Luz pulsada intensa (IPL)

¿Qué es la luz pulsada intensa (IPL)?

La luz intensa pulsada, también conocida por sus siglas en inglés, IPL, es una tecnología lumínica capaz de eliminar las huellas que deja en nuestra piel el sol, el estrés y el paso de los años. Con su tratamiento la piel de manos, escote, cuello y rostro lucirá más rejuvenecida.

Asimismo, la IPL permite la eliminación del molesto vello facial, tanto si es rubio como oscuro, con la única diferencia que el segundo necesitará más sesiones para su total eliminación. Al tratarse de un tratamiento no agresivo es posible realizar tantas sesiones como el paciente requiera.

¿En qué consiste?

El tratamiento debe realizarse con la piel totalmente limpia, sin maquillaje, cremas o vello. Al paciente se le aplica un gel frío sobre la zona a tratar que sirve de protección para las capas más finas de la piel, a la vez que facilita la transmisión de la energía lumínica. El especialista y el paciente deberán utilizar unos protectores oculares para que los haces de luz del aparato no les dañe la vista.

La luz intensa pulsada a través de banda ancha de luz actúa sobre:

  • Manchas pigmentadas
  • Venitas
  • Textura cutánea rugosa
  • Vello
  • Formación de colágeno

La energía de la luz permite mejorar paulatinamente la textura y tonalidad, eliminando poros dilatados, vello, rojeces, manchas y las pequeñas arrugas en las capas más profundas de la piel.

La duración variará según el tamaño de la zona que se quiera tratar, pudiendo oscilar entre 30 minutos y 1 hora. Tras la sesión, el paciente puede maquillarse si lo desea e volver a su rutina normal.

En cuanto al número de sesiones, es variable dependiendo de cada persona y del tipo de IPL empleada. Mayormente, suelen necesitarse unas 4-5 sesiones cada 30- 45 días, aunque según el tipo de vello o las necesidades del paciente podrían incrementarse el número de estas. Además, algunas personas podrían necesitar sesiones de mantenimiento 1-2 veces al año, aproximadamente.

Ventajas de la luz intensa pulsada (IPL)

  • Actúa con diferentes longitudes de onda ofreciendo versatilidad en relación a las características de cada paciente
  • Es un tratamiento personalizable, ya que tras un estudio inicial de la piel y el vello del paciente se ajusta a sus necesidades
  • Con el mismo aparato pueden tratarse todos los tipos de pelo
  • Efectivo contra el vello fino y el vello grueso
  • Cada disparo de luz cubre una superficie de 5 cm2
  • Concentra la potencia de la luz en un solo punto, acortando significativamente las sesiones
  • Permite tratar grandes extensiones de piel, lo cual es ideal para los hombres también, ya que tienen pelo oscuro por múltiples zonas del cuerpo
  • Es una técnica completamente indolora
  • Apenas produce efectos adversos como enrojecimiento de la piel, sensación de calor, etc.

Inconvenientes de la luz intensa pulsada (IPL)

  • No puede emplearse en pieles oscuras o bronceadas
  • No presenta eficacia garantizada en todos los tipos de pelo
  • No elimina canas, pelos rubios ni pelirrojos
  • Es menos preciso que los láseres
  • Requiere de una o dos sesiones de mantenimiento al año

Resultados

Los resultados son evidentes desde la primera sesión, aunque las mejoras se perciben de manera progresiva. Primeramente, desaparecen las manchas y rojeces, permitiendo a la piel recuperar un tono mucho más uniforme. Más adelante, con el avance del tratamiento se va notando una mejoría general en la luminosidad de la piel.

¿Qué especialista realiza el tratamiento?

El profesional médico indicado para realizar un tratamiento mediante luz pulsada intensa es un especialista en Medicina Estética.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación..