pero también sirven para tratar la vasculitis.

La vasculitis puede provocar daño grave en algunas partes del cuerpo u órganos. En tales casos a veces se recomendará la cirugía. La intervención dependerá del lugar donde está el daño y la gravedad de este. Así, un injerto de revascularización (cirugía que reduce el flujo sanguíneo alrededor de la obstrucción del flujo sanguíneo) puede ser útil, así como la cirugía de senos paranasales o un trasplante de riñón.

¿Qué especialista lo trata?

Normalmente son los especialistas en Reumatología quienes tratan la vasculitis, dirigiendo la atención a los pacientes con enfermedades crónicas. No obstante, los enfermos con vasculitis deben también consultar a los especialistas que traten los órganos que tengan afectados. Así, también podrán ver a los pacientes con vasculitis los especialistas en Angiología y Cirugía Vascular, en Medicina Interna, en Dermatología, en Neurología, en Oftalmología, en Otorrinolaringología, en Nefrología o incluso en Neumología

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.