Mediación familiar

Especialidad de Psicología

¿Qué es la mediación familiar?

La mediación familiar es un proceso de gestión de conflictos originados en el seno de una familia, llevado a cabo por la figura de un mediador, un profesional imparcial especializado en este tipo de crisis (psicólogo, trabajador social…). El objetivo de la mediación es el alcance de decisiones consensuadas y acuerdos justos en beneficio de todas las partes implicadas en el conflicto. Para ello, el mediador ofrece asistencia y orientación a los miembros afectados por la crisis familiar, facilitando el diálogo y la comunicación para lograr una negociación entre todos de la forma más armónica posible, evitando perjudicar emocionalmente a los miembros más frágiles de la familia, como los niños.

¿Por qué se realiza la mediación familiar?

La mediación familiar se realiza para resolver un conflicto derivado de:

- Desacuerdos de padres en un divorcio, como puede ser la educación del niño o dónde va a vivir.

- Disputas entre padres e hijos.

- Desacuerdo entre hermanos para el cuidado de familiares.

- Contacto entre abuelos y nietos.

- Discusiones familiares por temas económicos.

- Discusiones familiares por temas de empresa familiar.

- Problemas de comunicación entre familiares.

- Temas de adopción y acogida.

Esto puede realizarse tanto al inicio de la disputa como en cualquiera de sus fases, incluso cuando se haya iniciado el proceso judicial.

 

¿En qué consiste la mediación familiar?

La resolución de los conflictos a través de la mediación familiar se basa en empoderar a los participantes para que tomen decisiones, siempre implementando el consenso entre ellos. En una primera sesión se describe lo que es la mediación, se pactan los temas a resolver y se establece la información necesaria que deberán aportar las dos partes. En futuras sesiones se puede pedir la opinión de expertos, como pueden ser peritos, abogados, psicólogos. En las sesiones se van a tratar los temas empezando por establecer el punto de vista de los participantes, el desarrollo de diferentes opciones, la negociación conjunta y llegar a acuerdos.

Preparación para la mediación familiar

Antes de acudir a la mediación familiar es importante que ambas partes sean conscientes del tratamiento al que van a acudir y que lo hagan de forma voluntaria, ya que si no lo hacen así, será complicado que lleguen a algún tipo de acuerdo. Es importante que tengan claro los temas que quieren resolver, así como la información que pueden aportar sobre ellos y las opciones que plantean. Cuidados tras la intervención Tras la mediación es importante que se llegue a un acuerdo y que se realice un contrato que contenga los acuerdos a los que se han llegado. Mediante ello se obliga a ambas partes a cumplir con el contrato, siempre que este cumpla todos los requisitos de formalidad.

loading...
TOPDOCTORS utiliza cookies propias y de terceros para facilitar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información aquí.